Milicias de Hamas entrenaron en Irán semanas antes del devastador ataque terrorista contra Israel

Cientos de miembros del grupo terrorista y de Yihad Islámica participaron en las maniobras dirigidas por oficiales de la Fuerza Quds, el brazo de operaciones en el extranjero de la Guardia Revolucionaria persa

Compartir
Compartir articulo
Miembro de Hamas (Reuters/archivo)
Miembro de Hamas (Reuters/archivo)

En las semanas previas al brutal ataque contra Israel del 7 de octubre, unos 500 militantes de Hamas y de la Yihad Islámica Palestina recibieron entrenamiento de combate especializado en Irán, según revelaron fuentes de inteligencia, en otro indicio del grado de implicancia que tuvo el régimen persa en la masacre.

Según reportó el Wall Street Journal, el entrenamiento se llevó a cabo en septiembre y fue dirigido por oficiales de la Fuerza Quds, el brazo de operaciones en el extranjero de la Guardia Revolucionaria de Irán. Además, habrían estado presentes altos cargos palestinos y el general de brigada iraní Esmail Qaani, jefe de la Fuerza Quds.

Semanas después del entrenamiento en Irán, los terroristas de Hamas asesinaron a más de 1.400 personas en Israel, en su mayoría civiles, y secuestró a cientos de personas que se mantienen cautivas en Gaza.

El grupo extremista utilizó tácticas sofisticadas, como drones aéreos para destruir los puestos de seguridad, e incluso parapentes para cruzar por aire a Israel, un método hasta entonces desconocido para la organización. Principalmente se usaron motocicletas, un medio de transporte comúnmente asociado a los grupos paramilitares iraníes pero inédito para Hamas por las condiciones de la frontera.

Según agregó el Journal, altos cargos de Hamas y Hezbollah informaron que la Fuerza Quds había colaborado en la planificación del atentado y que se había llegado a un acuerdo el 2 de octubre en Beirut durante una reunión. Esta versión de la implicación de Irán ha sido respaldada por un asesor del gobierno sirio y un funcionario europeo.

(Europa Press)
(Europa Press)

Sin embargo, funcionarios estadounidenses y otras fuentes de inteligencia han subrayado que todavía no hay pruebas de una participación directa de Irán, y algunos funcionarios de EEUU han afirmado que existen datos de inteligencia “convincentes” que indican que los dirigentes iraníes se vieron realmente sorprendidos por el asalto.

Las autoridades estadounidenses han denunciado que Irán ha proporcionado sistemáticamente entrenamiento y apoyo a militantes dentro de sus fronteras y en el extranjero. Sin embargo, carecen de información que sugiera que Irán llevó a cabo específicamente un entrenamiento masivo para preparar los acontecimientos del 7 de octubre.

Por su parte, este miércoles el ejército israelí hizo una de sus declaraciones más explícitas sobre el papel de Irán en la ayuda a Hamas y otros grupos militantes. El contralmirante Daniel Hagari, portavoz jefe del ejército, señaló que “antes de la guerra, Irán ayudó directamente a Hamas con dinero, entrenamiento y armas y conocimientos tecnológicos. Incluso ahora, Irán está ayudando a Hamas con inteligencia”.

El líder supremo iraní, Ali Khamenei, recibe en Teherán al líder de Hamas, Ismail Haniyeh (WANA/Reuters)
El líder supremo iraní, Ali Khamenei, recibe en Teherán al líder de Hamas, Ismail Haniyeh (WANA/Reuters)

Esta afirmación constituye una de las acusaciones más concretas formuladas por Israel contra Irán, alegando apoyo directo a Hamas. En los últimos días, las autoridades israelíes habían afirmado que Teherán estaba detrás del atentado del 7 de octubre, sin proporcionar detalles concretos.

Hagari subrayó que cuando los aliados de Irán en Irak, Yemen y Líbano actúan, lo hacen bajo las órdenes de Teherán. También informó de que las fuerzas israelíes habían atacado cinco células “terroristas” libanesas en las últimas 24 horas, en referencia a la milicia chií libanesa Hezbollah.

Ese mismo día, dirigentes de Hamas y la Yihad Islámica se reunieron en Beirut con el líder de Hezbollah, Hasan Nasrallah. Ese grupo, también apoyado por Irán, ha suscitado una mayor preocupación por el aumento de tensiones y fuego cruzado en el Líbano, donde puede abrir otro frente de batalla para Israel.

(Con información de EFE)