La muerte de un joven a manos de la policía desató salvajes protestas y saqueos en varias ciudades de Francia

Tras el deceso, las autoridades abrieron una investigación por desacato e intento de homicidio voluntario contra una persona con autoridad pública

Compartir
Compartir articulo
Un mensaje en el lugar donde mataron a Nahel (REUTERS/Gonzalo Fuentes)
Un mensaje en el lugar donde mataron a Nahel (REUTERS/Gonzalo Fuentes)

La muerte el martes de un adolescente de 17 años que recibió un disparo de un policía tras escapar de un control provocó un estallido de disturbios en Nanterre, en la periferia oeste de París, que se extendió hasta ayer por la noche. El deceso ocurrió el martes por la mañana. En un primer momento, fuentes policiales aseguraron que el vehículo conducido por el adolescente chocó contra dos agentes en motocicleta.

Pero un video que circuló por redes sociales y fue verificado por la agencia de noticias AFP demostró que uno de los agentes retuvo al conductor a punta de pistola y disparó a quemarropa cuando este aceleró.

Las protestas se originaron tras la muerte de joven de 17 años a manos de la Policía

En la grabación se escucha “vas a recibir una bala en la cabeza”, aunque no queda claro quién pronuncia estas palabras.

La fuga del joven terminó unas decenas de metros más allá, con el coche estrellado en un poste. La víctima, Naël M., falleció poco después tras haber sido alcanzado en el tórax.

El deceso provocó conmoción y cólera en Nanterre, su ciudad. Al comienzo de la noche del martes estallaron disturbios entre sus habitantes y las fuerzas del orden, y las protestsa se extendieron hasta ayer por la noche hasta escenas de salvajismo con saqueos y quemas de automóviles y locales comerciales.

Manifestantes chocan con la policía tras la muerte de Nahel (REUTERS/Gonzalo Fuentes)
Manifestantes chocan con la policía tras la muerte de Nahel (REUTERS/Gonzalo Fuentes)

Celebridades y políticos expresaron indignación y dolor por la muerte del adolescente. Emmanuel Macron lo calificó de “inexplicable” e “imperdonable”. Los manifestantes lanzaron fuegos de artificio contra la prefectura policial, prendieron fuego a lo largo de una vía férrea y quemaron coches y contenedores de basuras.

También levantaron barricadas ante las fuerzas del orden, que usaron en varias ocasiones gases lacrimógenos para intentar dispersarlos.

Tras el deceso, las autoridades abrieron una investigación contra el joven, por desacato e intento de homicidio voluntario contra una persona con autoridad pública, y otra contra el policía por homicidio voluntario de parte de una persona depositaria de la autoridad pública.

El policía sospechoso de haber realizado el disparo mortal, de 38 años, está en detención preventiva.

El abogado de la familia de la víctima, Yassine Bouzrou, dijo que presentará dos demandas en los próximos días, una por el homicidio y otra por el falso relato de los hechos que, según él, dieron los policías.

En la Asamblea Nacional, el ministro de Interior, Gérald Darmanin, habló de “imágenes extremadamente impactantes”.

Los bomberos extinguen el fuego de un coche, quemado durante los enfrentamientos nocturnos entre manifestantes y la policía (REUTERS/Pascal Rossignol)
Los bomberos extinguen el fuego de un coche, quemado durante los enfrentamientos nocturnos entre manifestantes y la policía (REUTERS/Pascal Rossignol)

“La pena de muerte no existe ya en Francia. Ningún policía tiene derecho de matar salvo por legítima defensa”, dijo el líder de la izquierda radical, Jean Luc Mélenchon.

En 2022, Francia registró 13 decesos después de situaciones de desacato en controles de carretera, un récord.

(Con información de AFP)

Seguir leyendo: