La economía de China se debilitó en mayo: “Podría necesitar de dos a tres años para apuntalar una recuperación”

La producción industrial y las ventas minoristas incumplieron las previsiones y se enciende otra alarma en Beijing. El yuan ya ha perdido casi un 4% en lo que va de año, alcanzando mínimos de seis meses

Compartir
Compartir articulo
FOTO DE ARCHIVO: Ciudadanos chinos caminan en un distrito comercial en Beijing, el pasado 13 de julio de 2022 (Reuters)
FOTO DE ARCHIVO: Ciudadanos chinos caminan en un distrito comercial en Beijing, el pasado 13 de julio de 2022 (Reuters)

La economía china se debilitó en mayo, con un crecimiento de la producción industrial y de las ventas minoristas que incumplió las previsiones, lo que aumenta las expectativas de que Beijing tendrá que hacer más para apuntalar una recuperación inestable tras la pandemia. El repunte económico observado a principios de año ha perdido impulso en el segundo trimestre, lo que ha llevado al banco central chino a recortar esta semana algunos tipos de interés clave, y los operadores esperan que haya más recortes en el futuro.

La producción industrial creció un 3,5% en mayo con respecto al año anterior, según informó el jueves la Oficina Nacional de Estadísticas (ONE), un dato inferior al 5,6% de abril y ligeramente por debajo del 3,6% previsto por los analistas en una encuesta de Reuters, ya que los fabricantes se enfrentan a una demanda débil tanto a nivel nacional como en el extranjero.

Las ventas al por menor, un indicador clave de la confianza del consumidor, subieron un 12,7%, por debajo de las previsiones de crecimiento del 13,6% y ralentizándose desde el 18,4% de abril. Zhiwei Zhang, presidente de Pinpoint Asset Management, declaró: “Todos los datos enviados hasta ahora son señales coherentes de que el impulso económico se está debilitando”.

Datos que van desde las encuestas de fábricasy el comercio hasta el crecimiento de los préstamos y las ventas de viviendas han mostrado signos de debilidad en la segunda mayor economía del mundo. En mayo, la producción de acero bruto experimentó una caída interanual e intermensual, mientras que la producción diaria de carbón también se redujo respecto a abril, según las cifras de la NBS.

El jefe del régimen Chino, Xi Jinping, durante un acto en Beijing con Mahmoud Abbas, presidente de la Autoridad Palestina (Reuters)
El jefe del régimen Chino, Xi Jinping, durante un acto en Beijing con Mahmoud Abbas, presidente de la Autoridad Palestina (Reuters)

La débil racha de datos ha desafiado las expectativas de los analistas de un repunte más pronunciado, dadas las comparaciones con los muy débiles resultados del año pasado, cuando muchas ciudades estaban sometidas a estrictos confinamientos por el COVID-19. Las cifras también refuerzan la necesidad de un mayor estímulo, ya que los responsables de política monetaria se enfrentan a riesgos deflacionistas, la creciente deuda de los gobiernos locales, el desempleo juvenil récord y el debilitamiento de la demanda mundial.

Según Bruce Pang, economista jefe de Jones Lang LaSalle, “la insuficiencia de la demanda interna y la atonía de la demanda externa podrían interrumpir el impulso en los próximos meses, dejando a China con una trayectoria de recuperación en forma de U más gradual en su senda de crecimiento intermensual”. La introducción de estímulos con una política monetaria de relajación a gran escala sería el primer paso, dijo Pang. “Pero podría necesitar de dos a tres años para apuntalar una recuperación económica que se ralentiza”.

Banco Central activo

El Banco Central de China recortó el jueves el coste de sus préstamos a medio plazo por primera vez en 10 meses, en línea con las expectativas del mercado, mientras Beijing intensifica las medidas de estímulo para apuntalar una débil recuperación económica.

La medida se produce pocos días después de que bajara dos tipos de interés a corto plazo, señal de que las autoridades están cada vez más preocupadas por la fragilidad de la economía a pesar del desmantelamiento de las duras medidas por el COVID-19 en diciembre.

Los recortes también podrían allanar el camino para la reducción de los tipos de interés de referencia de China cuando se fijen el próximo martes. Los datos de esta semana mostraron una fuerte desaceleración del crecimiento del crédito en general en mayo.

El Banco Popular de China (PBOC) dijo que había bajado el tipo de interés de 237.000 millones de yuanes (33.090 millones de dólares) en préstamos a medio plazo (MLF, por sus siglas en inglés) a un año a algunas instituciones financieras en 10 puntos básicos (pb), hasta el 2,65%, desde el 2,75% anterior.

En una encuesta de Reuters realizada esta semana a 33 observadores del mercado, todos los encuestados predijeron un recorte del tipo de interés de la MLF, y el 94% de ellos esperaba un recorte de 10 puntos básicos.

Los últimos datos han mostrado que la recuperación de China se está estancando a medida que la demanda nacional y mundial se tambalea y el sector inmobiliario, afectado por la crisis, no logra ganar tracción, lo que aumenta las expectativas de que las autoridades tengan que hacer más para estimular el crecimiento y mantener el desempleo bajo control.

Según los analistas de BNP Paribas, “las expectativas de estímulo han aumentado y el mercado espera cambios en las políticas fiscal y crediticia”. La ralentización de las exportaciones, los problemas del sector inmobiliario y las precarias finanzas de los gobiernos locales hacen prever una relajación de las políticas monetarias.

Sin embargo, los analistas señalan que los dirigentes monetarios de Beijing pueden mostrarse cautelosos a la hora de desatar medidas de estímulo más agresivas mientras otros bancos centrales del mundo suben los tipos de interés para combatir la inflación, lo que podría provocar nuevas salidas de capital de China. El yuan ya ha perdido casi un 4% en lo que va de año, alcanzando mínimos de seis meses.

En los próximos nueve meses... esperamos que el banco central continúe su ciclo de relajación monetaria con recortes adicionales de los tipos de interés de 30 puntos básicos en total, recortes de 50 puntos básicos en los coeficientes de reservas obligatorias y recortes de entre 60 y 80 puntos básicos en los tipos hipotecarios, tanto para los préstamos hipotecarios nuevos como para los ya existentes”, señalaron los economistas de Barclays en una nota.

Goldman Sachs señaló que el recorte previsto del coeficiente de reservas obligatorias de los bancos podría aplazarse hasta el tercer trimestre, ya que históricamente el banco central casi nunca ha recortado el tipo de interés oficial y el coeficiente de reservas en el mismo mes.

(Con información de Reuters).-

Seguir leyendo: