Luke Harding, corresponsal expulsado por el Kremlin: “Rusia es un estado delincuente y la guerra no terminará pronto”

Trabajó para el diario británico The Guardian en Moscú y está en Ucrania desde antes que comenzaran los bombardeos rusos. En una entrevista con Infobae, el autor de “Invasión” cuenta qué se juega cada país en este conflicto

Compartir
Compartir articulo
Luke Harding
Luke Harding

“En Kiev básicamente todo está bien hasta que no lo está”. Es un domingo por la tarde y Luke Harding está en una habitación de hotel en Kiev. Hace dos semanas que el corresponsal de The Guardian está de vuelta, después de estar casi todo el 2022 cubriendo la guerra desde el frente. La vida parece seguir su curso en la capital, dice. Muestra por la ventana un patio de juegos de un jardín de infantes y dice que suele estar lleno de niños. Pero el silencio también puede ser un alivio, en un lugar en el que una sirena pueda anticipar lo peor.

Kiev pasó por muchas iteraciones en poco más de un año. Harding cuenta a Infobae que la mayoría de las personas en la ciudad y, de hecho, en Ucrania, no querían creer que iba a haber una invasión rusa: “Hubo una especie de estado de negación que vino desde arriba, en realidad de Zelensky y las personas a su alrededor de que, básicamente, a pesar de las advertencias muy claras de la inteligencia británica estadounidense, todo iba a estar bien”. El viceministerio de defensa incluso había dicho que lo tomen con calma, que no se preocupen.

El 23 de febrero del 2022, un día antes de que las tropas rusas invadieran el territorio ucraniano, Harding salió a cenar con el novelista ucraniano Andrey Kurkov y un par de amigos. Todo estaba abierto, no había sacos de arena en las calles. “Creo que probablemente hubo algunos preparativos militares, pero no tantos”.

Después de esa cena, recibió una llamada de un contacto que había trabajado en el Ministerio de Relaciones Exteriores de Ucrania. La invasión, le advirtió, comenzaría a las 4:00 a.m.

Como cuenta Harding en su nuevo libro, Invasión. La sangrienta guerra de Ucrania y la lucha de un pueblo por su supervivencia (Deusto), las tropas de Vladimir Putin marcharon sobre su país vecino casi a la hora pautada, tan sólo media hora tarde. En ese momento, Kiev cambió prácticamente de un día para el otro. “La ciudad estuvo marcada por la tensión, sombría y asediada. La guerra llegó muy cerca. Podía subirme a un taxi y me tomaría unos 20 minutos en un automóvil para llegar. Parecía que la ciudad caería y, por supuesto, no lo hizo, pero incluso durante varios meses después de eso fue sombrío. Había toque de queda a las 8 pm, pero lentamente, a pesar de todo, a pesar de la guerra, a pesar de los ataques con misiles, Kiev ha vuelto a la vida”.

El nuevo libro de Luke Harding (Deusto)
El nuevo libro de Luke Harding (Deusto)

La primera línea de combate es otra historia. “Es extremadamente ruidosa. Hay artillería entrante, hay fuego de armas pequeñas, misiles y una especie de muerte aleatoria, porque en realidad lo que los rusos están haciendo es simplemente tratar de aplastar y aterrorizar a la población para que ni siquiera se preocupen demasiado por disparar contra objetivos militares”.

Es una guerra enorme que todavía está en marcha en el corazón de Europa en una línea de frente que se extiende más de mil kilómetros. “No creo que vaya a terminar pronto”, se lamenta.

-¿Cuánto tiempo más cree que va a durar?

-El panorama general es que Ucrania está luchando por sobrevivir. Si deja de luchar, entonces el país se hunde y Rusia toma el control y se convierten en esclavos. Después de Bucha y Mariupol, el estado de ánimo en Ucrania es muy determinante. La gente quiere ganar, cree en la victoria. Hubo una encuesta esta semana, que decía que el 95% de los ucranianos cree en la victoria. Ahora podemos discutir qué significa la victoria, pero ellos creen en la victoria y tienen confianza en las fuerzas. En otras palabras, todo el país está consolidado: sobrevivir y expulsar a los rusos.

Al mismo tiempo, si miras a Moscú, éste es un momento bastante peligroso porque básicamente la guerra no funcionó de la manera que Vladimir Putin anticipó. Creía genuinamente que podría ocuparse de Ucrania en unos días. Una de sus fantasías quizás más delirantes era pensar que había muchos ucranianos esperando para levantarse y dar la bienvenida a las tropas rusas, porque eso es lo que le habían dicho sus servicios de espionaje. La guerra para él ha sido el mayor error estratégico de su tiempo como presidente.

Su cálculo implica dos cosas. La primera es que el ejército ruso eventualmente aplastará a las fuerzas ucranianas solo usando volumen. Es como un monstruo gigante, que puede ser estúpido y torpe, no muy inteligente, pero seguirá aplastando. Y el otro cálculo es que Occidente, eventualmente, se desmoronará y perderá interés y dejará de suministrar armas, y tal vez Trump regrese en 2024 y así sucesivamente para que el ciclo político funcione a su favor. Sólo necesita aguantar. Así que si pones esas dos cosas juntas, Ucrania lucha por sobrevivir, mientras que Rusia apuesta al juego largo. Entonces estamos ante un muro que creo que se extenderá hasta bien entrado el próximo año y probablemente mucho más allá.

Luke Harding  en una fiesta en Ucrania con la artista ucraniana Zhanna Kadyrova
Luke Harding en una fiesta en Ucrania con la artista ucraniana Zhanna Kadyrova

-Escribió en su libro que Ucrania está usando municiones más rápido de lo que Occidente puede producirlas. Entonces, realísticamente, ¿cuánto tiempo pueden seguir luchando?

-Espero que prevalezcan. Hace un año nadie estaba hablando de dar suministros a Ucrania, ya que se consideraba una escalada y un error, y ahora enviarán tanques y se está hablando de aviones de combate. Por ahora todo el mundo dice que no, pero sospecho que tarde o temprano sucederá. La gran pregunta es si Ucrania puede lanzar con éxito en otra contraofensiva exitosa en abril, tal vez a principios de mayo. Y creo que por razones morales y psicológicas es muy importante para los ucranianos.

-¿Una victoria ucraniana vendrá a qué costo?

-Realísticamente, creo que es más fácil recuperar Crimea que el Donbás. Desde un punto de vista estratégico militar, sería más fácil. Creo que recuperar el Donbás será muy difícil, pero Zelensky dijo que quiere todo; quiere reparaciones, quiere justicia; rendición de cuentas por crímenes de guerra; garantías de seguridad de Occidente, y probablemente no va a conseguir todo eso. Pero al mismo tiempo, por eso creo que va a ser una guerra larga, tampoco habría un presidente de Ucrania que pudiera firmar un acuerdo con Rusia en el que Rusia sea recompensada por su invasión con una gran cantidad de territorio porque sería destituido de inmediato de su cargo. Habría manifestaciones masivas. La gente es vehemente porque ha perdido mucho. Las mujeres han perdido maridos, los niños a sus padres, los padres ancianos han perdido a sus hijos… Han muerto tantos civiles y tantas mujeres han sido violadas, y se han descubierto tantas fosas comunes en áreas que han estado ocupadas que no hay voluntad para ningún tipo de acuerdo por parte de Ucrania.

-Se ha especulado mucho sobre el estado mental de Putin, y de su salud en general. ¿Cuál es su opinión en función de lo que ha visto y de las personas con las que ha hablado, y cree que en algún momento es posible que dé marcha atrás?

-No. Su extraño cerebro de la KGB está programado para creer que una negociación es igual a debilidad y la debilidad conlleva sus propios riesgos existenciales, de ser ejecutado, encarcelado, asesinado. Se trata de un hombre aterrorizado de que lo asesinen, así que no veo la forma en la que pueda llegar a negociar. Se ha especulado mucho sobre su salud, pero un año después sigue vivo. Puede o no estar usando dobles, no sé, no soy un científico o un experto en reconocimiento facial, pero por lo que escucho de mis fuentes de inteligencia occidentales no basadas en Londres sino en otros países europeos, Putin tiene la mejor atención médica del mundo; tiene un equipo permanente de médicos. Por lo tanto, la esperanza o el sueño febril de que Putin podría morir de repente por desgracia es una fantasía.

La propaganda rusa contra Occidente es permanente, dice Harding. “Según Putin, en Reino Unido somos todos satánicos y estamos celebrando el orgullo gay todo el tiempo. Eso es todo lo que hacemos básicamente según la propaganda rusa. Es en parte como la guerra de civilizaciones; lo ve como ir en contra del liberalismo occidental y la falta de Dios y una familia no tradicional”.

“Y la mayoría de los rusos apoyan la guerra y las cifras son muy sólidas. Es difícil tomar información sociológica confiable de lo que está sucediendo dentro de Rusia, pero creo que es justo decir que la guerra disfruta del apoyo popular a pesar de que muchos soldados rusos murieron de repente. Creo que hay una pequeña minoría que está en contra, y hay una pequeña minoría que está apasionadamente a favor, pero creo que la mayoría lo acepta. No quieren personalmente pelear pero no se oponen o realmente sienten que ellos como individuos no pueden protestar. Eso es en parte una especie de estoicismo, una especie de letargo y fatalismo, porque sabes que una persona no puede hacer nada y también que si sostienes un cartel que diga algo en contra de la guerra te arrestan en aproximadamente 18 segundos y luego te enfrentas a 5 ó 10 años de cárcel”.

Harding es uno de los periodistas occidentales que más conoce a la sociedad rusa. Entre 2007 y 2011, fue jefe de la oficina de The Guardian en Moscú. El Kremlin lo expulsó del país en el primer caso de este tipo desde la Guerra Fría, y en el verano de 2022 lo incluyó en una lista negra oficial. “Básicamente, les caigo mal, y no creo que sea mi imaginación británica”, dice riéndose. “Estuve allí durante cuatro años y escribí sobre cosas sobre las que el Kremlin no quería que escribiera, e hice preguntas como cuánto dinero tiene Vladimir Putin. Investigué el FSB -la agencia de espionaje que solía dirigir antes de convertirse en primer ministro y en presidente- que había llevado a cabo el asesinato en 2006 de un disidente civil ruso llamado Alexander Litvinenko. Pasé mucho tiempo con ese caso”.

Luke Harding en Kromatorsk (Isobel Koshiw/The Guardian)
Luke Harding en Kromatorsk (Isobel Koshiw/The Guardian)

Como consecuencia, sufrió episodios que seguían el modus operandi clásico de la KGB, como varios robos en su apartamento familiar. Finalmente, fue deportado en 2011. “Pensé durante mucho tiempo que Rusia no era simplemente opresiva internamente, lo cual se podía ver porque cada vez que había una manifestación, golpeaban a la gente en la cabeza, la metían en una camioneta y se la llevaban, sino que también era internacionalmente peligrosa. Durante mucho tiempo muchos pensaron que esta visión era un poco histérica. Creo que la mayoría de la gente y los gobiernos occidentales entienden ahora que Rusia es un estado delincuente”.

-Es curioso que el Kremlin todavía no haya sacudido esta mentalidad de Guerra Fría. Me refiero a la paranoia de reaccionar sin antes una acción previa…

-Sí, eso es realmente un buen punto. Hay una frase en ruso que es zerkal’nyy otvet, o respuesta espejo. Básicamente todo el pensamiento político, doctrinal o estratégico ruso siempre está reaccionando al malvado Occidente; es una idea de victimismo eterno. Hay algo ahí bastante adolescente. Es como el niño enojado de 14 años que siente que todos están contra suyo. En el universo de Putin, Rusia no invadió Ucrania, sino que Rusia se vio forzada a invadir para defender los intereses rusos al lanzar una operación militar especial en Ucrania. Obviamente eso es mentira. Rusia invadió Ucrania y yo estaba aquí cuando sucedió, pero así es como ellos piensan, o cómo fingen pensar.

-Cuando esta guerra termine, ¿cómo crees que habrá cambiado el mundo?

-Si gana Rusia, viviremos en un lugar muy impredecible y peligroso. Habría un precedente de que cualquier país que tenga un rencor territorial puede usarlo como pretexto para lanzar una especie de apropiación de tierras o una guerra imperial si puede salirse con la suya. Creo que sería un lugar muy oscuro. Por el contrario, si Ucrania gana o al menos aguanta y tal vez recupera algo, entonces es más bien un repudio de la tesis de Putin de que Occidente no es decadente ni corrupto, sino que también está en sus últimas piernas. La coalición ha sido muy sólida y exitosa. Sorprendentemente exitosa: la OTAN se ha revitalizado; los suecos y los finlandeses se están uniendo; EEUU ha encontrado un papel de liderazgo nuevamente después del desastre de Trump; el Reino Unido está hablando con sus vecinos europeos y, de hecho, parece que Occidente es mucho más duradero y coherente políticamente y en valores. Puedes llamarme sentimental o pasado de moda, pero para mí los valores todavía significan algo. Que no puedas simplemente ir a un lugar como Bucha y matar, violar, dejar cuerpos en la calle y salirte con la tuya. Creo que si Ucrania gana, significa que este siglo no es tan oscuro, regresivo y sin esperanza como a veces parece.

Seguir leyendo: