¿De Brasil a La Haya? La compleja identidad falsa del espía ruso que quiso infiltrarse en la Corte Penal Internacional

La elaborada biografía que había inventado para ocultar su verdadera identidad

Compartir
Compartir articulo
Según explicó el AIVD, la persona en cuestión trabaja para el servicio de inteligencia militar ruso (GRU), pero usó una identidad falsa brasileña para viajar de Brasil a Países Bajos
Según explicó el AIVD, la persona en cuestión trabaja para el servicio de inteligencia militar ruso (GRU), pero usó una identidad falsa brasileña para viajar de Brasil a Países Bajos

Los servicios de inteligencia de Países Bajos (AIVD) impidieron que un espía ruso, que usaba una identidad brasileña falsa, se infiltrara como becario en la Corte Penal Internacional (CPI), cuya fiscalía está investigando los crímenes de guerra del ejército ruso en Ucrania.

Según explicó el AIVD, la persona en cuestión trabaja para el servicio de inteligencia militar ruso (GRU), pero usó una identidad falsa brasileña para viajar de Brasil a Países Bajos, donde se encuentra la sede de la CPI, uno de los tribunales internacionales situados en La Haya y cuyo fiscal recopila pruebas de los presuntos crímenes de guerra en Ucrania.

En apoyo al comunicado de prensa sobre Sergey Vladimirovich Cherkasov, alias Viktor Muller Ferreira, la AIVD publicó la elaborada y compleja identidad tapadera del oficial de inteligencia. Esta nota proporciona algunos antecedentes sobre la forma en que operaba este oficial de inteligencia ruso.

El documento, probablemente creado a mediados de 2010, se refiere a una elaboración de la historia de portada de Ferreira, probablemente escrita por el propio Cherkasov para memorizar los detalles de su identidad falsa.

La identidad encubierta de un ilegal es generalmente muy compleja y difícil, si no imposible, de verificar para personas ajenas. La historia contiene una combinación de información auténtica e impresiones personales (posiblemente inventadas).

Los servicios de inteligencia rusos dedican años a la construcción de identidades encubiertas. Con este fin, recopilan información, por ejemplo, sobre cómo otros países registran y almacenan datos personales, pero también obtienen o falsifican documentos de identidad de forma ilegal. Por lo tanto, la información en la leyenda se puede rastrear a una o más personas reales, vivas o muertas, así como a individuos que existen solo en papel (en los registros de las autoridades locales).

El documento original está en portugués, probablemente porque éste es el idioma que mejor se adapta a su identidad falsa. Se han tachado los datos personales y otra información rastreable perteneciente a personas que no están (directamente) involucradas en las actividades de inteligencia de Cherkasov.

Exterior de la Corte Penal Internacional en La Haya, Países Bajos (REUTERS/Piroschka van de Wouw)
Exterior de la Corte Penal Internacional en La Haya, Países Bajos (REUTERS/Piroschka van de Wouw)

La biografía falsa del espía

“Soy Victor Muller Ferreira, nací el 4 de abril de 1989 en Brasil, Río de Janeiro, en Niteroi”, comienza el escrito.

Sobre su padre, hay detalles que dicen que “cuando tenía 15 años descubrió que su madre biológica había muerto dando a luz. La esposa de su padre no quería adoptarlo, pero accedió a que su padre reconociera la paternidad y le encontrara un tutor, un amigo cercano de su madre”. Y agrega: “Mi padre llegó a Río en mayo de 1988, donde conoció a mi madre”.

Con respecto a su madre, explica que ella “murió de neumonía. Fue incinerada y sus cenizas enterradas en el cementerio de Ferreira”.

También da detalles sobre la relación entre sus progenitores: “A pesar de que su amor por mi madre había terminado, siguió los pasos de su padre (mi abuelo) muchos años antes y reconoció oficialmente la filiación de su hijo. Por eso mi padre volvió a Brasil a principios de abril de 1989 para formalizar todo. Mi madre peleó mucho con sus padres por este embarazo no planificado, lo que llevó a una ruptura en la relación con sus padres. En consecuencia, mi madre estaba sola al criarme. Ganó dinero tocando en varios restaurantes y bares en Niteroi y Río”.

El dinero no fue suficiente. La tía de mi madre nos ayudó mucho. Recuerdo a mi tía como una mujer pequeña con cabello gris, ojos amables y manos suaves. Hablaba mal portugués y me enseñó varias palabras en español. De mi juventud tengo vívidos recuerdos del puente Presidente Costa e Silva. Me encantaba ver los autos cruzando el puente de Niteroi a Río. Pero no me gustaba el hedor a pescado que flotaba en el puerto cerca de nuestra casa. Creo que por eso odio el pescado, a diferencia de la mayoría de los brasileños que disfrutan de todo lo que el mar tiene para ofrecer”.

Cuenta que cuando su madre enfermó y murió, se tuvo que mudar con su tía a otro lugar fuera de Brasil (la informacón detallada está tachada): “La casa era una pensión de tres pisos, la mayoría de los ocupantes eran de clase media, estudiantes de diversas facultades, jubilados y personas sin trabajo fijo. Había algunas habitaciones grandes con techos altos, puertas dobles, pisos de madera. Algunos baños compartidos, dos cocinas con estufa de gas, un cuarto de lavado y secado de ropa y una terraza al aire libre. El alquiler mensual era de 100 a 130 dólares. Mi tía trabajaba como costurera desde casa. Cosía vestidos y camisas que luego vendía en el mercado. La habitación siempre estaba llena de patrones de costura y rollos de telas de varios colores”.

El perfil de MyVisaJobs para "Victor Muller", la identidad falsa de Sergey Cherkasov
El perfil de MyVisaJobs para "Victor Muller", la identidad falsa de Sergey Cherkasov

Escribió que le encantaba la máquina de coser, pero que su tía no lo dejaba tocarla nunca. “Cuando lo hacía, decía que era lo único en su vida que todavía funcionaba correctamente”. Además de describir sobre su jardín de infantes, cuenta que por problemas financieros provocados por la crisis que azotó a todo el país en 2001, se mudaron a un hotel familiar más barato: “Era una pensión de dos pisos con desván, y el hogar de gente pobre. Comparado con los alojamientos anteriores, este fue realmente terrible. Los techos goteaban y había manchas de agua. Las tablas del piso crujían de modo que cada vez que alguien iba al baño o a la cocina, todos lo sabían”.

“En el primer piso había una familia de tres que estaban ahorrando dinero para el pago inicial de la hipoteca. Nos gustaba visitarlos para tomar mate”, reza el escrito.

Dice también que fue a una escuela cuyo lema era “avancemos juntos”. Cuenta también sobre una de las directoras de la institución: “Los demás profesores la odiaban, la encontraban un poco estúpida. Hubo voces que con su llegada se abandonaron ciertas tradiciones escolares, se fueron muchos maestros respetados”.

En febrero de 2004, explica, su tía ingresó en el hospital por problemas cardíacos y tuvo que abandonar la escuela y trabajar para ganar dinero para comprar medicamentos y pagar el alquiler. En 2005 retomó: “Lo que recuerdo de mi época en la secundaria es que durante mis estudios tenía que trabajar en la zona comercial de la calle, repartiendo folletos y vendiendo cosas. Me gustaba trabajar cerca de la tienda de calcetines y ropa interior, porque siempre lograba robar algunos calcetines”.

Los detalles abundan en su relato: “Mucho después conseguí un trabajo como alumno en un garaje, cerca del barrio. La tienda era pequeña con un área en el medio que apenas tenía cabida para tres autos. A lo largo de las paredes se apilaban ruedas. Había un olor constante a lubricante y caucho vulcanizado. En la puerta del armario de suministros colgaba un cartel de una joven Verónica Castro, que más tarde sería sustituida por uno de Pamela Anderson. El dueño de la tienda era inmensamente gordo. Se destacó por su temperamento violento y su reticencia a la hora de hablar de su pasado, es decir, de cómo consiguió el dinero para abrir una cadena de tiendas en distintos puntos de la ciudad. Por lo general, llegaba a la oficina el día en que se pagaban los salarios. Si llegaba antes de ese día, eso significaba que algo malo estaba por suceder”.

“Soy Victor Muller Ferreira, nací el 4 de abril de 1989 en Brasil, Río de Janeiro, en Niteroi”
“Soy Victor Muller Ferreira, nací el 4 de abril de 1989 en Brasil, Río de Janeiro, en Niteroi”

“No me gusta pensar en esos años, porque mis compañeros solían bromear sobre mi apariencia y mi acento. Aunque parecía alemán, me decían “gringo”. Por eso no tenía muchos amigos y pasaba mucho tiempo con mi tía a quien le encantaba mostrarme álbumes antiguos con fotos familiares”. Dice que su tía murió de insuficiencia cardíaca y que luego se mudó con un amigo.

Pero a pesar de su “dolor emocional y problemas financieros”, decidió terminar la escuela: “Para mis exámenes de especialización elegí ciencias sociales y humanidades. Había otras dos opciones: lenguas y culturas extranjeras, y técnica. Las humanidades eran muy difíciles y, como soy ambicioso, quería demostrarme a mí mismo y a los demás que aún podía aprobar los exámenes más difíciles a pesar de que mi estatus social era muy bajo. En noviembre de 2009 aprobé mis exámenes y recibí mi licenciatura”.

”Comencé a pensar en trabajar como corresponsal de política o periodista, lo que determinó mi elección de estudios. Como no tenía suficiente dinero para la educación superior, decidí buscar a mi padre. Cuando le escribí, recibí una respuesta sorprendentemente rápida. Mi propio padre me había estado buscando durante mucho tiempo”.

En agosto de 2010, dice que viajo a Río de janeiro para conocerlo: “Mi padre se presentó como una persona muy amigable y abierta, pero para mi sorpresa descubrí que lo culpaba por la muerte de mi madre y mi tía y todas las dificultades y humillaciones que tuve que sufrir en mi vida. Por eso la conversación fue muy tensa, a pesar del sincero deseo de mi padre de ser parte de mi vida. A esto se sumaba el hecho de que el español de mi padre es malo, y que yo había olvidado el portugués. Sin embargo, decidí quedarme en Brasil para aprender el idioma y restaurar mi ciudadanía. Mentalmente era difícil vivir con mi padre, por eso me mudé a Brasilia, matando así dos pájaros de un tiro: primero, la capital es el mejor lugar para resolver mis problemas con la ciudadanía, todas las instituciones importantes están allí, y segundo, Era una buena excusa para no tener que ver a mi padre”.

Por último, cuenta que en septiembre de 2010 se mudó a Brasilia. “Paralelamente al asunto de restaurar mi ciudadanía, tomé clases particulares de portugués. Durante mi tiempo libre fui a ver los lugares de interés cultural de la ciudad. Sigo en contacto con mi padre a través de Internet”.

Seguir leyendo: