El régimen de Irán realizó una prueba de misil sin previo aviso cerca de la central nuclear de Natanz

Las fuerzas persas hicieron un simulacro de defensa aérea sobre la planta atómica. La fuerte explosión generó temor en la población ya que no había sido informada oficialmente

Planta nuclear de Natanz. EFE/Abedin Taherkenarh/Archivo
Planta nuclear de Natanz. EFE/Abedin Taherkenarh/Archivo

Una fuerte explosión se escuchó este sábado cerca de la ciudad de Natanz, que alberga instalaciones nucleares, a consecuencia de una prueba de misiles, según informó la televisión estatal. Las unidades de defensa aérea “dispararon el misil para probar una fuerza de reacción rápida sobre Natanz”, informó el comandante de la Defensa Aérea de la citada región a la televisión estatal.

Según medios locales, el sonido de la gran explosión tuvo lugar en la localidad de Badrud de Natanz, a unos 20 kilómetros de la central nuclear Ahmadi Roshan, en la provincia de Isfahán.

“Los residentes de Badroud oyeron el ruido y vieron una luz que mostraba que un objeto acababa de estallar en el cielo de la ciudad”, dijo un testigo a la agencia IRNA.

Varios medios de comunicación, entre ellos Nour News, un sitio web vinculado a los Guardias Revolucionarios de Irán, dijeron que la explosión no fue un ataque, sino que fue causada por un misil como parte de una prueba de respuesta de las defensas aéreas a un posible ataque.

En la central nuclear de Natanz, Irán avanza en su enriquecimiento nuclear. (Europa Press)
En la central nuclear de Natanz, Irán avanza en su enriquecimiento nuclear. (Europa Press)

La explosión se produjo en medio de un aumento de las tensiones entre Irán y las potencias mundiales, mientras Teherán sigue avanzando a toda velocidad en su enriquecimiento nuclear.

De hecho, se produjo un día después de que se interrumpieran las negociaciones nucleares en Viena, ya que los países occidentales dijeron que Irán había acudido a las conversaciones con propuestas poco realistas.

Las instalaciones de enriquecimiento de uranio de Irán en Natanz han sufrido varios ataques en los últimos años, atribuidos a Israel.En abril, la instalación nuclear subterránea sufrió una misteriosa explosión que dañó algunas de sus centrifugadoras. El pasado mes de julio, unos incendios inexplicables afectaron a la planta de ensamblaje de centrifugadoras avanzadas de Natanz, que las autoridades calificaron posteriormente de sabotaje.

Estados Unidos culpó al régimen por el estancamiento de las conversaciones

Estados Unidos arremetió contra Irán al afirmar que las negociaciones sobre el programa nuclear iraní, entre el país islámico y las potencias mundiales, se habían atrasado porque Teherán “no parece ser serio” sobre su retorno a la mesa.

El secretario de Estado de Estados Unidos, Antony Blinken, advirtió que Washington no permitirá que su adversario prolongue las conversaciones mientras continúa avanzando en su programa nuclear, y que tomará “otras opciones” si la diplomacia falla.

El reproche vino cuando los diplomáticos pausaron una séptima ronda de conversaciones internacionales sobre el acuerdo de 2015 destinado a frenar el programa nuclear iraní, con Estados Unidos y participantes europeos expresando preocupación tras cinco días de diálogo.

“Lo que hemos visto en los últimos días es que, en este momento, Irán no parece ser serio sobre hacer lo necesario para volver al cumplimiento, por lo que terminamos esta ronda de conversaciones en Viena”, declaró Blinken en una conferencia virtual de líderes mundiales. “Pero la ventana es muy, muy estrecha, porque lo que no es aceptable y lo que no permitiremos que suceda, es que Irán trate de prolongar este proceso mientras continúa avanzando inexorablemente en la construcción de su programa”, apuntó.

La evaluación de Blinken fue replicada por el presidente estadounidense, Joe Biden, cuya portavoz, Jen Psaki, destacó que en las primeras seis rondas se habían hecho “progresos”, pero que “el enfoque de Irán esta semana, desafortunadamente, fue de no tratar de resolver los problemas restantes”. La secretaria de prensa subrayó que Irán “comenzó esta nueva ronda de negociaciones con una nueva ronda de provocaciones nucleares”, reportadas por el Organismo Internacional de Energía Atómica (IAEA).

Joe Biden, presidente de Estados Unidos (REUTERS/Kevin Lamarque)
Joe Biden, presidente de Estados Unidos (REUTERS/Kevin Lamarque)

“El tiempo se acaba”

Biden ha afirmado que quiere volver al acuerdo, inicialmente suscrito por Irán y los cinco miembros permanentes del Consejo de Seguridad de la ONU: Estados Unidos, Reino Unido, Francia, Rusia y China, más Alemania.

Teherán está retrocediendo en casi todos los compromisos que fueron difíciles de encontrar” durante la primera ronda de negociaciones entre abril y junio, lamentaron diplomáticos del Reino Unido, Francia y Alemania, el llamado grupo E3.

Los tres denunciaron que Irán dio “marcha atrás” y que sus “propuestas no pueden ofrecer una base para las negociaciones, no es posible avanzar”.

Sin embargo, el embajador chino aseguró, menos pesimista, que “todas las partes han acordado hacer una breve pausa para recibir instrucciones. Esto es natural y necesario, y esperamos que dé un nuevo impulso a las negociaciones”.

Ebrahim Raisi (REUTERS/Didor Sadulloev/Archivo)
Ebrahim Raisi (REUTERS/Didor Sadulloev/Archivo)

Advertencia de Washington

El día anterior, Blinken advirtió a Teherán: “Lo que Irán no puede hacer es mantener el statu quo del desarrollo de su programa nuclear mientras no se involucra” en la mesa.

El mismo día, el primer ministro israelí pidió a Estados Unidos finalizar de inmediato las conversaciones con Irán.

En junio, los negociadores habían culminado una primera fase de conversaciones con un tono positivo, diciendo que se estaba “cerca” de un acuerdo, pero la perspectiva cambió con la llegada al poder del presidente ultraconservador iraní, Ebrahim Raisi.

El acuerdo de 2015, conocido como Plan de Acción Integral Conjunto (JCPOA, por sus siglas en inglés), contemplaba levantar algunas sanciones económicas contra Irán a cambio de límites estrictos a su programa nuclear.

El jueves, Ali Bagheri, el jefe negociador de Teherán, informó que su país había hecho dos propuestas para tratar de salvar el acuerdo: la primera “sobre el levantamiento de las sanciones y la segunda se refiere a las actividades nucleares de Irán”.

“A partir de ahora, la otra parte debe examinar estos documentos y prepararse para negociar con Irán sobre la base de los textos presentados”, insistió, subrayando “la voluntad seria” de su país de “alcanzar un acuerdo”.

El desafío es grande: salvar el acuerdo internacional de 2015 que pretende evitar que Irán adquiera una bomba atómica.

Con información de EFE y AFP

SEGUIR LEYENDO:

TE PUEDE INTERESAR