Los talibanes volaron y decapitaron la estatua de un antiguo enemigo que habían asesinado en los años 90

El monumento a Abdul Ali Mazari estaba en la provincia afgana de Bamiyan, donde los fundamentalistas destruyeron en 2001 las estatuas de Buda de 1.500 años de antigüedad talladas en una montaña

Guardar

Nuevo

Los explosivos hicieron que la estatua quedara decapitada. (Twitter AdityaRajKaul)
Los explosivos hicieron que la estatua quedara decapitada. (Twitter AdityaRajKaul)

Los talibanes destruyeron la estatua de un prominente líder miliciano de la minoría hazara que combatió contra ellos durante la guerra civil de Afganistán en la década de 1990, según las imágenes que circulaban este miércoles en redes sociales.

La estatua representaba a Abdul Ali Mazari, un líder político que representaba a la comunidad étnica hazara, chiíes que fueron perseguidos por el anterior gobierno suní talibán. Ali Mazari fue declarado mártir nacional en 2016, más de dos décadas después de que los talibanes dijeron que había muerto en un tiroteo a bordo de un helicóptero.

Residentes de Bamiyan frente a la estadua (AdityaRajKaul)
Residentes de Bamiyan frente a la estadua (AdityaRajKaul)

“La estatua fue destruida con explosivos”, dijo a la AFP un habitante de la ciudad de Bamiyan, que quiso permanecer en el anonimato. “No sabemos quién lo hizo pero hay grupos de talibanes aquí, incluidos algunos bien conocidos por su brutalidad”, afirmó. Los explosivos hicieron que la estatua quedara decapitada.

La estatua antes de ser destruida (Twitter: mSaleemJaved)
La estatua antes de ser destruida (Twitter: mSaleemJaved)

Otro residente, que pidió solo ser identificado como Zara, dijo que un grupo de combatientes talibanes utilizó una granada propulsada por cohete para destruirlo el martes.

“La estatua está destruida y la gente está triste, pero también asustada”, dijo.

La estatua destruida, durante un homenaje a Abdul Ali Mazari en 2016 (Twitter: AdityaRajKaul)
La estatua destruida, durante un homenaje a Abdul Ali Mazari en 2016 (Twitter: AdityaRajKaul)

La imagen estaba en la provincia de Bamiyan, en el centro del país, donde los talibanes volaron las estatuas de Buda de 1.500 años de antigüedad excavadas en una montaña en 2001, poco antes de la invasión liderada por Estados Unidos que los derrocó. Según los insurgentes, los budas violaban el veto islámico a la idolatría.

Una de las estatuas de Buda esculpidas en el risco antes y después de ser destruidas por los talibanes el 9 de marzo de 2001 en Bamiyan (EFE/Naqeeb Ahmed/Archivo)
Una de las estatuas de Buda esculpidas en el risco antes y después de ser destruidas por los talibanes el 9 de marzo de 2001 en Bamiyan (EFE/Naqeeb Ahmed/Archivo)

Con aproximadamente entre el 10 y el 20 por ciento de la población de 38 millones de Afganistán, los hazaras han sido perseguidos durante mucho tiempo por su fe mayoritariamente chiíta por parte de la línea dura sunita en un país asolado por profundas divisiones étnicas.

En 1995, los talibanes dijeron que Mazari murió en un tiroteo en un helicóptero que lo llevó a él ya otros prisioneros a Kandahar, el lugar de nacimiento espiritual de los islamistas de línea dura.

Mazari era considerado un héroe por la comunidad hazara
Mazari era considerado un héroe por la comunidad hazara

Un portavoz del grupo en ese momento dijo que Mazari le arrebató un rifle Kalashnikov a un guardia y mató a tiros a seis combatientes talibanes, antes de morir él mismo.

Regreso al poder 20 años después

Los talibanes regresaron al poder el fin de semana pasado tras conquistar gran parte del país en cuestión de días, a menos de tres semanas de que Estados Unidos complete la retirada total de sus tropas del país.

Los talibanes han prometido una nueva era de paz y seguridad, añadiendo que perdonarían a quienes lucharon contra ellos y que concederán a las mujeres plenos derechos bajo la ley islámica, sin dar más detalles. Pero muchos afganos son profundamente escépticos, especialmente aquellos que recuerdan su anterior gobierno, en el que impusieron una interpretación estricta de la ley islámica.

En aquel momento, las mujeres estaban prácticamente confinadas en sus casas, la televisión y la música estaban prohibidas y los presuntos delincuentes era azotados, mutilados o ejecutados en público.

Por eso, muchos afganos podrían no aceptar pasivamente el gobierno de los talibanes. Decenas de mujeres salieron a las calles para reclamar por “trabajo, educación y derechos políticos”, mientras este miércoles se registraron multitudinarias manifestaciones a favor de la bandera nacional en distintas ciudades del país. Las protestas fueron reprimidas por los talibanes.

Manifestación a favor de la bandera afgana

Miles de afganos han tratado de huir del país en los últimos días mientras Washington y sus aliados han tratado de gestionar su caótica salida del país. Los insurgentes asumieron el control de la parte civil del aeropuerto internacional de Kabul el martes y han empleado la fuerza para tratar de controlar a la multitud.

Cientos de personas seguían fuera del aeródromo el miércoles. Los talibanes exigían la documentación antes de permitir a la entrada de los pasajeros. Muchos de los que esperaban no parecían tener pasaporte y cada vez que se abría la puerta, intentaban acceder al interior. Los insurgentes realizaron disparos de advertencia varias veces para tratar de dispersarlos.

Seguir leyendo:

Guardar

Nuevo