A una banca de lograr la mayoría, el gobierno de Escocia advierte a Londres que insistirá con el referéndum separatista

La primera ministra escocesa y líder del partido independentista SNP, Nicola Sturgeon, advirtió que no habría “justificación” para rechazar un referéndum sobre la independencia. El “super jueves” deja a los conservadores con una ligera mejora electoral.

"Se debe permitir que Escocia decida su futuro a través de un segundo referéndum de independencia", ha dicho Nicola Sturgeon en su discurso de victoria, una advertencia para Boris Johnson.
"Se debe permitir que Escocia decida su futuro a través de un segundo referéndum de independencia", ha dicho Nicola Sturgeon en su discurso de victoria, una advertencia para Boris Johnson.

Nicola Sturgeon ha emitido una advertencia al primer ministro Boris Johnson sobre un segundo referéndum de independencia, ya que el Partido Nacional Escocés (SNP) terminó a un escaño por debajo de la mayoría general en el parlamento escocés.

Luego del “super jueves” eleccionario en Reino Unido, y con un recuento en parte demorado por la crisis del COVID-19, Sturgeon sostuvo que el resultado dictamina que una mayoría a favor de la independencia era “sin duda”.

Los dicho de la primera ministra fueron claros hacia la sede del gobierno britanico, en Downing Street 10. Sturgeon dijo que su administración “entablará una pelea con los deseos democráticos del pueblo escocés” si intenta bloquear otra votación.

El SNP ganó 64 escaños, uno más que en las últimas elecciones, mientras que los conservadores, el partido de Boris Johnson, se mantuvieron en 31. Los laboristas bajaron dos a 22 escaños, los Verdes aumentaron dos a ocho y los liberales demócratas bajaron un escaño a cuatro. El Partido Alba de Alex Salmond no logró ganar un escaño.

Es el peor resultado de los laboristas escoceses en las elecciones al Parlamento, pero además, el mejor resultado para Los Verdes, también a favor de una separación del Reino Unido, con 8 bancas, permite que se forma una mayoría en favor de la independencia.

Johnson, con potestad para autorizar este referéndum, se opone firmemente, al considerar que tal consulta solo puede hacerse una vez por generación. En el de 2014, 55% de los electores escoceses votó por permanecer en el Reino Unido.

En una entrevista al diario británico Telegraph, el primer ministro inglés considero que “un referéndum en el contexto actual es irresponsable e imprudente”

Sin embargo, rápido de reflejos, Johnson escribió el sábado a última hora a la primera ministro de Escocia, así como al primer ministro de Gales Mark Drakeford, diciendo que necesitan mostrar “espíritu de unidad y cooperación” y concentrarse en reparar la economía. La prensa inglesa entiende al encuentro como “una cumbre para salvar la unión”

Una mayoría independentista

“Parece que no hay duda de que habrá una mayoría independentista en este Parlamento escocés”, dijo Sturgeon que será devuelta como Primera Ministra escocesa en las elecciones de Holyrood. Estos comentarios se refieren a los Verdes, que también apoyan un referéndum de autodeterminación.

En una entrevista con The Telegraph, el Primer Ministro dijo: "Creo que un referéndum en el contexto actual es irresponsable e imprudente".
En una entrevista con The Telegraph, el Primer Ministro dijo: "Creo que un referéndum en el contexto actual es irresponsable e imprudente".

De hecho, los resultados anunciados son suficientes para que el SNP gane un cuarto mandato y gobierne con los Verdes.

Refiriéndose directamente al gobierno en Londres, la líder del partido nacionalista escocés añadió que “las únicas personas que pueden decidir el futuro de Escocia son los escoceses”, dijo.

Las esperanzas del SNP de ganar una mayoría general se han desvanecido, pero el partido será el partido más grande en Holyrood y ahora disfrutará de un cuarto mandato histórico.

Los conservadores logran esquivar las denuncias y críticas

El “súper jueves” arroja algo de tranquilidad al partido de Boris Johnson. A pesar de una serie de denuncias sobre vínculos cercanos entre poder e intereses privados, Johnson consiguió mantener el avance que los conservadores lograron en las legislativas de 2019 en el denominado “muro rojo” laborista, esas zonas del norte de Inglaterra afectadas por la desindustrialización y favorables al Brexit.

Las señales del viernes por la noche sugirieron una fuerte actuación en Inglaterra para los conservadores, obteniendo una ganancia neta de siete autoridades locales y 155 escaños, mientras que el laborismo cuatro autoridades.

Además, el Partido Laborista sufrió un revés en Hartlepool que dejó al líder del partido Keir Starmer en medio de una crisis política. Starmer había prometido hacer “todo lo posible” para recuperar la confianza de los votantes.

El líder del partido Keir Starmer había prometió hacer "todo lo posible" para recuperar la confianza de los votantes. Los malos resultados inician una crisis en el partido de la oposición británica.
El líder del partido Keir Starmer había prometió hacer "todo lo posible" para recuperar la confianza de los votantes. Los malos resultados inician una crisis en el partido de la oposición británica.

Donde lograron una buena performance fue en Gales, donde donde mantienen el control del parlamento local, lo que les permite permanecer en el poder.

Otro dato destacado que se recoge de la jornada electoral, es que la laborista Joanne Anderson, de 47 años, fue elegida alcaldesa de Liverpool (norte de Inglaterra), convirtiéndose en la primera mujer negra elegida a la cabeza de una gran ciudad británica.

En Londres, el laborista Sadiq Khan, que en 2016 fue el primer musulmán en gobernar una gran capital occidental, es dado como favorito para un segundo mandato frente al conservador Shaun Bailey, aunque para los resultados finales habrá que esperar, segun las autoridades electorales.

Michael Keating, uno de los mayores expertos mundiales en los nuevos nacionalismos, se refirió claramente al desafío que enfrenta el Reino Unido: “El Brexit está fracturando la unión”. Para el profesor de la Universidad de Aberdeen: “El Brexit ha dado pie a un “neounionismo” con tintes nacionalistas”