Los birmanos volvieron a salir a las calles para manifestarse contra el golpe de Estado y la falta de respuesta de la ONU

Como ya es costumbre, miles de personas en todo el país se congregaron para expresar su rechazo a la junta militar y en favor del retorno a la democracia. Además, exigieron más compromiso al Consejo de Seguridad, que frente al veto constante de Rusia y China no logra coordinar una acción conjunta

Los manifestantes se reúnen en una calle durante una protesta contra el golpe en Yangon, Myanmar, el 5 de marzo de 2021. EFE/EPA/NYEIN CHAN NAING
Los manifestantes se reúnen en una calle durante una protesta contra el golpe en Yangon, Myanmar, el 5 de marzo de 2021. EFE/EPA/NYEIN CHAN NAING

Los birmanos volvieron a salir a las calles este sábado para protestar contra el golpe de Estado y la falta de respuesta por parte del Consejo de Seguridad de la ONU ante la represión policial, que ya ha dejado al menos 54 muertos en todo el país.

En Naipyidó, la capital, los manifestantes sostenían carteles en los que se leía “No aceptamos el golpe militar” con una imagen de armas rotas y pisaban las fotos tiradas al suelo del jefe golpista de la junta, Min Aung Hlaing.

Según el medio local Myanmar Now, las fuerzas de seguridad usaron gases lacrimógenos contra los asistentes a una protesta en Rangún, la antigua capital y la ciudad más poblada del país, mientras que también se organizaron marchas en Lashio, en el noroccidental estado de Shan.

La gente protesta por el reciente golpe militar, en Yangon, Myanmar, el 6 de febrero de 2021. A pesar del peligro, las mujeres han estado a la vanguardia del movimiento de protesta, reprendiendo a los generales que derrocaron a una líder civil. (The New York Times)
La gente protesta por el reciente golpe militar, en Yangon, Myanmar, el 6 de febrero de 2021. A pesar del peligro, las mujeres han estado a la vanguardia del movimiento de protesta, reprendiendo a los generales que derrocaron a una líder civil. (The New York Times)

Los manifestantes pacíficos se han marcado el objetivo de no permitir al Ejército controlar el país y desalojarlo del poder, mientras que en las redes sociales se ha viralizado la etiqueta #R2P, siglas de “responsabilidad de proteger”.

Este principio de las Naciones Unidas es un compromiso político global para evitar serias violaciones de los derechos humanos, como crímenes de guerra y lesa humanidad, con aplicación de medidas como sanciones.

El uso de la fuerza en este marco es prerrogativa del Consejo de Seguridad de la ONU, que el viernes se reunió en Nueva York sin tomar ninguna decisión y que ha evitado condenar el golpe militar, principalmente por el poder de veto de China y Rusia. Resulta complicado que el organismo adopte cualquier tipo de acción coordinada ya que es probable que los representantes del Kremlin y el régimen chino decidan seguir vetando las decisiones futuras.

Foto de archivo del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas en Nueva York (EE.UU.). EFE/Justin Lane
Foto de archivo del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas en Nueva York (EE.UU.). EFE/Justin Lane

La enviada especial de la ONU para Myanmar, Christine Schraner Burgener, compareció ante el Consejo y solicitó fortaleza y rapidez para “detener la violencia y restaurar las instituciones democráticas” en el país.

La diplomática, quien aseguró que hasta el momento han muerto unos 50 “inocentes y manifestantes pacíficos”, insistió en que hay informes confirmados de que muchas de estas muertes se han producido por armamento real, lo que se considera una violación de los derechos humanos.

“El uso de fuerza letal contra los manifestantes pacíficos contraviene claramente la ley internacional de los derechos humanos”, dijo la enviada, cuyo discurso escrito fue difundido por la ONU.

En este sentido, agregó que hay vídeos grabados de francotiradores militares en sus posiciones apuntando a manifestantes desarmados, así como otros en los que se muestra cómo militares y policías disparan de manera indiscriminada a grupos de personas en distintas partes del país.

Gases lacrimógeno y extintores alrededor de los manifestantes mientras se refugian detrás de los escudos en un enfrentamiento con agentes de la policía antidisturbios durante una protesta contra el golpe militar en Yangon, Myanmar, el 1 de marzo de 2021. REUTERS
Gases lacrimógeno y extintores alrededor de los manifestantes mientras se refugian detrás de los escudos en un enfrentamiento con agentes de la policía antidisturbios durante una protesta contra el golpe militar en Yangon, Myanmar, el 1 de marzo de 2021. REUTERS

Desde el golpe militar del pasado 1 de febrero, al menos 1.522 personas han sido detenidas, de las cuales 1.215 continúan bajo arresto, incluidos políticos, activistas, periodistas y monjes, según la Asociación para la Asistencia de Presos Políticos (AAPP).

Entre los detenidos se encuentra la líder depuesta Aung San Suu Kyi y varios miembros de su gabinete, quienes se encuentran en su mayoría incomunicados.

Los manifestantes exigen al Ejército, que gobernó el país con puño de hierro de manera ininterrumpida entre 1962 y 2011, que permita la vuelta a la democracia y reconozca los resultados de las elecciones del pasado noviembre, en las que arrasó la Liga Nacional para la Democracia (LND) de Suu Kyi, que ya ganó con amplia mayoría en 2015.

(Con información de EFE)

SEGUIR LEYENDO: