Un sismo de 6,3 grados sacudió la zona central de Grecia

El epicentro se situó 21 kilómetros al sur de la localidad de Elassona, a 350 km de la capital Atenas

Un sismo de intensidad 6,3, según el Servicio Geológico de Estados Unidos (USGS), fue registrado el miércoles cerca de la ciudad griega de Larissa (centro), cuyos habitantes salieron a la calle asustados por el temblor, informaron medios locales.

El terremoto se sintió en el centro y también en el norte de Grecia. Según las primeras informaciones del observatorio geodinámico de Atenas, el epicentro se situó 21 kilómetros al sur de la localidad de Elassona, cerca de Larissa, y a 350 km de Atenas.

Las autoridades locales estaban evaluando el alcance de los desperfectos causados por el temblor, que ya tuvo al menos tres réplicas de magnitud 4 de media.

Un portavoz de la Protección Civil dijo que no hay reportes sobre víctimas o daños materiales de importancia. La televisión pública griega informa de algunos deslizamientos en carreteras de la región.

Según los medios locales, los ciudadanos de Larissa y Trikala salieron a las calles.

El alcalde de Elassona, Nikos Gatsas, manifestó al medio APE - BPE que ya dio la orden evaluar cualquier daño a los edificios públicos y municipales, agregando que los estudiantes y profesores han abandonado los edificios escolares sin problemas.

“El fenómeno fue muy intenso, pero he recorrido la mitad de la ciudad y no vamos a tener mucho daño”, agregó.

El presidente de la región de Grecia central, Konstantinos Agorastós, pidió la evacuación inmediata de todos los edificios públicos y colegios como medida de precaución. El terremoto se sintió también con fuerza en Salónica, la segunda ciudad en importancia del país, situada 150 kilómetros al norte del epicentro.

Este país del sureste de Europa dispone de importantes fallas geológicas y los terremotos son frecuentes, sobre todo en el mar, y en su mayoría no causan víctimas.

El último sismo mortal en Grecia, de magnitud 7, remonta al 30 de octubre de 2020 en el mar Egeo, entre la isla griega de Samos y la ciudad turca de Esmirna.

Dos adolescentes perdieron la vida en la isla griega, mientras que, en Turquía, el terremoto dejó 114 muertos y unos 1.035 heridos.

SEGUIR LEYENDO: