Irán desafía las sanciones de Estados Unidos enviando una gran flota de petroleros a Venezuela

El buque persa Ndros arrivó al Puerto José en el país caribeño, la primera de una decena de embarcaciones con las que Teherán y Caracas intentan evitar las medidas económicas de Washington

Imagen de archivo de un petrolero iraní (AVN)
Imagen de archivo de un petrolero iraní (AVN)

La flotilla iraní más grande hasta ahora se encuentra en ruta a Venezuela. El buque iraní Ndros, el primero de la formación, llegó el domingo al puerto venezolano de José y se prepara para cargar 1,9 millones de barriles de petróleo.

El envío de la flota persa desafia las sanciones de Estados Unidos en un intento de asistir a la nación aislada en sobrellevar una escasez de combustible paralizante, según personas con conocimiento del asunto citadas por la agencia Bloomberg.

Parte de esta flotilla de unos 10 buques persas también ayudará a exportar crudo venezolano después de descargar combustible, dijeron las personas, que pidieron no ser identificadas porque la transacción no es pública.

El régimen de Nicolás Maduro está ampliando su dependencia de Irán como un aliado de último recurso después de que Rusia y China evitaran desafiar la prohibición de Estados Unidos sobre el comercio con Venezuela. La crisis de combustible del país se debe a décadas de mala administración, corrupción y subinversión en la estatal Petróleos de Venezuela desde la época del fallecido mentor y predecesor de Maduro, Hugo Chávez.

La refinería El Palito, que pertenece a PDVSA (REUTERS/Marco Bello/Archivo)
La refinería El Palito, que pertenece a PDVSA (REUTERS/Marco Bello/Archivo)

El país, que alguna vez fue uno de los principales proveedores de crudo de Estados Unidos, y se jactó de tener uno de los precios domésticos de gasolina más bajos del mundo, ahora apenas puede producir combustible.

Los últimos envíos de combustible iraníes enviados a principios de octubre en tres buques se están agotando, lo que amenaza una escasez más pronunciada en todo el país con largas filas en las estaciones de servicio.

La flota actual es aproximadamente el doble del tamaño que aquella que sorprendió por primera vez a los observadores internacionales en mayo, cruzando un mar Caribe patrullado por la Armada de los Estados Unidos, para ser recibido por el propio Maduro a su llegada.

“Estamos observando lo que está haciendo Irán y asegurándonos de que otros cargadores, aseguradores, propietarios de barcos, capitanes de barcos se den cuenta de que deben mantenerse alejados de ese comercio”, dijo en septiembre Elliott Abrams, representante especial de Estados Unidos para Irán y Venezuela.

Varias embarcaciones que transportaron combustible a Venezuela a principios de este año, incluidas Fortune y Horse, apagaron su señal satelital hace al menos diez días, según datos de seguimiento de petroleros de Bloomberg. Apagar los transpondedores es un método comúnmente utilizado por los barcos que esperan evitar ser detectados. En otros casos de ayuda iraní a Venezuela, los nombres de los barcos se pintaron y cambiaron para ocultar el registro del barco.

Foto de archivo ilustrativa de una instalación petrolera de PDVSA en Venezuela (REUTERS/Isaac Urrutia)
Foto de archivo ilustrativa de una instalación petrolera de PDVSA en Venezuela (REUTERS/Isaac Urrutia)

Además de importar combustible, Venezuela también necesita exportar suficiente petróleo crudo para liberar espacio de almacenamiento y evitar detener la producción, una tarea que se hizo más difícil por las sanciones contra el régimen de Maduro. La producción en la red de seis refinerías de Venezuela ha disminuido constantemente, y los derrames y los accidentes se han convertido en una rutina. El gobierno de Maduro ha aumentado la presión sobre la infraestructura mal mantenida para garantizar la producción para el consumo local.

Las sanciones han dificultado la importación de repuestos o la contrataciones, y el régimen de Maduro se está quedando sin efectivo.

En consecuencia, las dos naciones también están discutiendo formas para que Irán ayude a Venezuela a reacondicionar su refinería Cardón, la última planta de combustible que opera con mayor o menor regularidad, dijeron personas con conocimiento de la situación.

En 2018, las compañías petroleras chinas también buscaron ayudar a Venezuela a arreglar sus refinerías, pero perdieron interés después de una revisión de las instalaciones, dijeron personas familiarizadas con esos planes.

No está claro si los iraníes podrían lograr lo que los chinos no lograron. Las refinerías de Venezuela fueron construidas y operadas durante décadas por las grandes petroleras estadounidenses y europeas hasta su nacionalización en la década de 1970. Incluso entonces, PDVSA confió en la tecnología y las piezas de Estados Unidos para el mantenimiento y las ampliaciones. Esto significa que los iraníes deberán fabricar ciertas piezas desde cero para realizar reparaciones claves. Algunas correcciones realizadas en junio y julio aún no han tenido éxito y cuatro contratistas locales todavía están realizando reparaciones, dijo una de las personas.

Con información de Bloomberg

Seguir leyendo:

La fiscal de la Corte Penal Internacional determinó que la dictadura de Maduro cometió crímenes de lesa humanidad en Venezuela

El gobierno interino de Venezuela declaró tres días de duelo nacional por la tragedia de Güiria

Nicolás Maduro anunció que Venezuela solo mantendrá vuelos con Turquía, México y Bolivia