La foto que prueba la interferencia turca en el conflicto en Nagorno-Karabaj

Armenia ha acusado a Turquía de enviar mercenarios de Siria y Libia a los combates, una acusación confirmada y denunciada por Rusia y Francia

En esta foto de la ciudad destruida de Ganja aparecen soldados turcos
En esta foto de la ciudad destruida de Ganja aparecen soldados turcos

El Ministerio de Defensa de Azerbaiyán aseguró hoy que Ganja, una ciudad de más de 330.000 habitantes en el oeste de Azerbaiyán, fue atacada y que el aeropuerto militar de la ciudad había sido destruido. Para difundir el episodio, el asistente del presidente de azerí, Hikmet Haji, tuiteó fotos de la zona destruida. Sin embargo, en la imagen, además de los lugareños, aparecen soldados turcos.

El tuit, que prueba la interferencia turca en el conflicto, fue borrado posteriormente por el funcionario.

El tuit borrado de Hikmet Haji
El tuit borrado de Hikmet Haji


Desde que se reactivó el conflicto, Armenia ha acusado a Turquía de enviar mercenarios de Siria y Libia a los combates, una acusación confirmada y denunciada por Rusia y Francia.

Funcionarios azerbaiyanos, incluidos representantes del presidente azerbaiyano, dijeron que el ataque contra Ganja se había lanzado desde el territorio de Armenia, pero esto fue refutado.

Un edificio destruido en Ganja, Azerbaiyán (Ministerio de Defensa de Azerbaiyán via REUTERS)
Un edificio destruido en Ganja, Azerbaiyán (Ministerio de Defensa de Azerbaiyán via REUTERS)

Alrededor de las 11 de la mañana de hoy, la portavoz del Ministerio de Defensa armenio, Shushan Stepanyan, declaró que no se ehabía abrierto fuego de ningún tipo desde su territorio en dirección a Azerbaiyán. Más tarde, de hecho, el ministro de Defensa de Armenia, Davit Tonoyan, reiteró las declaraciones de Stepanayan.

Las dos partes se acusaron mutuamente de atacar áreas civiles, ya que el conflicto se amplió una semana después de que estallaran intensos combates en la disputa de décadas sobre la región étnica armenia.

En este escenario de tensión, ambos países se han resistido a los llamamientos internacionales para un alto el fuego y los enfrentamientos se han intensificado en los últimos días, con las dos partes reclamando victorias en el frente y diciendo que están causando grandes pérdidas.

Un hombre quita vidrios rotos de una ventana en Garagoyunlu, Azerbaiyán (REUTERS/Aziz Karimov)
Un hombre quita vidrios rotos de una ventana en Garagoyunlu, Azerbaiyán (REUTERS/Aziz Karimov)

Las sirenas sonaron y se escucharon explosiones a intervalos regulares en Stepanakert, donde los residentes se estaban refugiando, incluidas varias familias, en el sótano de la Catedral de la Santa Madre de Dios de la ciudad.

Refugiado con ellos, el capellán militar Gor Yurjan dijo que acababa de regresar del frente. “Estoy muy preocupado de que estén disparando contra civiles”, dijo a la AFP el joven de 28 años.

El Ministerio de Relaciones Exteriores de Armenia dijo que Stepanakert y otras ciudades habían sido atacadas, acusando a las fuerzas azerbaiyanas de atacar deliberadamente a la población civil”. Y ya hay informes de civiles muertos y heridos en Stepanakert y la histórica ciudad de Shusha.

Una tienda en llamas tras un bombardeo en Stepanakert, el 3 de octubre de 2020.  Gor Kroyan/REUTERS
Una tienda en llamas tras un bombardeo en Stepanakert, el 3 de octubre de 2020. Gor Kroyan/REUTERS

Objetivos en “grandes ciudades”

El líder de Karabaj, Arayik Harutyunyan, advirtió que ahora consideraría “instalaciones militares en las grandes ciudades de Azerbaiyán” como objetivos legítimos. “Pido a los residentes de estas ciudades que se vayan de inmediato”, dijo Harutyunyan en una publicación en Facebook.

Funcionarios azerbaiyanos afirmaron el domingo que Harutyunyan había resultado gravemente herido mientras estaba en un búnker alcanzado por un bombardeo, pero su oficina lo negó.

Además, afirmaron haber tomado el control de una serie de asentamientos en los últimos días, así como una meseta de importancia estratégica. Y Aliyev dijo en Twitter que sus fuerzas habían retomado la ciudad de Jabrayil, parte de un área fuera de Karabaj tomada por los separatistas en la década de 1990 como zona de amortiguamiento.

El presidente de Azerbaiyán Ilham Aliyev y su esposa Mehriban (President of Azerbaijan via REUTERS)
El presidente de Azerbaiyán Ilham Aliyev y su esposa Mehriban (President of Azerbaijan via REUTERS)

Las autoridades de ambos países han informado de casi 250 muertos desde que comenzaron los combates, incluidos casi 40 civiles. Y las fuerzas separatistas armenias han informado de más de 200 muertos, incluidos 51 el sábado, mientras que Azerbaiyán no ha publicado ninguna cifra sobre sus bajas militares.

Orando por la paz

En Ereván, la capital mayoritariamente cristiana de Armenia, los residentes se reunieron en las iglesias para los servicios del domingo para orar y encender velas. “Vine a pedirle a Dios la paz, para nuestro país y nuestros soldados”, dijo Aytsemik Melikyan a la AFP frente a la iglesia de Saint Sarkis.

Los participantes sostienen carteles con el hashtag "Reconocer Artsaj" durante un flash mob para apoyar a la separatista región de Nagorno-Karabaj en Ereván el 4 de octubre de 2020. (Foto por - / AFP)
Los participantes sostienen carteles con el hashtag "Reconocer Artsaj" durante un flash mob para apoyar a la separatista región de Nagorno-Karabaj en Ereván el 4 de octubre de 2020. (Foto por - / AFP)

Rusia, Estados Unidos y Francia, que copresiden un grupo de mediación que no ha logrado lograr una resolución política del conflicto, han pedido el cese inmediato de los combates.

El canciller ruso, Sergei Lavrov, expresó su preocupación por “el aumento de víctimas” entre la población civil en una llamada con su homólogo armenio el domingo.

Armenia ha dicho que está “lista para comprometerse” con los mediadores, pero Azerbaiyán, que considera a Karabaj bajo ocupación armenia, dice que las fuerzas armenias deben retirarse por completo antes de que se pueda negociar un alto el fuego.

La declaración de independencia de Karabaj de Azerbaiyán durante el colapso de la Unión Soviética provocó una guerra a principios de la década de 1990 que se cobró 30.000 vidas.

Las conversaciones para resolver el conflicto han avanzado poco desde el acuerdo de alto el fuego de 1994.

(Con información de AFP)

MÁS SOBRE ESTE TEMA:

Los paramilitares rusos de Putin no se detienen: ya intervienen en la guerra de Nagorno-Karabaj