Daniel Kerner: “Bolsonaro y López Obrador están compitiendo a ver quién sale peor de esta crisis”

El director ejecutivo para América Latina de Eurasia, una de las consultoras de riesgo político más importantes del mundo, habló con Infobae sobre los efectos que tendrá la pandemia del coronavirus en los gobiernos, las naciones y la globalización

lmindez@infobae.com
Daniel Kerner, director ejecutivo de Eurasia Group


El politólogo Daniel Kerner nació en México, se formó en Argentina y vive en Washington, DC. Como director ejecutivo para América Latina de Eurasia group, una de las principales consultoras de riesgo político del mundo, vive viajando por el continente para recabar información e alertar a sus clientes -empresarios y gobiernos- sobre lo que está pasando y puede ocurrir en cada país. Pero ahora no. Ahora está varado en su casa de la capital estadounidense como millones de personas en todo el mundo, tratando de entender este nuevo escenario mundial, cómo está afrontando esta crisis cada nación y cómo quedará el mundo tras atravesar esta pandemia histórica. Sobre estos temas conversó vía Skype con Infobae.

— ¿Qué le dice una consultora de riesgo político a sus clientes cuando ocurre un hecho inesperado que hace quemar todos los papeles y los cálculos previos? Los chinos tienen el refrán que dice que “crisis es oportunidad”. ¿Pero esta crisis puede ser una oportunidad para alguien o es solo una catástrofe para todos?

— Es un cambio muy grande en cómo está el mundo. Hoy todavía no me parece que sea una oportunidad. Y la volatilidad que vemos en los mercados, y muchas de las acciones que vemos de las empresas, muestran que el problema es que en crisis normales uno puede ver si las cosas van mal o si las cosas van bien, hoy nadie sabe del todo cuánto va a durar, cómo va a ser, y cada día parece cambiar todo. Eso paraliza mucho las decisiones y las acciones que cualquiera de las personas, inversores, empresas, puedan tomar. Y un poco así es como está hoy el mundo, incluyendo los líderes políticos. El mundo estaba en un muy mal momento para que le pasara esto. Algo que nosotros venimos viendo ya hace varios años es que el orden político internacional estaba cambiando, se estaba fragmentando, no había un liderazgo. Y básicamente lo que esto implicaba es que no había posibilidades de cooperación internacional. Y si algo ha quedado claro en esta crisis es que no ha habido cooperación. Empezó en China y no hubo cooperación para frenarlo. Hoy vemos distintos gobiernos, bancos centrales, el tema salud, el tema económico, todos tomando decisiones independientes. Y eso implica que esta crisis probablemente empeore aún más porque no están dadas las condiciones para que haya esta cooperación.

— ¿Pero no podría, por esa misma razón, generar una toma de conciencia de lo perjudicial que es la falta de cooperación y que se convierta en una oportunidad para buscar nuevos mecanismos de acción conjunta entre los países?

— Tal vez sea uno de los cambios que veamos. Pero el problema es que esto era un problema estructural. Básicamente Estados Unidos, que había sido el gran líder internacional desde la Segunda Guerra mundial, cada vez tenía menos voluntad y capacidad para actuar. Agravado porque Trump realmente no quería participar en esto, pero que iba más allá de eso, porque tampoco lo hacía China, que es la segunda economía global, camino tal vez a ser la primera. China y Estados Unidos son, y van a seguir siendo, los países más poderosos del mundo. Puede ser que haya algún replanteo de alguna manera, pero el problema estructural de ordenamiento del mundo va a seguir estando. Y probablemente lo que venga después, lo que ya iba a venir después, sea un mundo ordenado por el conflicto entre China y Estados Unidos. Y es probable que después de esta crisis ese conflicto sea aun peor. En China probablemente salga fortalecido su gobierno, aun si quedara un poco debilitado económicamente, y Estados Unidos ya veremos qué tanto. Pero creo que probablemente una de las respuestas que haya a esta crisis sea una menor inclinación hacia la globalización, mucho más escepticismo hacia ordenamientos globales, y muchas más tensiones entre Estados Unidos y China que, de alguna manera, van a impedir que haya esa cooperación.

Esta crisis probablemente empeore aún más porque no están dadas las condiciones para que haya cooperación

— Ante esta crisis que ya lleva varias semanas, los diferentes gobiernos fueron reaccionando de distintas maneras y ya ustedes manejan algunas encuestas sobre cómo es percibida en cada país la reacción de su gobierno. ¿Quiénes son los que están saliendo mejor y peor parados?

— Lo que es interesante es que si bien esta es una crisis de salud y una crisis económica, la encuestas muestran que los votantes están tomando esto como una amenaza externa, casi como una guerra. Y en ese sentido los líderes que se muestran más firmes en sus decisiones están viendo sus niveles de aprobación subir. Macron en Francia. Conte en Italia. Lo vimos con Vizcarra en Perú. Y lo que vemos en casi todos los países, incluyendo en Estados Unidos, es un fuerte apoyo a medidas muy restrictivas a medida que los votantes están asustados por su propia vida. Y aquellos que son más escépticos a reaccionar con mayor firmeza, Bolsonaro en Brasil, López Obrador en México, es probable que sean los que empiecen a perder popularidad. En Estados Unidos es interesante que uno ve que Trump venía perdiendo apoyo y en las últimas semanas, en la última semana o diez días, empezó a subir a medida que básicamente se posicionó como un presidente de guerra. En el último par de días ha empezado a dejar este rumbo. Veremos si eso no lo impacta políticamente. Ahora, a largo plazo ya no sé qué tan sostenible es una vez que los impactos económicos se empiecen a sentir. Pero al menos en el corto plazo los líderes que reaccionan más fuertemente, como Alberto Fernández en Argentina, son los que tienden a salir más fortalecidos.

En medio de la pandemia, López Obrador siguió con sus giras por el país en las que entabla contacto pesonal con sus simpatizantes. Además, instó a los mexicanos a seguir yendo a los restaurantes y fondas para no perjudicar la economía (Foto: Cuartoscuro)
En medio de la pandemia, López Obrador siguió con sus giras por el país en las que entabla contacto pesonal con sus simpatizantes. Además, instó a los mexicanos a seguir yendo a los restaurantes y fondas para no perjudicar la economía (Foto: Cuartoscuro)

— Estados Unidos tiene la particularidad de que se está convirtiendo en el foco principal de la enfermedad y al mismo tiempo atraviesa un año con un proceso electoral en marcha. ¿Qué evaluación comienzan a hacer ustedes de la influencia que pueda tener esta pandemia en el resultado electoral de noviembre?

Creo que lo más probable es que debilite aún más a Trump y hoy es probable que le haga perder la elección. Salvo que él realmente se muestre como un líder más fuerte. Hay dos cuestiones. Hablábamos antes de falta de cooperación a nivel global. Esa falta de cooperación está aún más extendida dentro de Estados Unidos. Con Trump diciendo una cosa, el Congreso diciendo otra cosa, y los líderes locales, los gobernadores, reaccionando más activamente. Trump ya venía con ciertas debilidades hacia la elección. A lo mejor un poco fortalecido porque tenía una economía muy fuerte y un liderazgo en el Partido Demócrata, sus principales opositores, que no era muy buenos. Si la crisis económica es de la magnitud que parece ser en Estados Unidos, con una muy fuerte contracción en el segundo trimestre, probablemente en el tercer trimestre, con desempleo llegando a niveles record, a lo mejor 4, 5 millones de empleos perdidos, creo que Trump va a llegar a la elección muy debilitado. Por eso está ahora tan desesperado por tratar de relanzar la economía. Ahora, volviendo al punto anterior, si Trump hace otra vez un giro, se posiciona como un líder que realmente se lo ve como que está manejando bien esta crisis y protegiendo a los americanos, algo que no está haciendo hoy todavía, creo que puede subir. Y, de hecho, como decía, subió un poquito su aprobación cuando él empezó a hacer eso. Es probable que baje ahora que está dejando de hacerlo. Entonces lo más probable es que vayamos a una elección muy peleada, donde creo que Trump no tiene una ventaja. Ahora, un riesgo importante que ya veníamos viendo desde el año pasado es que Trump fue alguien muy escéptico y que trató de debilitar mucho la credibilidad de las instituciones americanas. Y muchos de sus votantes tampoco creen en las instituciones americanas. Con lo cual creo que hay un riesgo por primera vez en la historia de Estados Unidos de que el resultado electoral sea cuestionado. Lo cual, justamente pensando ya en el impacto global de esta crisis, puede ser amplificado si hay una crisis política dentro de Estados Unidos porque los votantes de uno u otro lado están descontentos con el resultado y no creen en su legitimidad.

Es probable que esta crisis le haga perder la elección a Trump

— La crisis sorprendió a América Latina también en un muy mal momento, con problemas económicos y políticos. ¿Cómo cree que va a salir la región? ¿Los presidentes van a ser evaluados según la cantidad de muertos que haya en cada país o por alguna otra cosa?

— América Latina estaba aún peor posicionada que el resto del mundo para esto. A finales del año pasado teníamos las protestas en Chile, la economía en Argentina en muy mal estado, protestas en Bolivia, protestas en Colombia, Brasil polarizado, México estancado. Una crisis económica global, y después una crisis de salud y económica doméstica creo que van a agravar aún más esos problemas. Muchos de los problemas políticos que tenía la región tenían que ver con un enorme descontento de los votantes por la corrupción, por la mala provisión de servicios públicos, por el bajo crecimiento económico. Y creo que esas tendencias se van a agravar a medida que la situación económica se deteriore. Y además son muy pocos los gobiernos que tienen capacidad real para lanzar una política fiscal monetaria que realmente impacte en esta crisis. En Estados Unidos, el Congreso aprobó un paquete enorme de ayuda, Estados Unidos lo puede hacer. Lo puede hacer Alemania. No lo puede hacer ningún país de América Latina. Ahora, hay gobiernos, en Argentina, en Perú, tal vez en Chile, que lo están manejando un poco mejor. Y creo que eso les puede dar un respiro temporal a líderes que ya venían muy complicados. Pero a medida, si esto es una crisis larga, creo que la situación económica va a ser lo que finalmente termine afectando a estos líderes. Los dos peores que lo están manejando, y que yo creo que tienen mucho más riesgo, son Brasil y México. Dos líderes que básicamente están negando la magnitud de la crisis. López Obrador y Bolsonaro están compitiendo a ver quién sale peor, creo que Bolsonaro lleva un poco de ventaja. Pero en los dos la economía va a sufrir, las reformas que había que hacer no se van a hacer. Y creo que el descontento social va a crecer fuertemente por la combinación de sistemas de salud que no están preparados para manejar esto y economías muy vulnerables que tampoco van a poder manejar esto. Y salvo que la crisis sea corta y la recuperación sea muy rápida, algo que hoy no parece, creo que América Latina va a salir aún peor de esto y con muchas más necesidades de reformas económicas que van a ser difíciles.

A pesar de que Brasil es el país con más infectados y muertos en América Latina, Jair Bolsonaro ha minimizado la pandemia y ha llamado a reabrir los negocios y retomar las actividades con normalidad. Los gobernadores estaduales, sin embargo, han tomado medidas restrictivas más a tono con las recomendaciones de la OMS (.REUTERS/Adriano Machado)
A pesar de que Brasil es el país con más infectados y muertos en América Latina, Jair Bolsonaro ha minimizado la pandemia y ha llamado a reabrir los negocios y retomar las actividades con normalidad. Los gobernadores estaduales, sin embargo, han tomado medidas restrictivas más a tono con las recomendaciones de la OMS (.REUTERS/Adriano Machado)

— Una de las cuestiones que vienen repitiendo diversos analistas es que esta crisis de salud va a revalorizar el rol del Estado y la necesidad de tener estados fuertes. Pero esto puede significar dos cosas muy distintas: puede ser la revalorización de sistemas de salud públicos potentes como parte de un Estado de Bienestar, pero también el fortalecimiento de líderezgos autoritarios y de Estado que controlen más a la población. ¿Vamos hacia sociedades más democráticas o menos democráticas?

— Creo que vamos a sociedades tal vez más polarizadas de las que veníamos, pero con un Estado más presente. Primero, si es cierto que China parece estar ya saliendo de esta crisis el modelo chino va a salir de alguna manera revalorizado. Porque parecen ser los que mejor manejaron la crisis. Si en Estados Unidos la crisis es más pronunciada, la descoordinación estatal va a limar más aún la credibilidad de ese sistema. En cualquiera de los escenarios, la salida de esta crisis va a venir por el Estado. Tanto en Alemania, como en Estados Unidos, como en China, como en Brasil, como en Argentina, es el Estado a través de la salud, es el Estado a través de políticas contracíclicas, y es el Estado ayudando a los votantes, a los consumidores y a las empresas lo que va a salvar. El problema económico general que hay es que es una crisis de oferta, es decir las empresas no pueden producir, y de demanda, porque la gente no puede salir a comprar. La única forma de resolver es con el Estado gastando más y probablemente teniendo mayor participación en la economía. Incluso en Estados Unidos, donde realmente no hay una tradición de esto, hay un debate sobre si el Estado tiene que tener participación accionaria en aerolíneas y en otras empresas. Así que creo que vamos hacia una sociedad más polarizada. Probablemente con votantes mucho más escépticos de lo extranjero, de la globalización, lo cual es poco democrático, y con un Estado que va a ser más presente. Después, todos estos países van a tener que lidiar con los efectos de haber expandido el rol del Estado. Hoy creo que todos los políticos básicamente están pensando en cómo resolver el corto plazo.

Vamos a sociedades más polarizadas y con un Estado más presente

— Pero en el caso de China, un Estado fuerte y omnipresente también implica el control absoluto de la vida de los ciudadanos que restringe severamente las libertades individuales ¿Estamos ante la posibilidad de que este fenómeno se extienda en otras partes del mundo?

— Sí, y China es interesante, porque China, porque el Partido Comunista en China, el gobierno chino, saben bien que su legitimidad y su capacidad de tener una sociedad moderna, con bastante participación del mercado, con altos niveles de consumo y al mismo tiempo autoritaria, depende justamente de que los niveles de crecimiento económico y la calidad de vida crezcan año tras año. Si de esta crisis China sale, con un crecimiento económico más bajo que 4 o 5%, la capacidad de China de mantenerse como un gobierno estable va a ser más difícil. Y eso puede llevar a que China se vuelva aún más autoritario justamente para tratar de mantener el orden. Y si a esto le sumamos potencialmente una crisis de legitimidad en Estados Unidos, creo que justamente estos órdenes tradicionales bajo los que el mundo estaba ordenado probablemente salgan todos más desequilibrados de esta crisis.

Trump planteó en las últimas horas que quiere acelerar los tiempos de esta cuarentena y que Estados Unidos esté funcionando de nuevo para las Pascuas. ¿Es posible que haya adelantado un tema que, quizás en términos menos brutales, otros gobiernos también comiencen a pensar si es que se extienden por mucho tiempo las cuarentenas y el parate económico deriva en falta de dinero en los bolsillos, desempleo y otros problemas de salud mental y física, quizás muertes también?

— Sí, creo que sí. Se viene esa discusión por distintas cuestiones. Se viene por la cuestión económica porque, como decía, estamos finalmente con una crisis de oferta y de demanda. Con lo cual ni las empresas pueden producir ni los consumidores pueden salir a comprar en todo el mundo. Segundo, por la cuestión de estabilidad social: todos nosotros estamos de alguna manera pensando cómo vamos a hacer para seguir encerrados en nuestras casas sin salir, con nuestras familias, durante mucho tiempo. Que es algo que me parece que todavía no se está hablando tanto, pero es el tema del descontento social y estabilidad política. Y también que creo que, con el paso del tiempo, salvo situaciones como China, que son fuertemente autoritarios, va a ser cada vez más difícil, a medida que la gente esté más desesperada, lograr mantener este orden. Creo que Trump, está desesperado por la situación económica, está desesperado por sus chances de reelección, por el mercado, sabe que de alguna manera haciendo esto le echa la culpa de muchas de las restricciones y de las cuarentenas a los gobernadores, que son los que finalmente las están imponiendo. Como vimos en Inglaterra, el gobierno intentó hacer eso y frente a la amenaza de salud decidió dar marcha atrás. Pero creo que cada vez va a estar más ese debate. Si el caso chino se muestra como exitoso, puede mostrar que hay luz al final del camino, que después de dos o tres meses, estas restricciones funcionan, y eso puede ayudar a que se sostengan. Si ese no es el caso, si hay más casos en China, o si en otros países no se contiene, creo que volvemos a que la respuesta va a tener que ser del Estado. Un poco lo que hizo el Congreso en Estados Unidos: mayores beneficios de desempleo, ayudas a empresas... Pero cada vez para los países va a ser más difícil y vamos a ir a crisis económicas más fuertes. Pero es difícil para un gobierno democrático decidir levantar estas restricciones y arriesgarse a tener un problema de salud mucho mayor, que finalmente también le va a costar a los políticos ¿no? Entonces, me parece que probablemente veamos que estas restricciones se mantengan aunque será más difícil sostenerlas y la situación económica, si esto se prolonga más de dos o tres meses, se irá agravando en casi todos los países.

MÁS SOBRE ESTE TEMA:

“Brasil no puede parar”: Jair Bolsonaro promueve una campaña contra la cuarentena por el coronavirus

“Yo les digo cuándo no”: la polémica invitación de López Obrador a mantener actividades pese a coronavirus

MAS NOTICIAS