El momento de la estampida

Al menos 31 personas murieron este martes en una estampida humana registrada durante la peregrinación chiita de Ashura, en la ciudad iraquí de Kerbala, al sur de Bagdad, indicó el ministerio de Salud de Irak.

El organismo oficial precisó que también había 100 heridos (al menos 10 en grave estado) y que el saldo definitivo de víctimas podría aumentar. Cada año, centenares de miles de chiitas del mundo entero recuerdan en Kerbala el martirio del nieto del profeta Mahoma, el imán Hussein, en 680 después de Cristo.

AP
AP

Por el momento no está claro cuál fue el detonante de la estampida en esta ciudad del centro de Irak, aunque este tipo de incidentes no son exrtaños a grandes eventos masivos e islámicos. En 2015, por ejemplo, murieron entre 700 y 2.400 personas en un hecho similar ocurrido en Mina, Arabia Saudita, y durante la peregrinación a La Meca.

Desde el inicio del mes musulmán de "moharram", hace diez días, los chiitas celebran un periodo de luto. En Bagdad, Basora o Nayaf, en el sur, se organizan procesiones que alcanzan su mayor exaltación en el décimo día del mes santo, llamado Ashura, que se celebró este martes.

El ritual de Ashura se caracteriza por la autoflagelación en recuerdo del imán Hussein (Reuters)
El ritual de Ashura se caracteriza por la autoflagelación en recuerdo del imán Hussein (Reuters)

Bajo el régimen sunita de Sadam Hussein, celebraciones chiitas como la peregrinación de Ashura fueron prohibidas. Actualmente, el día es una fiesta nacional. Las peregrinaciones dejan imágenes impresionantes de hombres que se autoflagelan o se hacen heridas en el cráneo para conmemorar el martirio de Hussein, asesinado en el año 680 por el califa Yazid.

Los chiitas consideran a Hussein y sus descendientes como los herederos legítimos del profeta. Por tanto se cree que la muerte de Hussein consolidó el cisma entre chiitas y sunitas.

Musulmanes chiitas se autoflagelan en Najaf, Irak (REUTERS/Alaa Al-Marjani)
Musulmanes chiitas se autoflagelan en Najaf, Irak (REUTERS/Alaa Al-Marjani)

El resurgimiento del chiismo y la peregrinación de Ashura en Irak tras el derrocamiento de Hussein en 2003 también significó en los últimos años un acercamiento con Irán, país también de mayoría chiita y que pretende convertirse en guía de esta secta del islam, en contraposición con Arabia Saudita y sus aspiraciones con respecto a los sunitas y su control de La Meca.

Al respecto, rituales de Ashura se celebraban en distintos países que albergan importantes comunidades chiitas además de Irak e Irán, como Líbano, Pakistán, India, Bahrein y Yemen, entre otros.

Con información de AFP, EFE y AP

MÁS SOBRE ESTE TEMA: