Dana Vulin, de 31 años, de Perth, ha sido sometida a más de 200 procedimientos quirúrgicos desde que fue prendida fuego en febrero de 2012 por Natalie Dimitrovska, una mujer celosa que la acusaba de tener una aventura con su marido.

Dana estaba en su casa la noche en que Dimitrovska la visitó, acompañada por un cómplice, Daniel Stone. Dimitrovska exigió saber dónde estaba su marido, pensando erróneamente que Dana y él tenían un amorío. Cuando intentó explicarle que todo se trataba de un error, Dimitrovska tomó una botella de alcohol, la roció y la prendió fuego.

"Me roció en la cara, en los brazos, el pecho… toda, de la cintura para arriba", recuerda Dana en su libro. "En un instante, todo era fuego", agrega de aquella fatídica noche.

"El dolor era insoportable, pero pude oír a Natalie y Daniel escapar por la puerta", escribió Dana en su libro. "Se estaban riendo de mí mientras me quemaban viva. Cuando me levanté, las llamas eran cada vez más grandes… logré llegar al fregadero y alcanzar el agua", reveló en su libro.

Mientras que su atacante, Natalie Dimitrovska, fue sentenciada a 17 años de prisión, Dana fue sometida a más de 200 cirugías. Había sufrido quemaduras de tercer grado en dos tercios de su cuerpo. Durante dos años y medio debió llevar una máscara para que sus horribles quemaduras sanaran.

Pasó un año y medio en el hospital hasta que finalmente logró volver a su casa. Nadie pensó que podría recuperarse, ni física ni psicológicamente. Sin embargo, lo logró.

"Siento que gané una medalla de oro en las olimpíadas", dice con orgullo.

LEA MÁS: