Día del niño: abuso sexual en niños aumentó cerca de 40% de 2020 a 2021, así fue destruida la vida a Ana y su familia

Durante la pandemia el confinamiento agravó la situación de los menores de edad en círculos cercanos que es donde son agredidos por vecinos y hasta por familiares

Compartir
Compartir articulo
(Foto: Archivo)
(Foto: Archivo)

Ana (nombre ficticio) tiene 12 años, hace dos años su vida como la conocía se arruinó debido al abuso sexual del cual fue objeto por un familiar lejano, esposo de su sobrina, con quien la dejaba encargada mientras iba a trabajar ya que por la pandemia las escuelas fueron cerradas. El horror es que como Ana miles de niños también fueron abusados y lo terrible es que lejos de disminuir, ha aumentado la incidencia un 40% desde entonces.

Al ser cabeza de familia la madre de Ana tenía que trabajar, ya que el padre nunca se hizo cargo, los primeros años la abuela de la pequeña la cuidaba sin embargo falleció cuando la pequeña tenía 9 años.

La madre de Ana ahora se ha visto en la necesidad de pedir unos pesos en camiones, incluso en el metro de la Ciudad de México, donde ocasionalmente viaja desde Tecámac por trámites de atención psicológica para su hija que se encuentra devastada emocional y psicológicamente.

“¿Otra vez tú? Yo ya te he visto, no mientas, no te voy a dar ni un peso” le gritó una joven de alrededor de 20 años a la madre de Ana en en la sección de mujeres del vagón, tras haber explicado su situación y mostrado los papeles de atención de su hija que llevaba en la mano, incluso los documentos legales del juicio.

Madre mexicana describe el abuso sexual del que fue objeto su hija menor de edad y la dificíl situación psicológica que enfrenta

Sin embargo la joven no le creyó y se negó a ver los documentos pese a las súplicas de la mujer que llorando explicaba que a veces no tenía ni para alimentar a su hija o pagar la renta. La sororidad tan pregonada en estos días no se mostró en esta ocasión.

La madre de Ana detalló a Infobae México el largo y tortuoso camino psicológico y hasta económico que han llevado desde el fatídico momento en que abusaron de su pequeña:

“Ya no puedo trabajar normal, no puedo ni quiero dejarla sola, aunque a veces tengo que hacerlo, somos ella y yo nada más, rento, no tengo los recursos económicos, no me gusta pedir pero a veces tengo que hacerlo para llevarle algo a mi hija. Trabajo de todo, vendo pastes, cosas por catálogo, todo para no despegarme de mi niña, no puedo dejarla sola de nuevo”, dijo la madre de Ana con cierto remordimiento de haberla dejado vulnerable, sin embargo el único culpable fue el abusador sexual que nunca debió atacar a la menor.

Además la situación económica se precariza aún más ya que al ser madre soltera no puede trabajar de tiempo completo porque tiene que llevarla al psicólogo, las audiencia del caso y no dejarla sola tras el evento traumático que vivió la niña

Abuso infantil aumentó cerca de 40%

Las cifras de la problemática son brutales: 89.9% de los casos de violencia sexual que tuvieron lugar en 2020 contra personas de 0 a 17 años en el país, el agresor era un hombre (6,899 casos), mientras que el número de víctimas de violencia sexual entre 0 y 17 años aumentó de 5,497 casos en 2020 a 7,676 casos en 2021; un aumento de 39.6%, según información de Salud, Lesiones y Causas de Violencia, 2020-2021.

La mayor parte de los casos de las agresiones sexuales que se reportan en contra de niñas y mujeres adolescentes suceden en el hogar. Así lo evidencia el 75.9% de los casos registrados a nivel nacional en 2020 que tuvieron lugar en una vivienda.

La mujer teme que el agresor pueda salir libre o tenga una pena mínima, además de que ha recibido agresiones y amenazas por parte de la familia del agresor

Muchos niños temen denunciar

¿Cómo un niño, niña o adolescente va a poder denunciar estos casos? Cuando muchas veces desconoce, incluso, que está siendo víctima de un delito o que está en situación de amenaza. Una muestra de esta situación la ofrece también la Encuesta Nacional de Victimización y Percepción sobre Seguridad Pública (ENVIPE), la cual señala que al menos 600 mil de los delitos sexuales que ocurren anualmente no son denunciados. Lo anterior es un duro recordatorio del porqué la prescripción a este tipo de delitos contra las infancias aumentaría las barreras existentes, al dejar en estado de desprotección jurídica a las víctimas y privarlas de su derecho de acceso a la justicia.

Las niñas, niños y adolescentes que fueron atendidas en hospitales de México por esta grave violación a sus derechos durante 2020 presentaron como consecuencias malestar emocional (45.5% de las mujeres y 48.3% de los hombres), embarazo (14.8% de las mujeres), trastorno del estado de ánimo (12.3% de las mujeres y 15.3% de los hombres), ansiedad / estrés postraumático (6.5% de las mujeres y 7.9% de los hombres), depresión (2.6% de las mujeres y 0.7% de los hombres), laceración / abrasión (1.6% de las mujeres y 2.4% de los hombres), infección de transmisión sexual (1.3% de las mujeres y 4.3% de los hombres), contusión/magullamiento (1.2% de las mujeres y 2.2% de los hombres), heridas (0.6% de las mujeres y 2.6% de los hombres) y trastornos psiquiátricos (0.4% de las mujeres y 1% de los hombres).

Tania Ramírez Hernández, Directora Ejecutiva Red por los Derechos de la Infancia en México la Red por los Derechos de la Infancia en México (Redim), ha señalado la importancia de exigir políticas públicas funcionales para acabar el problema, como pedir a la Primera Sala de la Suprema Corte de Justicia de la Nación que declare imprescriptible el ejercicio de la acción penal respecto del delito de abuso sexual, cometido en contra de niñas, niños y adolescentes en el país.

SEGUIR LEYENDO: