“Don Carlos” del CJNG cayó con armamento y fentanilo en Puerto Vallarta

El jefe de plaza en la entidad fue detenido el pasado 20 de enero en un fuerte operativo desplegado por la Marina

"Don Carlos" del CJNG fue asegurado con drogas y armas largas en Puerto Vallarta (Foto: Sedena)
"Don Carlos" del CJNG fue asegurado con drogas y armas largas en Puerto Vallarta (Foto: Sedena)

Tras la detención de Carlos “N”, alias Don Carlos, realizada por elementos del Ejército en Puerto Vallarta, Jalisco, las autoridades mexicanas oficializaron su arresto mediante un comunicado, en el cual también informaron sobre las mercancías ilícitas que se le aseguraron.

Según lo informado por la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena), Don Carlos, supuesto jefe del Cártel Jalisco Nueva Generación (CJNG), fue detenido en una de las zonas más exclusivas de la entidad con un kilogramo de una sustancia con características similares a la metanfetamina, 2500 pastillas de posible fentanilo, un arma larga calibre 5.56 mm., con un aditamento lanzagranadas calibre 40 mm., tres cargadores para cartuchos de diversas armas y un vehículo.

“La Secretaría de la Defensa Nacional, hace del conocimiento que elementos del Ejército Mexicano, en apoyo a la Fiscalía General de la República (F.G.R.) y Guardia Nacional (G.N.), [...] a partir del 10 de enero de 2022 se han realizado diversas acciones para debilitar al grupo delictivo que opera en el estado de Jalisco y entre ellas, el 20 de enero del presente año se detuvo a Carlos “N”, presunto jefe regional de un grupo delincuencial”, se leyó en el comunicado.

De acuerdo con lo informado por la Sedena, con la puesta a disposición del detenido se busca dar “un golpe significativo” a la estructura del CJNG:

Al detenido se le aseguró un vehículo de lujo de la marca BMW (Foto: Archivo)
Al detenido se le aseguró un vehículo de lujo de la marca BMW (Foto: Archivo)

“Ante el actuar de grupos delincuenciales en algunas entidades del país y la problemática de índices altos de violencia en esa entidad federativa, el Estado mexicano responde de manera contundente, con el refuerzo del despliegue de seguridad, a través de patrullamientos, reconocimientos, proximidad social y puestos de seguridad”.

Asimismo, la Sedena aseguró que el operativo fue realizado con estricto respeto a los derechos humanos, pues no se registró ningún disparo, además de que las fuerzas de seguridad nacionales no realizaron hechos violentos.

Según las investigaciones realizadas por autoridades federales, Don Carlos estaba al servicio del líder del CJNG, Nemesio Oseguera Cervántes, El Mencho, pues se encargaba de proveer armas y vehículos a la organización en Puerto Vallarta, ciudad considerada como el centro operaciones de la organización criminal.

El presunto narcotraficante fue detenido el pasado 20 de enero, durante un operativo en el cual se desplegaron elementos de la FGR y del Ejército Mexicano; el cual comenzó alrededor de las cuatro de la mañana de aquél día y concluyó después del medio día.

Para las acciones se utilizaron una gran cantidad de vehículos de ambas corporaciones de seguridad, helicópteros artillados de la Sedena y cientos de elementos de seguridad, quienes aseguraron varios kilómetros a la redonda para evitar que la situación se saliera de control.

El operativo empezó en las primeras horas de la madrugada del 20 de enero (Foto: Archivo)
El operativo empezó en las primeras horas de la madrugada del 20 de enero (Foto: Archivo)

La lujosa residencia de Don Carlos se ubicaba en la calle de Gaviota, esquina con Pelícano en el fraccionamiento Marina Vallarta, lugar en el cual, según reportes de medios locales, se reportó la presencia de 150 efectivos del evento, quienes rodearon la casa del presunto narcotraficante.

Vecinos de la zona reportaron lo sucedido a través de sus redes sociales: “Parece zona de guerra... y más aquí en la marina... helicópteros revoloteando desde las 3 am y ya estacionados adentro del campo de golf, militares desde la ballena de la marina hasta el aeropuerto. Policía local y estatal”, escribió un usuario de Twitter.

Debido a la importancia que el detenido tenía al interior de la organización criminal, y las posibles repercusiones que podrían enfrentar las fuerzas de seguridad, la Sedena se reservó toda la información de lo sucedido hasta el 22 de enero, dos días después de lo ocurrido.

SEGUIR LEYENDO:

TE PUEDE INTERESAR