Revolución Mexicana: encuentran armamento de la época escondido en un cerro de Tamaulipas

Un hombre que caminaba por un cerro de Tamaulipas, se adentró a una cueva, y encontró cartuchos y una espada, que según la ATAC eran utilizados en la Revolución

Municiones y una espada fueron encontradas en la cueva de un cerro. Foto: Facebook ATAC
Municiones y una espada fueron encontradas en la cueva de un cerro. Foto: Facebook ATAC

Durante la Revolución Mexicana, que comenzó en 1910 con la intensión de quitar del poder a quien fungía como presidente en ese entonces, que era Don Porfirio Díaz, y quien llevaba más de 30 años en el cargo, se usaron armas de diferentes calibres.

Durante esta guerra vivida en México, el armamento provenía de diferentes países, como Francia, Inglaterra y Estados Unidos. También, para el ejército, se adquirieron un gran número de revolvers Smith & Wesson, así como revólveres belgas Pieper M1893 de 8mm., Colt M1878 y Remington 1875.

En fechas recientes se dio a conocer un descubrimiento magnífico, pues en una cueva de un cerro ubicado en el estado de Tamaulipas, un hombre encontró armas usadas durante la Revolución Mexicana. Fue la Asociación Tamaulipeca de Antigüedades y Coleccionistas (ATAC) quien compartió, por medio de sus redes sociales, el hallazgo, por parte de un hombre que se encontraba caminando en un cerro, en el ejido de El Huizachal, localizado en Ciudad Victoria.

De acuerdo con la publicación de la ATAC, las armas encontradas fueron una espada y cartuchos, las cuales se encontraban escondidas en la cueva, entre los arbustos del cerro. La Asociación informó que la persona que encontró las armas usadas durante la Revolución, fue identificada como J. Bocanegra, quien supuestamente acostumbra caminar por los cerros y montañas de la zona. Sin embargo, en una de sus recientes caminatas, se encontró con una cueva a la que entró y observó que entre la tierra se encontraba una especie de espada, así como numerosos cartuchos usados y desgastados por el largo tiempo que estuvieron ahí.

Al adentrarse en ella, se llevó la gran sorpresa de encontrarse con una funda de lo que parece ser una espada antigua y gran cantidad de cartuchos dentro y fuera de ella. El hallazgo fue capturado en imágenes, las cuales fueron compartidas dentro de la misma publicación, y en ellas se ven las balas que son de gran tamaño y un grosor significativo. Sin embargo, su estado no es tan bueno, pues están descuidadas y desgastadas.

Al analizar las fotografías sobre las armas usadas, la Asociación Tamaulipeca de Antigüedades y Coleccionistas explicó que se trata de armamento que se utilizaba durante la Revolución Mexicana.

“Nos mandó estas imágenes las cuales capturó al momento del hallazgo para mostrar la veracidad de las mismas, sin duda por la antigüedad y desgaste que muestran todo indica que fue armamento que se utilizaba en la Revolución Mexicana”, aseguró la ATAC.

Por otro lado, la Asociación explicó que esto es posible, pues la Sierra Madre Oriental era una zona que se utilizaba de manera frecuente como escondite para los guerrilleros y ciudadanos, pues en esta guardaban sus armamentos, dinero, joyas o alimentos durante la Revolución Mexicana. Las armas encontradas serán conservadas para que sean expuestas en un museo comunitario que pretende construirse en el mismo ejido de Tamaulipas.

Los cartuchos encontrados no estaban en buenas condiciones por el tiempo que llevabas ahí.
Los cartuchos encontrados no estaban en buenas condiciones por el tiempo que llevabas ahí.

El tesoro de Villa

Pancho Villa fue uno de los personajes principales de Revolución. Su nombre real era José Doroteo Arango Arámbula, y estuvo a cargo de un ejército conocido como la División del Norte. Un dato curioso de este personaje, es un famoso “tesoro”, que supuestamente fue enterrando en diversos lugares, principalmente, en su natal estado de Durango, Chihuahua y Coahuila. Esta es una de las leyendas que se entretejen alrededor de la figura del Caudillo del Norte.

Dicha leyenda no es del todo infundada, pues se sabe que Villa era asiduo a esconder armas y dinero en los lugares más recónditos de los estados mencionados. El propósito de hacer estos escondites de dinero y armas, era que, ante cualquier contratiempo, el revolucionario siempre podía recurrir a alguno de sus “guardaditos” para re abastecerse y continuar con la batalla. Se cuenta que, por su profundo conocimiento de la zona, era de los pocos que podía dar nuevamente en el lugar donde se escondían el dinero y las armas.

Sin embargo, también se cuenta que los tesoros enterrados que se dan durante esta época, no provienen todos de Villa, pues fue otro fenómeno simultaneo de la Revolución el que también los provocó. Y es que las familias adineradas de la época, en su afán de huir de los saqueos realizados por los revolucionarios, también escondían sus pertenencias de mayor valor en sitios insospechados, como enterrados bajo la tierra, en el fondo de pozos de agua, letrinas, en los muros de las haciendas, sótanos, pasadizos subterráneos, barrancas, cuevas, etc.

SEGUIR LEYENDO:

TE PUEDE INTERESAR