2021 cierra sin esclarecer las desapariciones de ambientalistas

En este año se han dado 28 asesinatos contra defensores ambientales y líderes indígenas a esto se le suman las desapariciones que no han sido esclarecidas

Compartir
Compartir articulo
Finaliza el año sin novedades en las investigaciones de dos ambientalistas desaparecidos. (Foto: Especial)
Finaliza el año sin novedades en las investigaciones de dos ambientalistas desaparecidos. (Foto: Especial)

México es uno de los países más peligrosos para ser defensor del ambiente, puesto que se ubica en el segundo territorio con más crímenes hacia activistas y a escala global, entre 2019 y 2020 sumaron 33 asesinatos, de acuerdo con el Informe sobre la situación de las personas defensoras de los derechos humanos ambientales en México 2020 del Centro Mexicano de Derecho Ambiental (Cemda)

El 2021 cierra con una cifra de 28 ambientalistas asesinados en México. Aunado a ello hay dos desapariciones sin resolver: la de la ambientalista Irma Galindo Barrios y la de Vicente Suastegui.

Vicente Suástegui

El activista medioambiental, integrante del Consejo de Ejidos y Comunidades Opositores a la Presa La Parota (Cecop), fue secuestrado por hombres armados el 5 de agosto de este año (Foto: Twitter/@Tlachinollan)
El activista medioambiental, integrante del Consejo de Ejidos y Comunidades Opositores a la Presa La Parota (Cecop), fue secuestrado por hombres armados el 5 de agosto de este año (Foto: Twitter/@Tlachinollan)

El activista medioambiental, integrante del Consejo de Ejidos y Comunidades Opositores a la Presa La Parota (Cecop), fue secuestrado por hombres armados el 5 de agosto de este año, en Renacimiento de Acapulco, Guerrero. Para este 31 de diciembre ya suman poco más de cuatro meses de su desaparición y el hecho aún no ha sido esclarecido como tampoco hay indicios de su paradero.

Cabe señalar que Vicente Suástegui fue uno de los dirigentes del Consejo de Ejidos que surgió luego de que en 2002 se corriera el rumor de que la Comisión Federal de Electricidad (CFE) tenía la intención de iniciar el Proyecto Hidroeléctrico Presa La Parota. Lo que genero el rechazo de los habitantes de la zona puesto que implicaba el despojo de su territorio y del agua.

Desde entonces, y luego de ser apresado por ser presuntamente responsable de un robo, el ambientalista recibió múltiples amenazas y hostigamiento, que lo llevaron a mudarse de su hogar y dedicarse a ser taxista en Guerrero, sin embargo, finalmente en agosto de este año, a manos de hombres armados, desapareció.

Dos de los sospechosos del caso fueron detenidos en octubre de este año: Juan Carlos “N”, alias El Brillo, y Felipe “N”, La Yegua. Sin embargo en el caso no son los únicos señalados, también existen ordenes de aprehensión para el expolicía ministerial, Baltasar Cardona Clavel, y un comandante de la UPOEG (Unión de Pueblos y Organizaciones Estatales de Guerrero), Pedro Santos Pinos, a esta lista se le suman Jorge Eduardo García Ramírez, El Junior y José Luis Carrera Vázquez, alias El Galleta.

En una conferencia de prensa realizada en octubre de este año, el hermano del activista, Marco Antonio declaró que el suceso no era aislado “es debido a las actividades que realiza en las últimas dos décadas, defendiendo bienes naturales”. En dicha conferencia se encontraban organizaciones de Derechos Humanos como Tlachinollan, Fundar o la Red TDT Todos los Derechos para Todos.

Existen las sospechas por parte de los investigadores de la organización, de que integrantes de la delincuencia lo capturaron para entregarlo al comandante de la UPOEG cuya captura se ha solicitado. Sin embargo las investigaciones no han concluido nada.

Irma Galindo Barrios

El 23 de octubre la comunidad en la que vivía Irma fue atacada por un grupo de personas armadas. (Foto: Especial)
El 23 de octubre la comunidad en la que vivía Irma fue atacada por un grupo de personas armadas. (Foto: Especial)

El 29 de octubre de este año, Irma tenía cita con el Mecanismo de Protección de Derechos Humanos y Periodista, sin embargo la ambientalista nunca acudió. Desapareció dos días antes, el 27 de octubre del 2021 en la Ciudad de México. Ya suman dos meses desde lo ocurrido y la defensora del territorio y guardabosques Ñu Saavi(mixteca) de la región de San Esteban Atatlahuaca, Oaxaca, aún no aparece.

La historia de Irma Galindo Barrios se remonta desde años atrás, desde el 2017 cuando comenzó a enfrentar la tala indebida y clandestina del bosque de San Esteban Atlatahuca. La defensora del territorio denunció en múltiples ocasiones que autoridades municipales, aserraderos y hasta gente de la propia comunidad participa del negocio de la tala.

Sin embargo sus denuncias solo quedaban en el papel: ella aseguró múltiples veces en entrevistas que luego de realizar las denuncias las cosas no cambiaban. Incluso empeoraban para ella, puesto que en 2019 tuvo que salir del país para refugiarse luego de que quemaran su casa y la amenazaran de muerte.

Además el 23 de octubre la comunidad fue atacada por un grupo de personas armadas. Lo cual resultó en cuatro personas desaparecidas, más de 100 casas calcinadas y decenas de personas desplazadas.

A finales de noviembre del 2021, la Oficina en México del Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Derechos Humanos (ONU-DH) hizo un llamado a las autoridades mexicanas para localizar a la defensora ambientalista mixteca.

El 9 de diciembre, el presidente municipal de Atatlahuca, Rogelio Bautista, afirmó en una conferencia de prensa “Yo sé que la señora no está desaparecida, se hace para ganarle el asunto que hay entre los dos grupos”.

Hoy los árboles que protegía Irma continúan indefensos, pues aún no se han encontrado pistas o indicios que señalen su paradero.

SEGUIR LEYENDO: