“Hay que tomar cartas en el asunto”: Ana Guevara cuestionó a boxeadoras que evidenciaron al equipo de Sóftbol

A pesar de ello, la titular de la Conade se reservó de expresar un juicio ante la controversial situación que derivó en una lluvia de críticas hacia el equipo de sóftbol.

(Foto: EFE/Mario Guzmán/Archivo)
(Foto: EFE/Mario Guzmán/Archivo)

La titular de la Comisión Nacional del Deporte (Conade), Ana Guevara, expresó su inconformidad hacia las boxeadoras mexicanas que compartieron las controversiales fotografías de los uniformes de sóftbol abandonados en la Villa Olímpica de Tokio 2020.

Sin embargo, Guevara se limitó a emitir un juicio respecto a la situación que desencadenó una serie de comentarios negativos en contra de las jugadoras de sóftbol olímpicas.

Los deportistas no tienen conocimiento de hasta cuánto puedes decir o utilizar las redes para comunicarte, y ahora en nuestro país tenemos un sentimentalismo profundo por lo que vale el uniforme olímpico, pero en Estados Unidos donde reciben cantidad de equipo se vuelve utilitario, y no estoy justificando, pero no quiero hacer un juicio de valoración de quién tiene la culpa pero hay que tomar cartas en el asunto”, mencionó.

Por esta razón, señaló que las deportistas, Brianda Cruz y Esmeralda Falcón, no habrían sido notificadas del comportamiento en la Villa Olímpica en la que, relató, suele haber un reglamento de conducta en el que se especifica “hasta donde está permisible el uso de las redes”.

“En lo que me tocó a mi vivir, hubo un reglamento de conducta en torno al uso de los aros olímpicos; en torno al comportamiento dentro de la Villa o al uso de uniforme, y de quienes tengan patrocinio, y hasta donde está permisible el uso de las redes y lo que todo esto desencadena, como fotos y comentarios y mal uso de este tipo de situaciones, y creo que es importante restablecer de quién lleva la responsabilidad y todo aquello que no se informa o que se desconoce y que por eso pasan ese tipo de situaciones, donde lamentablemente el escrutinio público se volvió severo ante una situación como esta, pero las personas que están responsables del equipo debieron prever esto”, dijo la ex medallista olímpica.

(Captura de Pantalla/Twitter@BriandaTamara)
(Captura de Pantalla/Twitter@BriandaTamara)

Durante la madrugada del pasado 29 de julio, Brianda Tamara, boxeadora olímpica, denunció al equipo de softbol de México de tirar el uniforme que utilizaron en la competencia a la basura.

A través de redes sociales, la pugilista demostró su indignación y resaltó la importancia que tiene portar esos colores durante una competencia de éste calibre.

“Este uniforme representa años de esfuerzos, sacrificios y lágrimas. Todos los deportistas mexicanos anhelamos portarlo dignamente, y hoy tristemente el equipo mexicano de softbol lo dejó todo en la basura de las villas olímpicas”, escribió Tamara en su cuenta oficial de Twitter.

La publicación de Brianda no pasó desapercibida y los usuarios de Twitter hicieron ver su enojo por la supuesta acción del equipo de softbol de México.

“En caso de ser cierto es gravísimo”, “se me cayeron unas ídolas”, “me parece que el Comité Olímpico deberá tomar cartas en el asunto” y “ya ni mi desvelada apoyándolas”, fueron algunos de los comentarios que se pudieron leer en la red social de Twitter.

(Foto: EFE/EPA/FRANCK ROBICHON)
(Foto: EFE/EPA/FRANCK ROBICHON)

Fue así que para el 31 de julio, a través de una cuenta no verificada en Twitter, la Federación Mexicana de Softbol declaró que, si lo consideran necesario, los responsables podrían sufrir sanciones o incluso tener prohibido jugar en nombre de México.

Desde la Federación se mandó un comunicado en el que se reconocía la situación y donde además de disculparse por lo ocurrido la institución se comprometía a resolver el problema y aplicar castigos de ser necesario.

Estamos igualmente indignados con la(s) jugadora(s) y se realizará una investigación a fondo para encontrar a la(s) responsables de estos actos aplicando las debidas sanciones y dejen de representar a esta federación”, mencionaron.

Cabe resaltar que al inicio de la polémica, la federación de softbol intentó excusarlas diciendo que era una cuestión de peso y equipaje, argumentando que tuvieron que decidir entre regresar con su equipo de juego o sus uniformes, pero conforme pasaron los días la opinión pública los ha obligado a pedir perdón.

SEGUIR LEYENDO: