El Ángel de la Independencia: la historia del monumento más emblemático de la Ciudad de México

El monumento comenzó a construirse en 1902 pero se inauguró en 1910, en conmemoración del centenario de la Independencia de México

El ángel de la Independencia es uno de los monumentos más emblemáticos de la Ciudad de México. REUTERS/Edgard Garrido
El ángel de la Independencia es uno de los monumentos más emblemáticos de la Ciudad de México. REUTERS/Edgard Garrido

La Ciudad de México tiene muchas atracciones y monumentos históricos que son emblemáticos y un referente cultural. Muchas de las grandes avenidas que dibujan los caminos de la capital tienen un sin fin de historias y han sido testigos de algunos de los eventos históricos más importantes de México.

Paseo de la Reforma es una de esas importantes avenidas que durante décadas ha ido evolucionando, al ritmo que lo ha hecho la capital mexicana. Fue mandada hacer por el emperador Maximiliano de Habsburgo, desde la década de 1860. En esta importante y emblemática avenida hay algunos de los monumentos más importantes de México. Uno de ellos es el Ángel de la Independencia. Este se podría decir, es el monumento más representativo de la capital de México.

Pero en realidad, muy pocas personas conocen la historia que hay detrás de este.

La historia del Ángel, como popularmente se le conoce, se remonta a los tiempos porfirianos, pues se inauguró en 1910, cuando el expresidente Porfirio Díaz aún era mandatario del país, y se encontraba en sus últimos meses como presidente.

Antes de su inauguración, los cimientos y la construcción del monumento llevó varios años. En sí, comenzó a construirse a inicios del siglo XX, en 1902. El 2 de enero de ese año se puso la primera piedra. En aquella ocasión, también se situó dentro de ella un cofre con el acta de Independencia de México, acompañado de una serie de monedas de la época.

Se encuentra en la emblemática avenida Paseo de la Reforma. (Photo by PEDRO PARDO / AFP)
Se encuentra en la emblemática avenida Paseo de la Reforma. (Photo by PEDRO PARDO / AFP)

La obra fue encargada a un célebre arquitecto mexicano de aquellos tiempos, llamado Antonio Rivas Mercado, mientras que las esculturas y bajo relieve fueron diseñados por Enrique Alciati, otro arquitecto destacado de la época, pero de origen italiano.

El monumento tuvo un costo total de 2 millones 150 mil pesos de la época.

Fue el 16 de septiembre de 1910 cuando por fin se inauguró la célebre obra por Porfirio Díaz, la cual se hizo con la intención de conmemorar el centenario de la Independencia de México.

El diseño de la Columna de la Independencia estuvo inspirada en la Columna de Trajano en Roma y la Columna de la Victoria en Berlín. Incluyendo el Ángel, mide 45 metros. Éste último, también conocido como la Victoria Alada, es una escultura de bronce con recubrimiento de oro que mide 6.7 metros y pesa alrededor de 7 toneladas. En su mano derecha sostiene una corona de laurel en actitud de colocarla sobre la cabeza de los héroes, mientras que en su mano izquierda sostiene una cadena rota de tres eslabones. Esta simboliza el final de los tres siglos del dominio español.

Justo debajo de la Victoria Alada, en la columna, hay una caseta que da acceso a una pequeña terraza que sirve como mirador. La columna está estructurada en acero, y es de tipo tritóstila. Además, está recubierta con piezas labradas de chiluca y fue decorada con figuras de palmas, guirnaldas y dos anillos que llevan los nombres de Agustín de Iturbide, Juan Aldama, Ignacio Allende, López Rayón, Hermenegildo Galeana, Mariano Matamoros, Guadalupe Victoria y Manuel Mier y Terán.

El Ángel de la Independencia ha resultado con daños en los sismos más fuertes en Ciudad de México. (Foto: Cuartoscuro)
El Ángel de la Independencia ha resultado con daños en los sismos más fuertes en Ciudad de México. (Foto: Cuartoscuro)

En el pedestal, del lado oriente del lugar, se encuentra un grupo escultórico conocido como “Apoteosis del Padre de la Patria”, el cual está compuesto por tres figuras: el cura Miguel Hidalgo sosteniendo la bandera mexicana, la musa de la Historia sentada con un libro y una pluma y la Patria figura que ofrece a Hidalgo una corona de laurel. En las esquinas del pedestal están las esculturas de otros héroes de la Independencia: José María Morelos y Pavón, Francisco Xavier Mina, Nicolás Bravo y Vicente Guerrero.

Los extremos del pedestal fueron adornados con las figuras que corresponden a la Paz, la Guerra, la Justicia y la Ley. Bajo las cuatro estatuas se encuentran sus nombres, y a los lados, los nombres de 24 personajes de la Independencia de México, divididos en ocho categorías: los precursores, los consumadores, los caudillos, los guerrilleros, los escritores, los congresistas, las heroínas y los conspiradores.

Al interior del destacado monumento se encuentra la zona de urnas, en las cuales descansan los restos de algunos de los héroes de Independencia. En 1925, los restos de Miguel Hidalgo y Costilla, Ignacio Allende, Juan Aldama, José Mariano Jiménez, José María Morelos y Pavón, Pedro Moreno, Víctor Rosales, Francisco Xavier Mina, Guadalupe Victoria, Vicente Guerrero, Andrés Quintana Roo, Leona Vicario, Nicolás Bravo y Mariano Matamoros fueron trasladados de la Catedral Metropolitana de la Ciudad de México al Ángel de la Independencia y otros restos fueron traídos desde sus lugares de entierro para ser depositados en urnas al interior del monumento. Los restos de la única mujer que están en el monumento son los de Leona Vicario.

Cabe destacar que El ángel de la Independencia ha sobrevivido a algunos fenómenos naturales que han azotado a la ciudad. En 1957, durante un sismo que afectó a la capital, la escultura de la Victoria Alada cayó del pedestal y quedó destrozada. Debido a esto, fue reemplazada por una nueva. La cara de la escultura original se puede apreciar en el Archivo Histórico de la Ciudad de México.

Actualmente se encuentra cerrado al público, pues está siendo restaurado por daños que sufrió durante protestas sociales. Foto: Cuartoscuro
Actualmente se encuentra cerrado al público, pues está siendo restaurado por daños que sufrió durante protestas sociales. Foto: Cuartoscuro

Además, también fue testigo de los sismos de 1985 y 2017, de los cuales resultó dañada la estructura de la columna, por lo que tuvo que ser restaurada. El 30 de mayo de 2010, con motivo de las fiestas del Bicentenario de la Independencia Mexicana se retiraron las urnas con los restos de los héroes para restaurarlos, ponerlos en exhibición y rendirles honores durante 2010 y 2011.

Actualmente el Ángel de la Independencia está cerrado al público por daños que ha sufrido debido a protestas sociales que se han suscitado en la Ciudad de México.

SEGUIR LEYENDO: