Los Cabos del Cártel Jalisco Nueva Generación: los rostros detrás de la violencia en el norte del país

Cuatro operadores del Mencho han sido señalados por la justicia de EEUU como objetivos de primer orden

Los Cabos  señalados por el gobierno de Estados Unidos (Foto: Especial)
Los Cabos señalados por el gobierno de Estados Unidos (Foto: Especial)

Su paradero es un misterio. Nemesio Oseguera Cervantes, el Mencho, nunca ha sido capturado en México. Los reportes aseguran que este nuevo narcotraficante, líder criminal del Cártel Jalisco Nueva Generación (CJNG), vive al raso de los estados de Guanajuato y Jalisco. Su captura se ha convertido en un objetivo prioritario para los gobiernos de México y Estados Unidos. Aunque no lo han logrado, los golpes son cada vez más cercanos.

El último llegó el pasado lunes en un reporte del gobierno de Joe Biden en el que informó de varias órdenes de aprehensión contra integrantes de uno de sus brazos armados: Los Cabos.

Esta célula criminal es considerada objetivo de primer orden debido al nivel de violencia que ejercen al norte del país. De acuerdo con las autoridades, los Cabos son un grupo de matones formado a partir de 2015 por el CJNG en Tijuana, Baja California, a fin de facilitar el tráfico de heroína y metanfetamina en la frontera norte.

En un periodo de aproximadamente seis meses y medio, según se lee en el expediente, éstos sicarios planearon el asesinato de 150 personas, la mayoría radicadas en la ciudad fronteriza de Tijuana. Su sangriento reinado del terror también incluyó la ejecución de dos estadounidenses, en noviembre de 2018.

Sobre los Cabos han recaído los tiempos más convulsos de la guerra con el Cártel de Sinaloa y el de los Arellano Félix.

En esta lucha, confusa y sanguinaria, el papel de los hombres del Mencho se presume cada vez más importante, pues le ha permitido al cJNG sobrevivir ante organizaciones criminales más antiguas.

En 2019, la célula criminal de los Cabos sufrió una fragmentación interna lo que provocó que varios jaliscos apoyaran a sus rivales.

(Gráfico: Infobae México)
(Gráfico: Infobae México)

Los señalamientos del gobierno estadounidenses colocan en primer plano de la estructura criminal a Édgar Herrera Pardo, alias el Caimán, quien fue identificado como la cabecilla principal del grupo. Este hombre fue detenido en San Luis Potosí, en agosto de 2019.

Carlos Lorenzo Hinojosa, el Cabo 96, otro de los operadores más importante de los Cabos, se encuentra en la zona Este de Baja California. Édgar Pérez Villa, Cabo 89, fue capturado en octubre de 2020 en Tijuana e Israel Alejandro Vázquez, el Cabo 50.

Todos ellos son acusados de conspirar para distribuir sustancias controladas para importación y conspiración.

El Cártel Jalisco Nueva Generación ha contribuido a un catastrófico rastro de destrucción humana y física en México. Es el cártel mejor armado de México, según el Departamento de Justicia de EEUU.

Sus miembros se enfrentan de buen grado a los cárteles rivales e incluso a las fuerzas de seguridad del gobierno mexicano. Además es responsable de horribles actos de violencia y pérdida de vidas.

“Durante demasiado tiempo, cárteles poderosos han visitado una violencia indescriptible en Tijuana, una ciudad que está justo al lado de San Diego”, dijo el fiscal federal interino Randy S. Grossman. “Continuaremos nuestra campaña para poner fin al reino de terror de los cárteles y detener el flujo de drogas a través de la frontera procesando a los líderes y agentes de la ley de más alto rango”.

SEGUIR LEYENDO: