Abuso sexual en internet y redes de trata: los crímenes contra la niñez que aumentaron durante la pandemia

Explotación sexual, trabajo forzado, adopción ilegal y utilización de menores para actividades delictivas son algunos de los objetivos detrás de las redes de trata en el país

Durante la pandemia en México se registró un incremento del 117% en la actividad de pornografía infantil (Foto: ROGELIO MORALES /CUARTOSCURO.COM)
Durante la pandemia en México se registró un incremento del 117% en la actividad de pornografía infantil (Foto: ROGELIO MORALES /CUARTOSCURO.COM)

La desaparición del pequeño Dylan Esaú Gómez Pérez de 2 años, en un mercado de San Cristóbal de las Casas, Chiapas, y el desmantelamiento de una red de trata en la misma localidad, que permitió el rescate de 23 menores de edad, son tan sólo algunos de los acontecimientos más recientes que alumbran el persistente problema de la victimización de niñas, niños y adolescentes mediante prácticas ilícitas.

La detención parcial de la economía a causa del confinamiento impuesto por la pandemia de COVID-19 no logró disminuir la actividad delictiva en las calles. Pero sí supuso un incremento en prácticas como la producción y difusión de material audiovisual de abuso sexual infantil.

Si bien la trata no se produce con el único objetivo de someter a los menores a explotación sexual, este fin representa el 58% de los casos reportados. Los trabajos forzados representan el 19%, la explotación laboral el 15%, la adopción ilegal y la utilización de menores para actividades delictivas representan, respectivamente, el 4%, de acuerdo con datos del Consejo Ciudadano para la Seguridad y Justicia de la Ciudad de México.

La Fiscalía General del Estado de Chiapas informó la liberación de 23 menores víctimas de trata en San Cristóbal de las casas, durante la búsqueda del bebé  Dylan Esaú que permanece desaparecido (Foto: FGEC)
La Fiscalía General del Estado de Chiapas informó la liberación de 23 menores víctimas de trata en San Cristóbal de las casas, durante la búsqueda del bebé Dylan Esaú que permanece desaparecido (Foto: FGEC)

El titular de la Unidad de Inteligencia Financiera (UIF) de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP), Santiago Nieto, informó que durante la pandemia en México se registró un incremento del 117% en la actividad de pornografía infantil, así como un aumento en la comercialización o prostitución de niños. Según el funcionario, este incremento se debe al tiempo que los infantes pasan en Internet, compartiendo en ocasiones imágenes personales que son interceptadas por grupos de pederastas que comercializan sus fotografías.

Y no es únicamente la pandemia y el confinamiento lo que han producido una mayor exposición de la niñez a Internet. Se estima que al término de este año, tres cuartos de la población nacional tendrán acceso a este servicio. En contraste con el año 2000, en que menos del 8% contaba con él. La exposición al espacio digital no es un riesgo por sí mismo, pero sí la falta de regulación.

La vulnerabilidad digital de los menores se traduce en una vulnerabilidad también en el espacio público. Existe una relación estrecha entre el abuso sexual hacia niñas, niños y adolescentes en Internet y el abuso sexual que se da de manera física, de acuerdo con Ricardo Antonio Bucio Mújica, secretario ejecutivo del Sistema Nacional de Protección Integral de Niñas, Niños y Adolescentes (SIPINNA). La trata con fines de explotación sexual creció en 29% de 2015 a 2018, y tuvo como principal mecanismo el uso de imágenes sexuales que se trafican en la red.

Durante la pandemia por COVID-19, las niñas, niños y adolescentes resguardados en casa están estadísticamente expuestas a la violencia de familiares (Foto: Archivo)
Durante la pandemia por COVID-19, las niñas, niños y adolescentes resguardados en casa están estadísticamente expuestas a la violencia de familiares (Foto: Archivo)

Hay una gran correlación entre delitos como la prostitución infantil, la trata con fines de explotación sexual, el turismo sexual infantil y el material de abuso sexual en línea (también conocido como pornografía) y los espectáculos sexuales, apuntó el funcionario.

Mientras que en 2016 sólo el 18% de las carpetas de investigación sobre trata en México estaba relaciona con menores; en 2020, las niñas y niños representan el 36% de los delitos investigados. Esto quiere decir que el cambio en el perfil de las víctimas vulnera cada vez más a la niñez en el país.

La UIF ha determinado como indicadores y señales de alerta para rastrear la trata de personas el cambio frecuente de razón social y la constitución de nuevas empresas con objeto social considerado de alto riesgo, como son los clubes, bares, escuelas de modelaje, agencias de estudios, de viajes, de citas, de empleos y organizaciones de apoyo.

La vulnerabilidades de los menores en el espacio digital está relacionada con los riesgos de abuso sexual en espacios públicos (Foto: Archivo)
La vulnerabilidades de los menores en el espacio digital está relacionada con los riesgos de abuso sexual en espacios públicos (Foto: Archivo)

También son señales de alarma la compra de artículos de belleza, cosméticos, joyas y ropa que salen del perfil del sujeto analizado; el envío de remesas o depósitos a distintas cuentas que no guardan relación comercial con el sujeto.

Se trata de una de las actividades ilícitas más lucrativas a nivel mundial, explicó la funcionaria, por lo que el desmantelamiento de las redes de trata es tan importante como el combate a la corrupción, al narcotráfico, al robo de hidrocarburos y a las empresas fachada.

La trata de personas es un fenómeno subrepresentado estadísticamente por las dificultades que supone conocer el paradero de las personas y, sin embargo, el Departamento de Estado de los Estados Unidos estima que a nivel global, 105,787 personas fueron víctimas de trata.

Las mujeres representan el 80% de las víctimas de trata para adopción ilegal de menores de edad, y el 87% de víctimas para explotación sexual (Foto: EFE/ Sáshenka Gutiérrez)
Las mujeres representan el 80% de las víctimas de trata para adopción ilegal de menores de edad, y el 87% de víctimas para explotación sexual (Foto: EFE/ Sáshenka Gutiérrez)

El pasado 20 de julio, el comandante de la Guardia Nacional, Luis Rodríguez Bucio, informó que “en pornografía infantil, en coordinación con la Fiscalía General de la República y de los estados, se han atendido 122 denuncias y se ha logrado la detención de agresores, de 23 agresores sexuales, rescatar 10 víctimas y gracias al trabajo del hecho se han logrado condenatorias a cuatro personas por este delito”.

Sin embargo, el problema es mucho más grande. En México, se reportaron 827,288 casos de distribución de material infantil tan sólo en 2019. Y el comparativo con 2020 es poco alentador: mientras que en abril del año pasado se habían compartido 1 millón de imágenes en todo el mundo, en abril de 2020 se reportaron 4.1 millones, de acuerdo con el Centro Nacional para Niños Desaparecidos y Explotados (NCMEC, por su sigla en inglés).

Las principales víctimas de la difusión de material de abuso sexual son niñas y, en términos de edad, la mayoría son menores de 13 años. Si bien es posible encontrar imágenes de niños de meses o recién nacidos que son abusados, de acuerdo con Nayelly Loya, integrante de la Oficina de las Naciones Unidas contra la Droga y el Delito (UNODC, por su sigla en inglés). La distribución de imágenes y videos se da en páginas web, plataformas, mercados digitales ilícitos, redes sociales, páginas de clasificados y sitios de pornografía de adultos, y hoy también a través de Live Streaming, en el que pueden participar más de un agresor alrededor del mundo.

Una niña juega en una casa de acogida para menores que no pueden vivir con sus familias (Foto: EFE/ Sáshenka Gutiérrez)
Una niña juega en una casa de acogida para menores que no pueden vivir con sus familias (Foto: EFE/ Sáshenka Gutiérrez)

Las mujeres representan el 80% de las víctimas de trata para adopción ilegal de menores de edad, y el 87% de víctimas para explotación sexual. Los hombres, en cambio, son principales víctimas de trata para explotación laboral y utilización de menores para actividades delictivas, representando el 55% y 67% respectivamente. En el caso de trabajo o servicios forzados, ambos sexos son igualmente afectados. En general, las mujeres representan al menos el 72% de las víctimas. Lo anterior, según los datos del Consejo Ciudadano para la Seguridad y Justicia de la Ciudad de México.

Si bien los especialistas coinciden en que tanto las redes de trata como el comercio de material de abuso sexual infantil son delitos promovidos principalmente por el crimen organizados, no se puede negar el hecho de que en México el 73% de los casos de abuso sexual contra niñas, niños y adolescentes se comete por personas que tienen algún parentesco o relación con ellos, y que el 75% de las agresiones ocurre en la vivienda de la víctima. Ni dentro ni fuera de casa existen condiciones seguras para la niñez en el país.

MÁS SOBRE ESTE TEMA:

Rescataron a 23 niños de una red de trata de personas en Chiapas

Una familia entera dedicada a la trata y explotación de menores podría estar detrás del secuestro de Dylan

Día Mundial Contra el Trabajo Infantil: las condiciones para los niños en México no han mejorado en una década

MAS NOTICIAS