La misa se llevó a cabo frente a los familiares del fallecido cantante (Foto: Ana Hernández/Infobae México)
La misa se llevó a cabo frente a los familiares del fallecido cantante (Foto: Ana Hernández/Infobae México)

Faltaban más de 40 minutos para las 13:00 horas en la Basílica de Santa María de Guadalupe en la Ciudad de México y dentro de la estación de metro “La Villa-Basílica” ya había algunos seguidores de José José que estaban llegando con fotos del cantante que tenían un moño negro y su fecha de nacimiento y muerte.

“Las veladoras para José José”, gritaban los vendedores afuera del Metro mientras que algunas familias salían del medio de transporte para dar un último adiós a “El príncipe de la canción” quien fue un ferviente guadalupano.

Entre el Metro y la Calzada de Guadalupe, dentro de los negocios que venden las imágenes de la Virgen de Guadalupe, las bocinas ya sonaban con temas como “Gavilán o Paloma” y “Almohada”. Mientras esperaban a los restos del cantante, los seguidores aprovecharon la música para poder cantar a todo pulmón.

Hijos y ex mujer de José José en durante la misa (Foto: Ana Hernández/Infobae México)
Hijos y ex mujer de José José en durante la misa (Foto: Ana Hernández/Infobae México)

Dentro de la explanada de la Basílica, algunas gradas ya tenían un pasillo designado en donde la carroza fúnebre llegaría.

Mientras tanto grupos de personas estaban reunidos en la explanada con posters, CDs y LPs del cantante, los cuales levantaban en el aire mostrando su devoción por el fallecido cantante.

“Estoy aquí desde las 12 de la tarde, estamos esperando aquí poder verlo, poder ver el cuerpo. Venimos de Ecatepec, precisamente para poder verlo. Me gustan mucho sus canciones, y que él fue una buena persona. Yo lo empecé a escuchar cuando tenía como 10 años a mi mamá le gustaba mucho, y ahí me empezó a gustar mucho. Vine con mi señora e hija y ya le dije a mi chiquita que eche porras”, dijo Cresencio Hurtado, uno de los muchos seguidores que esperaban en las puertas del recinto religioso.

Poco a poco se fue juntando la gente en espera de la llegada de las cenizas del cantante. Con diferentes porras como “Sí se pudo”, “chiquiti bum” y “José José” los seguidores se daban ánimos. Incluso, algunos organizaron porras tanto para José Joel y Marysol, así como una porra para Anel.

Fans llegaron temprano para poder ver a su caído ídolo (Foto: Ana Hernández/Infobae México)
Fans llegaron temprano para poder ver a su caído ídolo (Foto: Ana Hernández/Infobae México)

La carroza llegó unos cuantos minutos antes de las 14:00 horas, en tanto los fans gritaban y aplaudían. Primero descendieron los hijos del intérprete, y su ex esposa, Anel. Se encontraron con Monseñor Gustavo Moreno Bravo, canónigo de la Basílica de Guadalupe, quien los recibió en la entrada.

Cuando descendió el féretro dorado, los gritos aumentaron y las palmas se volvieron mucho más fuertes. Los restos del intérprete ya estaban dentro de la Basílica, como él lo deseó alguna vez.

Pocos minutos después de las 14:00 horas postraron el ataúd en medio del recinto y de su familia, y comenzó la misa para despedirlo.

Anel, José Joel y Marysol estaban en primera fila, poniendo atención a cada palabra de la misa que duró un poco más de una hora.

Tras la comunión que solamente se pudo dar a las personas que estaban hasta el frente de las filas, y un “Padre Nuestro”, las bocinas del recinto ya estaban tocando “Amar y Querer” mientras que los fans subían sus fotos, pósters y demás parafernalia, y los que iban con las manos vacías, encendieron las lámparas de sus celulares. Moreno entonces se encargó de bendecir el ataúd del cantante

Para finalizar, Marysol Sosa cantó “Cara a cara” de Marco Vidal acompañada de la Estudiantina de la Universidad de La Salle. Al finalizar más porras para la familia Sosa Noreña se dejaron escuchar y el féretro salió del recinto.

Marysol le cantó a su padre (Foto: Ana Hernández/Infobae México)
Marysol le cantó a su padre (Foto: Ana Hernández/Infobae México)

Los vitoreos después de despedir a José José no pararon, e incluso algunos cuantos corrieron para verlo partir dentro de la carroza y hacia su próximo destino.

A la gente no le importó la ausencia del intérprete, pues aún así se quedaron algunos grupos con bocinas para hacer un karaoke improvisado y cantar temas como “40 y 20”, “Amar y Querer” en la puerta de la Basílica, mientras que otros cuantos se unieron a un violinista que también tocaba otros temas.

Algunos otros buscaron a dónde más podrían ir, pues no querían quedarse sólo con la misa, fue entonces cuando algunos grupos de gente se regresaron al metro, para poder ir a la colonia Clavería, la próxima parada de “el príncipe de la canción” y verlo unos momentos más.