La figura de Vicente Fox Quesada siempre ha sido controvertida. Desde su campaña a la presidencia de la República, luego durante su sexenio y aunque desapareció un tiempo del ojo público, ahora es muy activo en redes sociales como uno de los más férreos críticos del actual gobierno encabezado por Andrés Manuel López Obrador.

El sexenio de quien fuera el primer presidente de la denominada transición a la democracia estuvo marcado por la sombra de la corrupción, debido a la protección que otorgó a los negocios de su esposa, Marta Sahagún, y a sus hijos (Manuel, Fernando y Jorge Alberto Bribiesca Sahagún) y el enriquecimiento que alcanzaron mediante sus influencias políticas.

Pero además, terminado su mandato, el crecimiento del patrimonio de Fox y su esposa fue evidente tan sólo con la construcción del fastuoso Centro Fox, ubicado en su finca de San Cristóbal, Guanajuato.

Fue entonces que agentes de la entonces Procuraduría General de la República (hoy FGR ) empezaron a investigar las cuentas bancarias y las propiedades del ex mandatario y de su familia más cercana. La amenaza latente de ir a la cárcel él, su esposa, o ambos, llevó a Vicente Fox a negociar con el gobierno de Enrique Peña Nieto, quien mantuvo vigente la averiguación previa durante todo el sexenio. Es una carta de negociación o chantaje, según convenga.

El poder de Marta Sahagún sobre el presidente Vicente Fox fue parte de la política de su sexenio.
El poder de Marta Sahagún sobre el presidente Vicente Fox fue parte de la política de su sexenio.

Esto es parte de las revelaciones que realizan los periodistas Raúl Olmos y Valeria Durán, de Mexicanos Contra la Corrupción y la Impunidad (MCCI) en su libro “Fox: negocios a la sombra del poder”.

Los periodistas revelan que durante el sexenio foxista abundaron las transferencias misteriosas, de origen desconocido, a cinco cuentas bancarias de Marta Sahagún.

“La señora recibía por distintas vías el doble de dinero que el sueldo de su marido. Por cada peso que Fox ganó como presidente, Marta cobró al menos otros dos pesos por conceptos tan variados como donativos, herencias, rentas, préstamos, utilidades y transferencias. Ese dinero jamás fue declarado por auditores cuando se metieron a revisar con lupa los bienes de Vicente Fox y de su esposa”.

(Foto: Cuartoscuro)
(Foto: Cuartoscuro)

Raúl Olmos y Valeria Durán señala que “al compulsar las declaraciones patrimoniales con información aportada por la Comisión Nacional Bancaria y de Valores ( CNBV ), los investigadores descubrieron inconsistencias por 27,881,694 pesos con 97 centavos, equivalentes a dos y medio millones de dólares al promedio cambiario de aquellos días. El 90 por ciento de ese dinero había sido depositado o transferido a favor de Marta en sucursales de Banorte, Inbursa, BBVA Bancomer y Banamex, y el otro 10 por ciento en dos cuentas a nombre de Vicente”.

La Secretaría de la Función Pública (SFP) había descubierto 27 millones de pesos de origen desconocido en las cuentas bancarias de Fox y su esposa. Eran de tal magnitud las irregularidades encontradas que el expediente de la investigación, que sumó 3,668 fojas en cinco tomos.

A través de documentos presentados en el libro de 120 páginas, Raúl Olmos y Valeria Durán comprueban la manera en la que Vicente Fox llegó a la presidencia de la República casi en quiebra y cómo a lo largo de su sexenio cambiaron sus condiciones de vida, no sólo de él, sino de su esposa Marta Sahagún y los hijos de ésta.

Pese a las evidencias, los autores comentan que la investigación está casi congelada.

Sí uso mi pensión para vivir: Fox

Foto: AFP
Foto: AFP

Luego de que el presidente Andrés Manuel López Obrador anunciara que cumpliría su promesa de campaña de quitarles las pensiones millonarias a los ex presidentes, Vicente Fox aseguró que él sí usa su pensión para vivir.

El ex mandatario panista aseguró que su pensión es de “130 mil pesos” al mes, y no cinco millones de pesos como lo ha señalado López Obrador. Más tarde, aseguró que aunque podría acudir a las autoridades para evitar que se la cancelen, no lo piensa hacer, porque si el tabasqueño toma esa medida para que a México le vaya bien, “que cuente con mi pensión”.

Pero al panista no le preocupa demasiado dejar de obtener esos recursos. De acuerdo con versiones periodísticas, entre 2007 y 2016, la Presidencia de la República le pagó a Fox una pensión que asciende a 129 millones de pesos, cantidad que representa 28 % de sus ingresos.

El resto, 328 millones de pesos, provinieron de las fundaciones Centro Fox y Vamos México, organizaciones de filantropía que fundó al lado de su esposa Marta Sahagún, y las cuales se encuentran en su rancho ubicado en Guanajuato. A ello habría que agregar los ingresos de sus empresas y otras entradas por servicios profesionales.

En promedio, cada año el Centro Fox recibe alrededor de 36 millones de pesos en donativos, tanto en efectivo y en especie. El mejor año fue 2007, cuando tuvo 59 millones 859 mil 806 pesos. El peor fue 2010, cuando ganó 28 millones 867 mil 89 pesos.