Laura tiene 36 años y se dedica a las bienes raíces (Foto: Facebook)
Laura tiene 36 años y se dedica a las bienes raíces (Foto: Facebook)

El pasado mes de octubre, Laura Avila y su esposo viajaron desde Texas a Ciudad Juárez. El plan era que ella fuera intervenida quirúrgicamente en los senos y la nariz para mejorar su aspecto físico.

Antes del viaje decantaron entre varias opciones y su decisión final fue el Rinocenter, un centro que para promocionarse publicó en su página de facebook los videos de sus clientes que terminaron satisfechos con el servicio. Los comentarios positivos en las reseñas reafirmaron su elección.

También eligieron la clínica mexicana porque en comparación con los hospitales de Estados Unidos, sus precios son entre un 40 y 60 por ciento más bajos que los del país vecino.

Laura Ávila y su esposo Enrique Cruz (Foto: Facebook)
Laura Ávila y su esposo Enrique Cruz (Foto: Facebook)

Antes de realizarse la operación, Laura habló por whatsapp con el doctor que la iba intervenir, en los mensajes ella mostró su consternación por el tema de la anestesia y el médico le contestó que no tenía nada de que preocuparse.

La cita estaba programada para el 30 de octubre. Ese día ella y su esposo llenaron los formularios sin saber que ocho horas después la vida de Laura iba estar al borde de un precipicio.

Lo primero que le dijeron a Enrique Cruz, pareja de Laura, fue que su esposa había tenido complicaciones con la presión arterial. Enrique se empezó a inquietar porque nadie en el hospital le explicó bien lo que estaba ocurriendo.

En realidad la cirugía estética en la que Laura iba ser intervenida para modificar su nariz y sus senos, nunca pudo iniciar.

Sus familiares la describieron como buena persona (Foto: Facebook)
Sus familiares la describieron como buena persona (Foto: Facebook)

Los doctores que más tarde la atendieron de urgencia en otro hospital explicaron que le habían puesto la anestesia en el sitio incorrecto de su columna vertebral, lo que provocó una hinchazón en su cerebro y una falla en sus riñones. La catástrofe evolucionó a tal grado que a Laura le dio un paro respiratorio.

La semana pasada la mujer fue trasladada a un hospital especializado en El Paso, donde el diagnóstico no fue prometedor. Actualmente se encuentra en un coma inducido y recibiendo soporte vital. 

Angie Ávila, hermana de Laura, abrió una campaña en internet para recolectar fondos que puedan solventar los gastos médicos de los medicamentos que requiere la delicada intervención.

Hasta ahora llevan cerca de 70.000 USD, pero necesitan cerca de 150.000. 

Laura vivía en EEUU con su esposo (Foto: Facebook)
Laura vivía en EEUU con su esposo (Foto: Facebook)

Angie teme que su hermana nunca más pueda volver caminar, comer o hablar por sí misma. Su futuro es incierto todavía.

Los familiares dijeron a la prensa que Laura, de 36 años, se dedicaba a las bienes raíces y que obtuvo una licenciatura en negocios por la Universidad de Texas en El Paso.  

Aunque hasta el momento no se han presentado cargos contra el personal de la clínica, conformado por un otorrinolaringólogo, un anestesista y dos cirujanos, quienes presuntamente no cuentan con los permisos para realizar operaciones estéticas, el centro se encuentra asegurado por las autoridades y las investigaciones aún continúan.

MÁS SOBRE ESTE TEMA: