Los creadores de la popular serie de ciencia ficción "Stranger Things", Ross y Matt Duffer, revelaron que en un principio el personaje de Eleven, interpretado por Millie Bobby Brown, estaba  destinado a morir y no regresar al final de la primera temporada.

"Tal vez no debería decir esto porque me gusta pretender que todo fue planeado, pero el programa originalmente se lanzó como una serie limitada. Entonces, Eleven se iba a sacrificar a sí misma, salvar al mundo y luego eso sería todo", reveló Ross Duffer en una charla  con estudiantes de la Chapman University, California. Tras el gran suceso del programa en el servicio de streaming, decidieron que Bobby Brown siga en la ficción.

En el guión original,  Eleven (Millie Bobby Brown) moría para salvar el mundo
En el guión original,  Eleven (Millie Bobby Brown) moría para salvar el mundo

Según contaron los hermanos Duffer, la idea era que en cada entrega se contara una historia completamente diferente y con un elenco distinto, ya que las series limitadas, como Fargo o American Horror History, estaban funcionando con gran éxito.

Una idea que fue descartada luego de que Netflix les pidiera continuar con la historia del grupo de amigos en una segunda y tercera temporada, que ya fue confirmada. 

No sigas leyendo si no vas al día con Stranger Things

Los reconocidos escritores fueron criticados recientemente después de que se diera a conocer que dos de los actores no estuvieron a gusto con el beso final de la segunda entrega.

Dicha escena para Millie Bobby Brown y Finn Wolfhard (Mike) no fue nada agradable de grabar, principalmente por la reacción de la gente que se encontraba en el set. "Todos aplaudieron. Fue horrible", dijeron los protagonistas en una reciente entrevista.

LEA MÁS: