EEUU aplicará la Ley de Producción de Defensa por la escasez de leche de fórmula para bebés

Se trata de una legislación pensada para tiempos de guerra que garantiza que las fábricas tengan los insumos suficientes para trabajar. Hay padres quejándose de que han tenido que viajar hasta seis horas para conseguir ese alimento para sus hijos

Foto de archivo de bebé tomando leche de fórmula
Foto de archivo de bebé tomando leche de fórmula

Que hay problemas con la cadena de suministro no es una novedad para nadie. Pero en el caso en particular de la leche de fórmula para bebés en Estados Unidos la situación se ha salido de control. Ya no se trata de que no se consigue una marca o un tipo de leche en particular, sino que hay padres que no están consiguiendo ningún tipo de leche de fórmula para bebés que se alimentan exclusivamente a base de este producto.

En algunos condados enteros no se consigue, y en internet hay relatos de padres manejando por horas hasta llegar a alguna farmacia o supermercado en donde puedan comprar leche de fórmula. En tiendas digitales como Amazon, si se consigue, la demora en la entrega suele ser de más de un mes.

El problema deviene de la cadena de distribución. Hay faltantes de productos básicos necesarios para la elaboración de leche de fórmula, con lo cual se está produciendo mucho menos. Además, hay problemas en la logística de distribución de la leche que existe, sobre todo aquella que llega del exterior, por la falta de camioneros que la distribuyan por todo el país.

Como agregado para esta tormenta perfecta está el hecho de que la FDA (Administración de Alimentos y Medicamentos, por sus siglas en inglés) cerró la fábrica de Abbot ubicada en Sturgis, donde producían parte de la leche de fórmula de marca Similac, después de que se comprobara que una partida estaba contaminada.

Foto de archivo de leche Similac
Foto de archivo de leche Similac

Ante esta situación, el presidente Joe Biden decidió invocar una ley de 1950, tiempos del inicio de la guerra con Corea, que le permite al presidente redirigir la producción en el país para la defensa nacional.

Se trata de la Ley de Producción de Defensa que en este caso fue invocada para garantizar la disponibilidad de suministros necesarios para fabricar leche de fórmula para bebés. El gobierno bajo esta ley se reserva el derecho a obligar a los proveedores a otorgar los recursos necesarios, haciendo que lo que tienen disponible vaya a los laboratorios que elaboran leche de fórmula con prioridad.

Además, el presidente ha pedido a la FDA que simplifique los requerimientos para la importación de fórmulas de bebés, y le ha ordenado al Departamento de Defensa que ponga a disposición aviones militares para traer estas leches desde el exterior.

La FDA además llegó a un acuerdo con Abbot para que reabran su fábrica, pero el laboratorio indicó que comenzando a trabajar ya mismo les llevará de ocho a diez semanas para que el producto esté listo a la venta en los comercios.

La fábrica de Abbot en Michigan que había sido cerrada era la más grande del país en producción de leches de bebé. A comienzos de año se detectaron cuatro casos de bebés que se enfermaron tras consumir leches producidas allí. Dos de ellos inclusive fallecieron.

SEGUIR LEYENDO

TE PUEDE INTERESAR