Un bosque de secuoyas en California fue devuelto a un grupo de nativos americanos para su conservación

Las más de 202 hectáreas se suman a las 1.618,7 que el grupo protege con fines culturales y ecológicos

Compartir
Compartir articulo
Un bosque de secuoyas en el condado de Mendocino, California (AP)
Un bosque de secuoyas en el condado de Mendocino, California (AP)

Los descendientes de las tribus nativas americanas de la costa norte de California están reclamando un poco de su herencia, que incluye secuoyas antiguas que han existido desde que sus antepasados caminaron por la tierra. Save the Redwoods League está transfiriendo más de 500 acres (202 hectáreas) en Lost Coast al InterTribal Sinkyone Wilderness Council.

10 tribus que habitan la zona desde hace miles de años serán las encargados de proteger la tierra denominada Tc’ih-Léh-Dûñ, o “Lugar de la Carrera de los Peces”, en lengua Sinkyone.

Priscilla Hunter, presidenta del Consejo Sinkyone, dijo que es apropiado que sean los cuidadores de la tierra donde su gente fue expulsada o forzada a huir antes de que el bosque fuera despojado en gran parte de madera.

“Es una verdadera bendición”, dijo Hunter, de Coyote Valley Band of Pomo Indians. “Es como una curación para nuestros antepasados. Sé que nuestros antepasados son felices. Esto nos fue dado para protegerlo”.

La transferencia marca un paso en el creciente movimiento Land Back para devolver las tierras indígenas a los antepasados de aquellos que vivieron allí durante milenios antes de que llegaran los colonos europeos.

Los representantes del Consejo Intertribal Sinkyone Wilderness y el personal de Save the Redwoods League visitan Tc'ih-Léh-Dûñ  (AP)
Los representantes del Consejo Intertribal Sinkyone Wilderness y el personal de Save the Redwoods League visitan Tc'ih-Léh-Dûñ (AP)

La liga trabajó por primera vez con el consejo de Sinkyone cuando transfirió una parcela cercana de 164 acres (66 hectáreas) al grupo en 2012.

La liga pagó recientemente 37 millones de dólares por un tramo panorámico de 8 kilómetros (5 millas) de la escarpada e imponente Lost Coast a una empresa maderera para protegerla de la tala y finalmente abrirla al público.

Abrir el acceso al público no es una prioridad en la propiedad que se transfiere al grupo tribal porque es muy remota, dijo Sam Hodder, presidente y director ejecutivo de la liga. Pero sirve como una pieza importante del rompecabezas encajada entre otras áreas protegidas.

Las empinadas colinas suben y bajan hasta un afluente del río Eel que tiene trucha arcoíris y salmón Coho. La propiedad se taló por última vez hace unos 30 años y todavía tiene una gran cantidad de secuoyas antiguas, así como árboles de segundo crecimiento.

“Esta es una propiedad en la que puedes sentir casi tangiblemente que se está curando, que se está recuperando”, dijo Hodder. “Caminas por el bosque y, aunque ves los tocones fantasmales de los árboles antiguos que fueron cosechados, también puedes ver en el paisaje brumoso los monstruos que quedaron atrás, así como las secuoyas jóvenes que brotan de esos tocones. .”

La liga compró el terreno hace dos años por USD 3,5 millones financiados por Pacific Gas & Electric Co. para proporcionar un hábitat para el búho moteado del norte y el mérgulo jaspeado en peligro de extinción para mitigar otros daños ambientales causados por la empresa de servicios públicos.

Esta foto sin fecha proporcionada por Save the Redwoods League muestra algunos de los 523 acres de bosques de secuoyas en el condado de Mendocino, California, que fueron donados al InterTribal Sinkyone Wilderness Council para protección duradera y administración continua. (Max Forster/Liga Save the Redwoods vía AP)
Esta foto sin fecha proporcionada por Save the Redwoods League muestra algunos de los 523 acres de bosques de secuoyas en el condado de Mendocino, California, que fueron donados al InterTribal Sinkyone Wilderness Council para protección duradera y administración continua. (Max Forster/Liga Save the Redwoods vía AP)

PG&E saldría el martes de cinco años de libertad condicional por una explosión de 2010 provocada por sus líneas de gas natural que hizo estallar un vecindario de San Bruno y mató a ocho personas. Se le culpa desde 2017 de provocar más de 30 incendios forestales que acabaron con más de 23.000 hogares y negocios y mataron a más de 100 personas.

En un esfuerzo por reducir su responsabilidad y la posibilidad de que la vegetación entre en contacto con las líneas eléctricas y provoque incendios, PG&E ha sido criticada por destruir muchos árboles grandes y viejos .

“Gracias a Save the Redwoods League por aprovechar cualquier oportunidad para proteger tierras en Lost Coast que son vitales para su conservación”, dijo Michael Evenson, vicepresidente de Lost Coast League, que aboga por proteger el agua y la vida silvestre en el área. “Pero que PG&E obtenga una insignia de mérito verde después de toda la destrucción que están haciendo... no es apetecible”.

Hawk Rosales, ex director ejecutivo del consejo, dijo que la nueva propiedad agrega una participación significativa a las 4.000 acres (1.618,7 hectáreas) que el grupo protege con fines culturales y ecológicos.

Más importante aún, restaura el papel del grupo tribal en el cuidado de la tierra.

“Durante tantas décadas, las voces tribales han sido marginadas en el principal movimiento de conservación”, dijo Rosales. “Solo hasta hace muy poco tiempo que han sido invitados a participar de manera significativa y a asumir un papel de liderazgo”.

Los representantes del Consejo Intertribal Sinkyone Wilderness y el personal de Save the Redwoods League visitan Tc'ih-Léh-Dûñ (AP)
Los representantes del Consejo Intertribal Sinkyone Wilderness y el personal de Save the Redwoods League visitan Tc'ih-Léh-Dûñ (AP)

Hodder dijo que la liga estaba tratando de eliminar algunas de las barreras para aumentar la escala de la tierra administrada por las comunidades tribales y devolver el conocimiento y las prácticas indígenas, como la quema prescrita, que condujo a bosques más saludables.

“Estas comunidades han estado administrando estas tierras durante miles de años”, dijo Hodder. “Fue la exclusión de esa administración de muchas maneras lo que nos ha metido en el lío en el que estamos”.

(con información de AP)

SEGUIR LEYENDO: