“Esto se veía venir”: las teorías sobre la causa del derrumbe del edificio residencial en Miami

Gerardo Feldman, arquitecto argentino radicado en esa ciudad, explicó a Infobae que el material utilizado para la construcción de la residencia hace cuatro décadas puede ser el causante del desplome. El Champlain Towers desde hace un año era inestable

Uno de los edificios del complejo Champlain Towers se derrumbó este jueves por la madrugada en  Surfside, cerca de Miami Beach (Foto: REUTERS/Marco Bello)
Uno de los edificios del complejo Champlain Towers se derrumbó este jueves por la madrugada en Surfside, cerca de Miami Beach (Foto: REUTERS/Marco Bello)

Mientras los bomberos y equipos de rescate redoblan esfuerzos para buscar a los desaparecidos, el principal interrogante que analizan por estas horas las autoridades de Miami es qué provocó el derrumbe de uno de los edificios del complejo Champlain Towers, ubicado entre las calles 88 y Collins Avenue en Surfside, cerca de Miami Beach.

Gerardo Feldman es un arquitecto argentino radicado en el estado de Florida. En diálogo con Infobae, fue enfático: “Esto se veía venir”. El agente inmobiliario comentó que hace unos años participó de una investigación sobre otro edificio que, muy probablemente al igual que el Champlain Towers, fue construido décadas atrás “con arena de playa”.

“Eso corroe todos los hierros y desaparecen. Pasa mucho en edificios cercanos a la playa (...) Antiguamente en los años 60 y 70 veían arena en la playa y la usaban para construir. Esa arena tiene mucha sal; el hormigón se queda sin hierros, es como si no tuviera huesos”, explicó.

Respecto de un estudio que realizaron en 2015 sobre el estado de un edificio de Bal Harbour, contó que los hierros de las estructuras estaban tan deteriorados por la arena que se desarmaban muy fácilmente. “La investigación fue sobre un edificio donde había miedo de derrumbe. Hicimos el estudio sobre lo que estaba pasando, la ciudad de Bal Harbour tomó cuenta de eso, y hoy el edificio existe, fue reparado”.

Recordó, además, que hace más de diez años las autoridades debieron desalojar a la gente que se encontraba en el edificio Castle Beach “por el mismo problema de los hierros”. “En algún momento algo así iba a pasar [por el derrumbe en el Champlain Towers]. Cuando fue lo del Castle Beach, nadie tomó cuenta de eso, la ciudad lo dejó pasar”.

Sin embargo, Feldman consideró que a partir del trágico derrumbe de este jueves, las autoridades van a prestar especial atención al estado de los edificios de la ciudad, pero sobre todo a aquellos “que están sobre la playa”.

Tras el derrumbe en Surfside, exigen que se hagan controles más estrictos sobre las edificaciones cercanas a la playa en Miami (Foto: REUTERS)
Tras el derrumbe en Surfside, exigen que se hagan controles más estrictos sobre las edificaciones cercanas a la playa en Miami (Foto: REUTERS)

El arquitecto también subrayó la importancia de las supervisiones sobre los inmuebles, “siempre que se hagan bien”. Según detalló, la legislación local indica que los edificios de vivienda deben ser inspeccionados después de los 40 años de su construcción y luego cada diez años.

La supervisión puede durar tres meses, más o menos. Una correcta actividad implica el estudio de todo (estructura, plomería, aires acondicionados, la fachada, el sistema de electricidad, etc.) para la elaboración de un informe que debe presentarse en la ciudad. Las autoridades municipales dijeron este jueves que ese proceso estaba en marcha para el edificio, pero aún no se había completado.

“A partir de ahora la ciudad va a empezar a revisar más profundamente. Después del huracán Andrew se tomó en cuenta la parte de huracanes. Ahora pasará lo mismo con esto. Va a cambiar, es un desastre esto, es la primera vez que pasa algo así en Miami”, opinó el agente inmobiliario.

Pese a su hipótesis sobre la construcción con arena de playa, Feldman aclaró: “Esa es mi opinión, todavía no se sabe oficialmente lo que ocurrió”.

Equipos de rescate buscan sobrevivientes entre los escombros (Foto: REUTERS)
Equipos de rescate buscan sobrevivientes entre los escombros (Foto: REUTERS)

Otra versión sobre la posible causa del derrumbe es la expuesta por Shimon Wdowinski, profesor del Departamento de Tierra y Medio Ambiente de la Universidad Internacional de Florida, quien afirmó que el edificio, construido en 1981 sobre humedales recuperados, era inestable desde hace un año.

Un estudio realizado en 2020 por el investigador advirtió que el complejo se ha estado hundiendo a un ritmo alarmante desde la década de 1990. Apuntó que en esos años se hundía a un ritmo de unos 2 milímetros al año, pero el hundimiento podría haberse ralentizado o acelerado desde entonces.

“Vimos que este edificio tenía algún tipo de movimiento inusual”, reconoció Wdownski a USA Today.

En los últimos años, Wdowinski y su equipo han investigado qué partes de Miami se están hundiendo, principalmente para identificar dónde el aumento del nivel del mar y las inundaciones podrían tener un mayor impacto. Los datos recogidos entre 1993 y 1999 mostraron que la mayor parte de la ciudad no se estaba hundiendo de forma apreciable, salvo unos pocos puntos calientes en la región, en su mayoría en la parte occidental de Miami, donde la elevación es menor. “El nivel de hundimiento en el condominio Champlain fue inusual”, sostuvo el investigador de la Universidad Internacional de Florida.

Los edificios deben ser inspeccionados mucho antes de 40 años, especialmente en un condado donde el aumento del nivel del mar puede afectar a los cimientos”, consideró la senadora Annette Tadddeo, demócrata de Miami. Y agregó: “Debemos priorizar la infraestructura para mantener a nuestra comunidad segura”.

El diario The Miami Herald publicó hoy un artículo de opinión en el que sostuvo que el “horror” ocurrido este jueves en Miami “debería servir como una alerta urgente de que las estructuras más antiguas de Florida necesitan una auditoría y una supervisión más estricta por parte del gobierno”.

En ese sentido, recordó el colapso del puente peatonal FIU ocurrido el 15 de marzo de 2018, frente al campus de la Universidad Internacional de Florida, en el que murieron seis personas y nueve resultaron heridas: “Nos enseñó muchas lecciones sobre la ignorancia de las grietas en las nuevas construcciones, y sobre la elevación de las estructuras mientras la gente circula por debajo, este colapso del condominio también debe ser objeto de la más rigurosa de las investigaciones”.

Mientras las autoridades continúan trabajando para determinar qué ocasionó el derrumbe -ya fue descartada la posibilidad de un atentado-, hasta el momento fueron reportadas al menos una persona muerta y 99 desaparecidos. Las tareas de búsqueda están dirigidas por los bomberos del condado de Miami-Dade con ayuda de perros adiestrados y se ven entorpecidas por la lluvia que cae en el sur de Florida.

El gran temor es la posibilidad de que el edificio se desplome totalmente mientras se realizan las tareas de búsqueda y rescate. Por ese motivo, no solo se ha evacuado Champlain Towers South, sino también los edificios contiguos.

SEGUIR LEYENDO: