Cientos de personas llamadas Josh se reunieron en un parque de Nebraska para batirse a duelos y “quedarse con el nombre”

Lo que comenzó como un chiste de Facebook se viralizó y juntó a una multitud de desconocidos en una amistosa competencia para ser el “legítimo” portador de la identidad