Estados Unidos acusó a China de cometer un “genocidio y crímenes de lesa humanidad” en contra de la minoría musulmana uigur

Es la primera vez que un país describe de esa manera las acciones del régimen de Beijing, que incluyen el confinamiento de este grupo étnico y religioso en campos de concentración y su uso como mano de obra esclava

Foto de un campo de concentración en el que miembros de la minoría musulmana uigur son confinados y obligados a renunciar a sus creencias religiosas. Numerosos reportes han revelado además que muchos son usados como mano de obra esclava (REUTERS/Thomas Peter/Archivo)
Foto de un campo de concentración en el que miembros de la minoría musulmana uigur son confinados y obligados a renunciar a sus creencias religiosas. Numerosos reportes han revelado además que muchos son usados como mano de obra esclava (REUTERS/Thomas Peter/Archivo)

Estados Unidos acusó este martes a China de cometer “genocidio y crímenes de lesa humanidad” en contra de la minoría musulmana uigur. Es la primera vez que un país describe de esa manera las acciones del régimen de Beijing en la región occidental de Xinjiang, y que incluye la construcción de campos de concentración masivos donde, según han revelado numerosos reportes, los miembros de este grupo étnico y religioso son forzados a renunciar a sus creencias y usados como mano de obra esclava.

El anuncio fue realizado por el secretario de Estado, Mike Pompeo, en el último día completo de la administración de Donald Trump. “Luego de una cuidadosa examinación de la información disponible, he determinado que al menos desde marzo de 2017, la República Popular China, bajo la dirección y control del Partido Comunista Chino (PCCh) ha cometido crímenes de lesa humanidad contra los uigures -que son predominantemente musulmanes- y otros miembros de minorías étnicas y religiosas en Xinjiang”, expresó en un comunicado.

Pompeo también dijo que las acciones constituyen un genocidio y una afrenta “contra las naciones civilizadas en el mundo” y que China y el PCCh deben rendir cuentas.

“Estados Unidos pide a la República Popular de China liberar inmediatamente a todas las personas arrestadas de forma arbitraria y poner fin a su sistema de campos de internamiento y de detención, de residencias vigiladas y de trabajo forzoso”, dijo.

Mike Pompeo, secretario de Estado de Estados Unidos (Harnik/REUTERS/Archivo)
Mike Pompeo, secretario de Estado de Estados Unidos (Harnik/REUTERS/Archivo)

El actual Secretario de Estado dejará su cargo el miércoles 20 de enero cuando el demócrata Joe Biden, ganador de las elecciones del 3 de noviembre, jure como nuevo presidente de los Estados Unidos, poniendo fin a los cuatro años de la administración Trump.

A pesar de la cercanía de esta fecha, Pompeo y el Departamento de Estado saliente han estado muy activos en los últimos días, anunciando numerosas rondas de sanciones económicas y designaciones de entidades extranjeras que podrían tener un gran impacto en la política exterior de la nueva administración. Por esta razón se espera que Biden y su equipo sometan a revisión gran parte de las medidas, y den marcha atrás con algunas de éstas.

Sin embargo, en este caso es posible que la postura se mantenga. Antes de su elección en noviembre, Biden declaró que la represión contra los uigures era un “genocidio perpetrado por el gobierno autoritario de China”, según un comunicado de su equipo de campaña publicado en agosto.

Dea cuerdoal recuento de expertos extranjeros, más de un millón de uigures están detenidos en campamentos de reeducación política.

Beijing desmiente esa información y afirma que se trata de centros de formación profesional destinados a alejarlos del terrorismo y el separatismo tras atentados atribuidos a los uigures.

Con información de AFP

Seguir leyendo: