"China: el riesgo para la academina": un panfleto del FBI que advierte sobre las actividades ligadas a la amenaza del espionaje económico

Cuando Estados Unidos advirtió a sus aliados en todo el mundo que el gigante tecnológico chino Huawei era una amenaza a la seguridad, no era la única advertencia en marcha sobre el avance de Beijing. En paralelo, el FBI estaba haciendo lo mismo en voz baja con una universidad del Medio Oeste.

En un correo electrónico dirigido al vicerrector asociado de investigación de la Universidad de Illinois-Urbana-Champaign, un agente quiso saber si los administradores creían que Huawei había robado alguna propiedad intelectual de la escuela. El agente asumió que la respuesta sería que no, pero igual se sintió obligado a preguntar. No fue una consulta aleatoria.

El FBI ha estado llegando a colegios y universidades de todo el país para tratar de detener lo que las autoridades estadounidenses describen como el robo al por mayor de tecnología y secretos comerciales por parte de investigadores, organizado por China. La amplitud e intensidad de la campaña emerge en los correos electrónicos que AP obtuvo a través de solicitudes de registros a universidades públicas en 50 estados. Los mensajes subrayan el alcance de la preocupación de Estados Unidos por el hecho de que las universidades, como reclutadoras de talento extranjero e incubadoras de investigación de vanguardia, sean blancos particularmente vulnerables.

Los agentes del FBI han dado conferencias en seminarios, han informado a los administradores en reuniones del campus y han distribuido panfletos con advertencias sobre el robo de secretos comerciales. En los últimos dos años, han solicitado los correos electrónicos de dos investigadores de la Universidad de Washington, han preguntado a la Universidad Estatal de Oklahoma si tiene científicos en áreas específicas y han solicitado actualizaciones sobre el “posible mal uso” de los fondos de investigación por parte de un profesor de la Universidad de Colorado en Boulder, muestran los mensajes.

Los correos muestran que la mayoría de los administradores aceptan las advertencias del FBI y solicitan sesiones informativas para sí mismos y para otros. Pero también revelan que algunos luchan por equilibrar las preocupaciones legítimas de seguridad nacional con su propio afán de evitar sofocar la investigación o empañar a los científicos legítimos. El Departamento de Justicia dice que aprecia ese tironeo y afirma que sólo quiere ayudar a las universidades a separar a los relativamente pocos investigadores involucrados en el robo de la mayoría que no lo son.

Altos funcionarios del FBI explicaron que no están alentando a las escuelas a monitorear a los investigadores por nacionalidad, sino a tomar medidas para proteger la investigación y vigilar las conductas sospechosas. Consideran que las sesiones informativas son vitales porque dicen que las universidades, acostumbradas a fomentar entornos internacionales y de colaboración, históricamente no han estado tan atentas a la seguridad como deberían estarlo.

Cuando vamos a las universidades, lo que estamos tratando de hacer es destacar el riesgo que corren sin disuadirlos de dar la bienvenida a los investigadores y estudiantes de un país como China”, dijo en una entrevista el Fiscal General Adjunto John Demers, el principal funcionario de seguridad nacional del Departamento de Justicia.

John Demers
John Demers

El esfuerzo se produce en medio de una relación en deterioro entre Estados Unidos y China, y a medida que la guerra comercial lanzada por el presidente Donald Trump contribuye a la turbulencia de los mercados y a los temores de una desaceleración económica mundial. Funcionarios estadounidenses han acusado durante mucho tiempo a China de robar secretos comerciales a corporaciones estadounidenses para desarrollar su economía, acusaciones que Beijing niega. “Existencialmente, vemos a China como nuestra mayor amenaza desde el punto de vista de la inteligencia, y en la última década lograron robar nuestra mejor y más brillante tecnología”, dijo William Evanina, el principal oficial de contrainteligencia del gobierno de Estados Unidos.

El esfuerzo del FBI coincide con las restricciones impuestas por otras agencias federales, incluyendo el Pentágono y el Departamento de Energía, que financian becas de investigación universitarias. Los Institutos Nacionales de Salud han enviado docenas de cartas en el último año advirtiendo a las escuelas de investigadores que creen que pueden haber ocultado las subvenciones recibidas de China, o compartido indebidamente información confidencial de investigación. El Departamento de Justicia lanzó el año pasado una iniciativa llamada Iniciativa China con el objetivo de identificar casos de secreto comercial prioritarios y centrar los recursos en ellos.

Aunque las preocupaciones sobre el espionaje no son nuevas (los fiscales federales acusaron a cinco hackers militares chinos en 2014) los funcionarios del FBI reportan un aumento en los ataques a universidades y más atención de Estados Unidos como resultado de ello. El FBI dice que ha visto algún progreso en las universidades, y un funcionario dice que las escuelas están presionando más a los investigadores sobre las fuentes de financiamiento externas.

Demers, funcionario del Departamento de Justicia, dijo que el enfoque refleja cómo los esfuerzos de espionaje son más omnipresentes y tienen más recursos que nunca. “Es un problema serio hoy en día en los campus universitario”.

La amenaza, dicen los funcionarios, es más que teórica. Sólo en los últimos dos meses, un investigador de la Universidad de Kansas fue acusado de recolectar dinero de becas federales mientras trabajaba a tiempo completo para una universidad china; un empleado del gobierno chino fue arrestado en un esquema de fraude de visas que el Departamento de Justicia dice que tenía como objetivo reclutar talento de investigación estadounidense; y un profesor universitario en Texas fue acusado en un caso de secreto comercial relacionado con la tecnología de placas de circuitos.

El caso más importante de este año se centró no en una universidad, sino en Huawei, acusado en enero de robar secretos comerciales corporativos y evadir sanciones. La compañía niega haber hecho algo malo. Varias universidades, entre ellas la Universidad de Illinois, que recibió el correo electrónico del FBI el pasado mes de febrero, han comenzado a romper los lazos con el gigante tecnológico.

La Universidad de Minnesota hizo lo mismo, y un administrador aseguró al FBI en mayo que las cuestiones planteadas por una carta de mejores prácticas que un agente envió “ciertamente han sido temas de conversación (y ocasionalmente incluso de acción) en nuestros pasillos durante un tiempo”. Pero el historial del Departamento de Justicia no ha sido perfecto, lo que ha llevado a algunos a pensar que las preocupaciones son exageradas. En 2015, los fiscales federales retiraron los cargos contra un profesor de la Universidad de Temple que había sido acusado de compartir diseños para un calentador de bolsillo con China. El profesor, Xiaoxing Xi, está demandando al FBI. “Estuvo totalmente mal”, dijo, “así que sólo puedo hablar desde mi experiencia de que lo que sea que pongan ahí no es necesariamente cierto”.

Xiaoxing Xi, profesor que fue acusado de espionaje antes de que se levanten todos los cargos (AFP)
Xiaoxing Xi, profesor que fue acusado de espionaje antes de que se levanten todos los cargos (AFP)

Richard Wood, el entonces encargado interino de la Universidad de Nuevo México, transmitió ambivalencia en un correo electrónico a sus colegas el año pasado. Escribió que se tomaba en serio las preocupaciones de seguridad nacional que el FBI identificó en las reuniones informativas, pero que también se mantenía “profundamente comprometido con las normas académicas tradicionales relativas al libre intercambio de conocimientos científicos, siempre que fuera apropiado, una tradición que ha sido la base del progreso científico internacional durante varios siglos”.

Hay tensiones reales entre estas dos realidades, y no hay soluciones simples”, escribió. “No creo que sería prudente crear una nueva ’política’ sobre el terreno tan complejo y llena de compensaciones internas entre preocupaciones y valores legítimos sin un diálogo real sobre el tema”.

Un vicerrector asociado de la Universidad de Colorado se expresó negativamente en enero sobre cómo manejar la solicitud de un agente para una reunión, enviando un correo electrónico a sus colegas diciendo que la solicitud para discutir la investigación de la universidad se sentía como una “investigación” y como una “expedición de pesca” más que en ocasiones anteriores. Otro administrador respondió que el FBI presumiblemente quería discutir el robo de propiedad intelectual.

Los funcionarios del FBI dicen que han recibido constantemente comentarios positivos de las universidades, y los correos electrónicos muestran que muchos administradores solicitan reuniones informativas, visitas al campus o expresan su deseo de cooperación. Un administrador de la Universidad Estatal de Washington conectó a un agente del FBI con su homólogo de la Universidad de Idaho. La Universidad de Carolina del Norte-Chapel Hill solicitó una sesión informativa el pasado mes de febrero con un administrador, diciendo que “nos gustaría entender más sobre el papel del FBI y cómo podemos asociarnos”. Un funcionario de la Universidad de Nebraska invitó a un agente a hacer una presentación como parte de una capacitación más amplia en el campus.

Kevin Gamache, director de seguridad en investigación del The Texas A&M University System, dijo que valora sus interacciones con el FBI y que la comunicación es bidireccional. El FBI comparte información sobre amenazas y los administradores educan a las fuerzas de seguridad sobre las realidades de la investigación universitaria. “No hay ninguna píldora mágica”, dijo Gamache. “Es un diálogo que tiene que ser continuo.”

La vicepresidenta de investigación y desarrollo económico de la Universidad de Nevada, Las Vegas, saludó la asistencia en una ciudad que ella llamó el “lugar de nacimiento de las pruebas atómicas”.

Tenemos una facultad de radioquímica de clase mundial, nuestra Facultad de Ingeniería tiene un número significativo de profesores y estudiantes de China, y tenemos varios otros temas que me preocupan. En todos estos casos, el FBI siempre está disponible para ayudar”, dijo la administradora, Mary Croughan, quien envió un correo electrónico a los agentes.

La AP presentó solicitudes de registros públicos para la correspondencia entre el FBI y los funcionarios de investigación en más de 50 escuelas. Entre los resultados se halló, incluyendo itinerarios de seminarios y un folleto del FBI que advierte que China “no sigue las mismas reglas de integridad académica” que las que observan las instituciones estadounidenses. El documento, titulado “China: El riesgo para la academia”, dice que Beijing está utilizando “recolectores no tradicionales” como los investigadores postdoctorales para recopilar información y que se están explotando programas destinados a promover la colaboración internacional.

Las universidades se convierten en otro frente de batalla entre las potencias mundiales (Reuters)
Las universidades se convierten en otro frente de batalla entre las potencias mundiales (Reuters)

Algunas actividades de extensión son más generales, como la oferta de un agente de informar a la Universidad Estatal de Nuevo México sobre “cómo el FBI puede servir y proteger mejor”. Pero otros correos electrónicos muestran agentes que buscan consejos o que siguen pistas. “Si usted tiene preocupaciones acerca de cualquier facultad o investigadores graduados, estudiantes, vendedores externos... casi cualquier cosa que hayamos discutido anteriormente - simplemente recordándole que estoy aquí para ayudar,” escribió uno de ellos a la Universidad Estatal de Iowa.

En mayo, un agente envió a la Universidad de Washington una solicitud de registros públicos de correos electrónicos de dos investigadores, buscando referencias a los programas de reclutamiento de talentos del gobierno chino que Estados Unidos ve con recelo. Un portavoz de la universidad dijo que la escuela no ha investigado a ninguno de los dos profesores.

El año pasado, un agente que advirtió sobre una “tendencia de los esfuerzos internacionales hostiles en las universidades estadounidenses” preguntó a la Universidad Estatal de Oklahoma si tenía investigadores en investigación de encriptación o computación cuántica. La Universidad de Colorado recibió una solicitud del FBI sobre una “investigación interna” sobre el “posible uso indebido” de los fondos de los NIH por parte de un profesor. La escuela dijo que no encontró ninguna mala conducta que involucre al profesor, que ha renunciado. Otros correos electrónicos muestran que las escuelas responden internamente a las preocupaciones del gobierno.

En el estado de Mississippi, un administrador preocupado por los ciberataques iraníes a las universidades y los informes del gobierno sobre la influencia extranjera sugirió a sus colegas que la escuela examinara la demografía de los solicitantes de escuelas de postgrado. "Hay que tener cuidado para que no se viole la ley de los EEUU en materia de discriminación, pero ¿dónde se traza el límite cuando se trata de protegerse contra estados extranjeros conocidos que son ciberdelincuentes?

(Con información de AP)