Se cree que fue el asesinato de su mejor amigo “Tooka Gregory” lo que llevó a Gakirah Barnes a cometer su primer asesinato a los 14 años (Foto: Instagram)
Se cree que fue el asesinato de su mejor amigo “Tooka Gregory” lo que llevó a Gakirah Barnes a cometer su primer asesinato a los 14 años (Foto: Instagram)

Shondale "Tooka" Gregory tenía sólo 15 años cuando lo asesinaron. Los agresores le dispararon mientras esperaba el autobús en una calle al sur de Chicago. Se cree que aquel día y aquella muerte llevaron a una adolescente a convertirse en una de las asesinas más temidas de la historia de Illinois. 

Gakirah Barnes y Shondale "Tooka" eran grandes amigos. Nacida en 1996, Barnes había crecido junto al resto de su banda en Woodlawn, un vecindario al sur de la ciudad. La pandilla se hacía llamar "St. Lawrence Boys" o "Fly Boy Gang".

El día que asesinaron a Tooka a sangre fría en la parada de autobús, Barnes tenía 13 años. Perder a su amigo incondicional le impactó y dicen, la sumió en una oscuridad que la transformó en una brutal homicida.

Pero si la muerte de su amigo ya la había alterado, todo empeoró aún más cuando comenzó a circular en redes sociales una imagen del funeral de "Tooka" Gregory. Algún troll decidió editar la fotografía y decorar el ataúd de "Tooka" con múltiples rollos de papel higiénico.

"En resumen, esta imagen hizo que estallara un conflicto entre bandas", explicó Lee Caldwell, del Equipo de Seguridad de Bandas de Chicago.

En su Instagram,”The Hitta” hablaba de los conflictos entre bandas y acumulaba miles de seguidores (Foto: Instagram)
En su Instagram,”The Hitta” hablaba de los conflictos entre bandas y acumulaba miles de seguidores (Foto: Instagram)

Ocho meses después de que apareciera en Internet aquella publicación editada, Odee Perry, un integrante de una pandilla rival, fue asesinado. Y el crimen fue atribuido a una chica de 14 años. En concreto, a la mejor amiga de "Tooka" Gregory: Gakirah Barnes.

"Esto le dio una enorme reputación como asesina. Si eres adolescente en una pandilla de Chicago y matas a alguien, tu estatus se dispara".

En realidad, nunca se confirmó si la adolescente fue la persona que apretó el gatillo, pero el rumor se propagó como la pólvora. A sus 14 años, Barnes había asesinado a un miembro de una banda rival. Sus seguidores en Twitter se multiplicaron, y pronto, comenzó a aparecer en sus videos rapeando y apuntando a cámara con una pistola. El nombre de Barnes se desvaneció, y todos al sur de Chicago comenzaron a conocerla como "The Hitta".

"Cuando se trata de mujeres, si quieren mantener ese nivel de respeto, no pueden parar", explicó la ex pandillera Andalia Bianca.

Los asesinatos siguieron sumando. La segunda víctima habría sido Mario "Blood Money" Hess, que murió de un disparo. Él era primo de Keith "Chief Keef" Cozart, un rapero que logró salir de los suburbios de Chicago y mudarse a una mansión. Chief Keef era miembro de la banda rival "Black Disciple".

Con frecuencia, “The Hitta” aparecía en videos de Youtube en los que rapeaba sus canciones y portaba armas de fuego (Foto: Youtube)
Con frecuencia, “The Hitta” aparecía en videos de Youtube en los que rapeaba sus canciones y portaba armas de fuego (Foto: Youtube)

Las redes sociales no tardaron en encontrar al culpable: The Hitta, aunque la policía nunca la señaló como sospechosa del asesinato. Un día después, Barnes escribió un mensaje en Twitter.

"No eres nadie hasta que alguien te mata, esa es la p**a verdad", escribió.

Hasta su muerte en 2014, se le atribuyeron a "The Hitta" un total de 20 asesinatos. Ese año, cuando volvía a casa de un amigo en Wooldwan, le dispararon en el pecho, el cuello y la mandíbula. Tenía 17 años. Ahora, el documental Secret Life of a Gang Girl en el canal de televisión A&E cuenta su historia.

"Andaba esta niña, diabólica y monstruosa, matando gente y hablando sobre ello online", explicó en el documental el profesor Desmond Patton, que estudió la presencia online de Barnes. "Ella casi no parecía real".

Los amigos de “The Hitta” fueron cayendo uno tras otro, lo que habría aumentado más su sed de venganza (Foto: Twitter)
Los amigos de “The Hitta” fueron cayendo uno tras otro, lo que habría aumentado más su sed de venganza (Foto: Twitter)

Pero no para todo el mundo la adolescente era "una niña diabólica". Su madre, Shontell Brown, dijo que a pesar de su reputación, lo único que su hija buscaba era "proteger a todo el mundo". Quería ser trabajadora social, contó. El periodista Frank Main, que conoce de cerca cómo interactuan las bandas de la ciudad más poblada de Illinois, opinó, sin embargo, que lo que Barnes perseguía era "honor y respeto".

"Sus amigos comenzaron a recibir disparos y ella fue absorbida por la vida de las pandillas y se dio cuenta de que allí es donde obtendría el respeto, el honor y la calidez que otros obtienen jugando al baloncesto, al ajedrez o algo así en la escuela secundaria", explicó el periodista.

"La noticia de que Gakirah, la pandillera asesina había caído, fue enorme. Se pensaba que era uno de los tiradores más notorios del vecindario. Y era una chica".