Carlos Jacinto Cobo Pérez engañó a un niña de 11 años, que era su vecina, y la embarazó a pesar de que sus padres le habían dicho que se alejara de ella (Foto: Police Arizona)
Carlos Jacinto Cobo Pérez engañó a un niña de 11 años, que era su vecina, y la embarazó a pesar de que sus padres le habían dicho que se alejara de ella (Foto: Police Arizona)

Un inmigrante indocumentado de 20 años proveniente de Guatemala fue acusado de ataque sexual agravado y conducta sexual con menor de edad después que se conociera que embarazó a una niña de 11 años, sin embargo, cuando se presentó frente al juez le pidió su deportación para intentar librarse de los cargos.

Carlos Jacinto Cobo Pérez compareció ante el magistrado en Phoenix, Arizona, la semana pasada acusado de dejar embarazada a la niña que era su vecina en un complejo de departamentos.

A través de un traductor, le preguntó al juez si podía firmar su salida voluntaria de los Estados Unidos: "Si quiero firmar mi orden de deportación, ¿puedo hacerlo o no?", preguntó Cobo Pérez.

Por supuesto que el juez se negó y le respondió que eso era algo que ese tribunal no hace.

En su comparecencia el acusado solicitó al juez ser deportado en un intento por deshacerse de los cargos de agresión sexual a la menor (Foto: Impresión de pantalla de video Univision)
En su comparecencia el acusado solicitó al juez ser deportado en un intento por deshacerse de los cargos de agresión sexual a la menor (Foto: Impresión de pantalla de video Univision)

En noviembre de 2018 los padres de la menor descubrieron que su hija veía a este hombre y le prohibieron acercarse a él, sin embargo, él la siguió frecuentando a escondidas de los padres, incluso en la escuela primaria de la menor.

Los padres informaron a las autoridades después que se descubrieron que la estudiante tenía moretones en el cuello por supuestos besos.

El hombre de 20 años reconoció que "era novio" de la niña y que estaba mal lo que hacía, luego dijo a los investigadores que no volvería a verla, sin embargo siguió haciéndolo y luego tuvo relaciones sexuales con la niña de 11 años dentro de su automóvil, cerca de la escuela de la menor, según un informe policial.

Los documentos judiciales revelaron una carta de Cobo Pérez a la niña en la que dijo que sabía que podía ser encarcelado por mantener una relación con ella, pero que no le importaba y que seguiría con ella.

Fue el pasado 17 de mayo que la menor fue llevada al Phoenix Children's Hospital para una prueba de embarazo, que salió positiva. La niña dijo que había tenido relaciones sexuales con Cobo y que él era el padre, tenía dos meses de embarazo.

La madre de la menor llamó al sujeto, quien confesó que tuvo relaciones en dos ocasiones con la pequeña sin usar preservativos.

Según informó la afiliada de FOX KSAZ , una niña que habló bajo condición de anonimato y es amiga de Cobo Pérez y de la menor de edad dijo que el sospechoso estaba preocupado cuando descubrió que la niña estaba embarazada.

"Me llamó llorando el viernes pasado, diciéndome que dejó embarazada a su novia y no me lo creí. Ella realmente lo amaba con todo su corazón, pero sus padres no la dejaban verlo", dijo la menor.

La madre de la niña embarazada dijo a Univision Arizona que el sujeto defraudó su confianza y no le importó que fuera una niña a la que engañó haciéndole creer que tenían una relación de pareja a pesar de la enorme diferencia de edad y de que él es un adulto.

"No tengo otra opción que apoyar al niño… Ella tendrá el bebé", dijo la madre de la menor.

"En lugar de disfrutar de su infancia, pasará a otra etapa [de la vida] en lugar de ser una niña", dijo.

El padrastro de la niña contó su furia cuando descubrió que estaba embarazada. "Estaba trabajando y, para ser honesto, quería dejar el trabajo e ir a golpearlo", dijo, sin embargo prefirieron llamara a la policía.

"Ella es una niña de 11 años. Él tiene 20, casi 21. Él se metió en su cabeza y ella se enamoró de él fácilmente" dijo el padrastro de la menor.

El padrastro de la víctima añadió que la policía parecía más interesada en si estaba legalmente en los Estados Unidos que en la seguridad de su hija.

La madre de la niña tiene la esperanza de que Cobo Pérez no sea deportado:

"Necesita pagar por lo que hizo. Si lo dejan salir y lo envían de vuelta, él podrá regresar con bastante facilidad y hacer lo mismo", dijo la madre de la menor.

Cobo Pérez ha sido acusado de dos delitos graves de conducta sexual con un menor y un delito grave de agresión sexual.

Permanece bajo custodia en espera de una fianza de USD 150.000 que solo se puede cumplir con un pago en efectivo.