El acuerdo sobre cambio climático adoptado por 195 países en diciembre de 2015 en París trazó el camino hacia un mundo sostenible mediante cambios drásticos en la economía global.

El objetivo del pacto es contener el aumento de la temperatura "muy por debajo de los 2 ºC" respecto a la era preindustrial y "seguir esforzándose por limitar este aumento a 1,5 ºC", aunque muchos expertos dudan de que se pueda lograr.

2 °C o 1,5 °C son objetivos muy ambiciosos, dado el nivel actual de emisiones de gases de efecto invernadero (GEI). Los expertos del Panel Intergubernamental del Cambio Climático (IPCC) estiman que es necesario reducir las emisiones entre un 40% y un 70% entre 2010 y 2050 para permanecer por debajo de los 2 °C.

El acuerdo no especifica metas obligatorias a cada país, como sí lo hace el protocolo de Kioto. Cada cual se fija a sí mismo sus propios objetivos de reducción de emisiones para 2025 o 2030. Estados Unidos, cuyo presidente actual, Donald Trump, acaba de anunciar que el país se retira del Acuerdo de París, se había comprometido a reducir sus emisiones entre un 26% y un 28% de aquí a 2025, respecto a los niveles de 2005, cuando los EEUU emitieron 6,132 millones de toneladas métricas de dióxido de carbono.

La mayoría de los gases de efecto invernadero provienen de la quema de combustibles fósiles, como el petróleo, el carbón y el gas natural, pero también provienen del uso de fertilizantes, la cría de ganado y el mantenimiento de vertederos. Los gases de efecto invernadero incluyen dióxido de carbono, metano e hidrofluorocarbonos.

Obama firmó una orden ejecutiva que confirmaba la aprobación del acuerdo por parte de Estados Unidos, pero no lo sometió al Congreso para su aprobación. Así es como Trump puede "cancelar" el compromiso de Estados Unidos con el acuerdo si lo desea.

El gobierno de Obama también promulgó medidas de reducción de emisiones de carbono para poner al país en el camino para alcanzar los objetivos establecidos en París y posicionar a Estados Unidos como líder en la lucha contra el cambio climático. Bajo la Administración Obama, Estados Unidos comenzó a reducir sus emisiones, tanto por el aumento de la energía renovable asequible como por la abundancia de gas natural debido a fracking.

 

Cómo es el procedimiento para retirarse del Acuerdo

Cualquiera de los 147 países que ratificaron el pacto puede abandonarlo. Pero no antes de los tres años tras su entrada en vigor (noviembre de 2016). La retirada se hace efectiva recién tras un año suplementario de preaviso. Es decir que el proceso tomará, por lo menos, 4 años. 

La opción más radical consiste en abandonar la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (CMNUCC), que puede hacerse en un año.

LEA MÁS: