Guilherme Locatelli, el árbitro brasileño que participará de los Juegos Olímpicos y tendrá que ver el nacimiento de sus trillizos por videollamada

El respetado juez de baloncesto oriundo de Santa Catarina ya tiene un pequeño de 3 años, pero no podrá acompañar a su pareja en un momento tan especial. En consecuencia, montó un operativo para poder estar presente de manera remota

Guilherme Locatelli tendrá que ver el partido de sus trillizos a través de una videollamada en los Juegos olímpicos de Tokio 2020 (Foto: FIBA)
Guilherme Locatelli tendrá que ver el partido de sus trillizos a través de una videollamada en los Juegos olímpicos de Tokio 2020 (Foto: FIBA)

Las historias más recordadas en el deporte son aquellas que por su naturaleza única quedan en la memoria del público. Una de esas anécdotas que trascienden la vivirá el árbitro brasileño de basquetbol Guilherme Locatelli, pues tendrá que ver el nacimiento de sus trillizos mediante una videollamada en el celular. El suceso ocurrirá mientras se desempeña como juez en los Juegos Olímpicos de Tokio 2020.

El sueño comenzó en marzo, cuando fue elegido para participar como autoridad en los Juegos Tokio 2020. La Federación Internacional de Baloncesto anunció su convocatoria con los árbitros que participarán en la justa, y entre ellos aparecieron dos brasileños; uno de ellos fue Guilherme Locatelli del cuadro de Santa Catarina. Ésta será su segunda convocatoria para unas Olimpiadas, la primera de ellas fue hace cuatro años en Río 2016, donde Locatelli tuvo la oportunidad de desempeñarse en el torneo de su país.

Su segundo sueño tendrá que ver con el legado que dejará en el deporte, ya que su esposa está embarazada. El árbitro de cuarenta años de edad, junto a su pareja no esperan tener un hijo, tampoco dos, aguardan por la aparición de tres bebés. Los trillizos se sumarían a la familia que ya cuenta con un pequeño de 3 años de edad.

El árbitro Guilherme Locatelli repetirá por segunda ocasión su asistencia a unos Juegos Olímpicos, la primera fue en Río 2016 y ahora en Tokio 2020 (Foto: FIBA)
El árbitro Guilherme Locatelli repetirá por segunda ocasión su asistencia a unos Juegos Olímpicos, la primera fue en Río 2016 y ahora en Tokio 2020 (Foto: FIBA)

El mayor de los hermanos es Pedro, a su corta edad ya es bilingüe, pues el portugués y el inglés los domina sin problema alguno. La necesidad de dominar los idiomas nació a partir del gusto que tiene el niño por acompañar a su padre a los partidos, de hecho, ya comienza a seguir las transmisiones de los juegos de básquet en las que se queda entretenido.

La relación planeó el nacimiento de un hijo ya terminados los Olímpicos, pero para la sorpresa de ambos no llegaría uno, sino tres pequeños. El seguimiento del nacimiento tiene dos problemas: la distancia que existe entre Brasil y Japón y, por consiguiente, la distinción de horario entre uno y otro país.

Por ello Carolina, esposa de Locatelli, planea que su madre ayude a realizar la cobertura del nacimiento mediante una videollamada en la sala de partos. El anestesiólogo acompañará a la futura madre de los trillizos y en la otra habitación la abuela se encargará del resto. Se espera que el 4 de agosto hagan aparición los tres pequeños, en una jugada que sería de tres puntos. La ventaja para Guilherme es que el médico ha confirmado que el parto podría ser en la tarde de Brasil y madrugada de Japón.

El árbitro Guilherme Locatelli debutó como árbitro Olímpico de basquetbol en Río de Janeiro 2016 ( Foto: FCB)
El árbitro Guilherme Locatelli debutó como árbitro Olímpico de basquetbol en Río de Janeiro 2016 ( Foto: FCB)

El debut del árbitro de Santa Catarina será en el partido de Irán contra República Checa, por lo que la concentración deberá estar centrada en ese evento. La dedicación ha sido aquella que dio fruto para que tuviera la participación en los Olímpicos, pues Carolina dijo que “no es fácil, son años y años de dedicación para llegar a eso”.

En Río 2016 tuvo la oportunidad de moderar el partido de la semifinal entre España vs Estados Unidos, que logró la victoria y posteriormente se quedó con la medalla de oro.

SEGUIR LEYENDO: