Así empezaron los incidentes en Mineiro-Boca: la ira de Raúl Cascini y el agente de seguridad que encendió la mecha

Tras el gol anulado a Weigandt y la derrota del Xeneize en los penales, el partido terminó con una pelea entre la delegación visitante y las autoridades en la antesala del vestuario. El presidente de O Galo también fue señalado como uno de los provocadores. Los detonantes

Guardar

Nuevo

Boca ya había perdido por penales ante Atlético Mineiro y el sueño de volver a ganar la Copa Libertadores se había quedado en octavos de final. La delegación xeneize, enardecida por el gol anulado a Marcelo Weigandt a instancias del VAR, ya había tenido roces con los agentes de seguridad y con Sergio Coelho, presidente del elenco rival, al que en medio del caos posterior se lo ve arrojando botellas. Raúl Cascini, integrante del Consejo de Fútbol, junto al Chelo Delgado, otro de los laderos de Juan Román Riquelme, se acerca a la zona de vestuarios y discute con las autoridades. Comienza como una protesta airada, pero va levantando la temperatura. En el medio del ida y vuelta aparecen Miguel Ángel Russo, entrenador del equipo, y Leandro Somoza, ayudante de campo.

Pero uno de los agentes del orden, identificado con una pechera con el N° 145, parece decirle algo que saca de eje al ex mediocampista, que arremete contra él y todo lo que se pone por delante suyo. Lo que parece un tumulto termina en un escándalo. ¿Se burló? La pelea termina con Sebastián Villa lanzando un dispenser y una valla, Jorge Bermúdez a los insultos. O Izquierdoz y Marcos Rojo respondiendo a la represión a las trompadas. O el plantel huyendo hacia el campo de juego por el efecto de los gases lacrimógenos.

El video del presidente no es nada lindo, pero los muchachos me comentaron que la persona de seguridad con la que terminan a los empujones no tenía nada que hacer y empezó a insultarlos y empujarlos. Y la imagen del presidente de ellos, que va a ser... Que no les extrañe que quieran dejar detenidos a los de Boca y con la gente de Brasil no pase nada”, arremetió Riquelme en TyC Sports.

Según pudo confirmar Infobae, el embajador Daniel Scioli está interviniendo para asistir a los integrantes del equipo de Boca, el cuerpo técnico y los dirigentes, en medio de versiones sobre la inminente detención de varios de los involucrados en los graves incidentes. Raúl Cascini, Marcos Rojo, Javi García, Jorge Bermúdez, Carlos Zambrano, Sebastián Villa y Fernando Gayoso son los que quedaron imputados. En consecuencia, toda la delegación los acompaña a la comisaría para hacer su declaración.

La jugada de la polémica sucedió a los 16 minutos del segundo tiempo. Un centro frontal provocó un rechazo defectuoso del arquero. La pelota le quedó a Weigandt, quien abrió el marcador con un remate potente.

Mineiro protestó una supuesta falta previa del lateral, que no existió. Pero el árbitro Esteban Ostojich demoró en reanudar porque la tecnología estaba revisando la acción. El VAR llamó al uruguayo a la pantalla y terminó anulando la conquista. ¿Por qué? Porque entendió que Diego González, en un discutidísimo offside, intentó intervenir antes de la salida del guardameta. Miguel Russo, sacado, protestó airadamente, todo el banco se fue encima de la terna arbitral. Incluso, en el momento de la revisión, hubo un par de refriegas.

Ya en la ida, a Boca le invalidaron el tanto de Diego González, quien le ganó a su marcador y anticipó al arquero para poner, de cabeza, el 1-0 parcial. Luego de varios minutos de incertidumbre, el conjunto brasileño reclamó una falta de Briasco a Silva en la jugada previa al gol del Pulpo. El juez colombiano Andrés Rojas fue a revisar lo sucedido y terminó anulando el tanto del Xeneize a instancia del VAR, que estuvo comandado por el juez paraguayo Derlis López. Ambos resultaron suspendidos por tiempo indeterminado.

Allí, ante los reclamos de Boca, el presidente de Mineiro había prometido una recepción poco amistosa. Pero fue más allá: terminó en una gresca descomunal consumada la despedida xeneize de la Copa.

SEGUIR LEYENDO:

Guardar

Nuevo