Del diamante a la parrilla: Henry Omaña, el beisbolista que vende tacos para sobrevivir a la pandemia de COVID-19

El pitcher de los Tecolotes de Los Dos Laredos atiende un negocio familiar que tiene más de 40 años de existencia en Estados Unidos

Henry Omaña, el beisbolista mexicanos que vende tacos por la pandemia de COVID-19 (Foto: Cortesía/ LMB)
Henry Omaña, el beisbolista mexicanos que vende tacos por la pandemia de COVID-19 (Foto: Cortesía/ LMB)

Debido a la pandemia de COVID-19, los deportes tuvieron que parar sus actividades. Aunque hay ligas que regresaron a la acción, muchos jugadores están a la espera de que puedan regresar a los entrenamientos con sus equipos.

Este es el caso de Henry Omaña, pitcher de los Tecolotes de Los Dos Laredos de la Liga Mexicana de Béisbol (LMB). El mexico-estadounidense trabaja en la taquería de su familia para tener ese ingreso extra, que en estos momentos de la crisis sanitaria es tan necesario.

“Tenemos una taquería en Pomona. Es de mi papá y mi hermano David está ahí como manager”, dijo el serpentinero en una entrevista con el departamento de comunicación de los Tecolotes. “Mi otro hermano (Christian) ayuda con los números”, agregó.

Desde hace 40 años la familia Omaña trabaja en los Estados Unidos vendiendo comida. Su abuelo fue quien inició el negocio con una simple “troca” (automóvil) y luego instaló una taquería a 15 millas (unos 24 kilómetros) al este de Los Ángeles, en South El Monte.

Henry Omaña llegó al final de la temporada pasada a los Tecolotes de los Dos Laredos (Foto: Cortesía/ LMB)
Henry Omaña llegó al final de la temporada pasada a los Tecolotes de los Dos Laredos (Foto: Cortesía/ LMB)

Ahora, la familia tiene otros dos restaurantes más en la misma localidad, así como en Covina. Henry se encuentra en los “Tacos Omaña’s”, donde trabaja durante la pandemia, pero también cocina cuando no tiene llamado a alguna liga de invierno.

“Trabajo haciendo los tacos, soy cocinero. Lo que necesite mi hermano, lo hago”, comentó. Se autodenominó como ayudante general, pues va a las tiendas, hace las compras o puede estar en la caja.

Aunque el lanzador es nativo de San Dimas, California, tiene raíces mexicanas. Su padre es de Huatabampo, Sonora y su madre de Jalisco. Por ello, los negocios ofrecen la diversa variedad culinaria de las tierras aztecas.

Venden el plato de chile verde, burritos de carne asada, el “taco perrón”, sopes y tortas. Tienen los tacos más populares de su país como los de pastor, chicharrón, chile colorado, tripas, buche y cabeza, así como platillos especiales como pescado y camarón.

Muchos jugadores están a la espera de que puedan regresar a sus actividades normales (Foto: Tecolotes de Los Dos Laredos)
Muchos jugadores están a la espera de que puedan regresar a sus actividades normales (Foto: Tecolotes de Los Dos Laredos)

“En Pomona hay muchas taquerías cerca, pero a la gente le gusta venir con nosotros por el chile verde y las salsas. Mi hermano hace una salsa muy buena, creo que la gente viene más con nosotros”, aseguró.

Sin embargo, Henry se mantiene cerca del montículo en sus tiempo libres. Entrena junto a jóvenes con sesiones en jaulas de bateo, infield y ejercicios diversos. “Voy a estar todo el tiempo trabajando para ponerme mejor y más fuerte cuando regrese al equipo”, aseveró.

Seguiré en la taquería y con los jóvenes, pero haré mis ejercicios para estar listo con Tecolotes

Tres años y contando

Henry Omaña trabaja vendiendo tacos en un negocio familiar (Foto: Cortesía/ LMB)
Henry Omaña trabaja vendiendo tacos en un negocio familiar (Foto: Cortesía/ LMB)

El pelotero llegó a la LMB en 2017 con los Acereros de Monclova. Al año siguiente estuvo en los Pericos de Puebla y después obtuvo tres triunfos con Sonoma Stompers de la independiente Pacific Association.

“Tengo tres años en esta Liga (LMB). En 2017 tiré bien, estaba sacando outs con mi curva, pero en el 2018 tenía problemas tirando strikes, tuve un poco de problemas pichando en Puebla”, explicó.

Al final de la última temporada de la LMB, Henry portó los colores de los emplumados, donde tuvo récord de 1G-2P en siete apariciones sobre la loma. “Estaba feliz de estar en ese lugar de abridor con Tecolotes, me daban mucha confianza, todos estaban mirando mis ganas de ganar”, recordó.

El beisbolista comentó que el equipo se veía para poder competir en la LMB (Foto: Tecolotes de Los Dos Laredos)
El beisbolista comentó que el equipo se veía para poder competir en la LMB (Foto: Tecolotes de Los Dos Laredos)

“Cuando gano mi primer juego (28 de agosto en Saltillo) estaba muy feliz con el equipo porque estaban ayudándome, estaban detrás de mí para ganar. Ése es mi recuerdo favorito de toda mi carrera”, rememoró el mexico-estadounidense.

El beisbolista comentó que el equipo se veía para poder competir en la LMB, pero por la pandemia todo tuvo que parar. “Lo veía listo para jugar. Pitchers, bateadores, infield, se miraban listos para la Liga, pero ya no pudimos jugar”, señaló.

Los jugadores que ahora están en casa todo el tiempo estuvieron listos para jugar

Omaña cocina para sus comensales, pero en su cabeza está volver a la LMB, lanzar strikes y conseguir outs para el equipo de la frontera.

MÁS SOBRE ESTE TEMA

Quién es Oliver Pérez, el mexicano que superó a Fernando Valenzuela e hizo historia en las Grandes Ligas

Consolidar lo económico, para mejorar lo deportivo: así planea LMB su regreso en 2021

El “monstruoso” lanzamiento de 93 metros que enloqueció a las Grandes Ligas de Béisbol

Coronavirus deja inactivos a 6 equipos en las mayores

MAS NOTICIAS