La falta de apoyo por parte de las autoridades deportivas de México ha sido una constante en toda la carrera de Pacheco. (Foto: Conade)
La falta de apoyo por parte de las autoridades deportivas de México ha sido una constante en toda la carrera de Pacheco. (Foto: Conade)

Alejandro Pacheco es una atleta mexicano ciego. A diario y antes de entrenar, el corredor canta en los vagones del metro de Ciudad de México para costear sus competencias. Hace unos días ganó la medalla de bronce en la prueba de 1.500 metros en la categoría T11 (Ciegos y Débiles Visuales), en los Juegos Parapanamericanos Lima 2019.

Para este deportista, la ceguera que obtuvo a los 19 años como consecuencia de los excesos y las drogas, fue una oportunidad para comenzar su vida desde cero, para buscar destacar en una disciplina en donde a cada instante se pone a prueba.

"Era una persona con adicciones. Desde temprana edad empecé a andar en la calle, no había un orden en mi vida. Estuve así muchos años hasta que llegó el límite. A mí me dio una intoxicación cerebral que la que me causó la ceguera", narra Pacheco en una entrevista para el portal Plumas Atómicas.

Ese momento lo marcó y lo interpretó como "un jalón de orejas", porque consciente de que para él aún no era tarde. Bajo esa filosofía comenzó sus entrenamientos a los 22 años y desde entonces ha vivido enfocado en su carrera deportiva, misma que le ha dado más de 40 medallas nacionales y ocho internacionales.

Si bien ha logrado victorias a nivel continental, su más grande aspiración es obtener otra presea dorada en los Juegos Paralímpicos, sin embargo, en ese camino hacia el éxito se ha encontrado con obstáculos que no dependen de él, pues están orientados hacia la falta de apoyo por parte de las autoridades del deporte en México.

El velocista ha tenido problemas en los vagones del metro. (Foto: Conade)
El velocista ha tenido problemas en los vagones del metro. (Foto: Conade)

El ejemplo de estas problemáticas lo ha vivido cuando ha buscado ir a otros estados para competir, pues él mismo debe costear todos los gastos que impliquen esas salidas, los cuales van desde alimentación, alojamiento e incluso su equipo para correr.

"No se me hace justo porque al final de cuentas es representar al país. El trabajo de un atleta de alto rendimiento es entrenar y salir a representar al país, ¿no? Lo externo le corresponde a las autoridades (…) Si los deportistas lo están haciendo bien debe haber una recompensa o al menos un impulso para que puedan llegar a un mejor nivel", reflexiona el atleta.

Ante esa difícil situación, la única alternativa que el velocista ha encontrado ha sido subirse al metro y cantar en los vagones de la línea tres del metro de la capital. Cabe decir que esto lo hace sin la supervisión o acompañamiento de la Comisión Nacional de Cultura Física y Deporte (Conade).

Esto también le ha significado problemas. Por ejemplo, el año pasado tuvo conflictos con vagoneros que le reclamaban su "territorio" y fue agredido, por lo cual intentó denunciar, pero no obtuvo la atención necesaria por parte del Ministerio Público e incluso tuvo que recurrir a Derechos Humanos.

Otro elemento que juega en contra de Pacheco es que la Federación de Corredores Ciegos y Débiles Visuales no ofrece apoyo económico para el pago de inscripciones a las carreras, ni el de las cuotas y tampoco el del guía que corre a su lado.

Así va la el medallero de la justa regional (Foto: Conade)
Así va la el medallero de la justa regional (Foto: Conade)

En el único momento de su carrera deportiva en que recibió apoyo por parte de las autoridades fue cuando se colocó en el tercer lugar de las clasificaciones internacionales. En ese momento la Conade y la Federación lo comenzaron a tomar en cuenta.

En una entrevista para el diario Récord comentó que cuando logró ganar en Brasil se le dio un apoyo como talento deportivo, el cual consistía en 2.000 pesos mensuales. Después de eso únicamente se dedicaba a entrenar hasta que perdió en un proceso selectivo para competencia internacional. "En ese momento la Federación me quitó el apoyo".

A pesar de esas dificultades, Alejandro Pacheco ha seguido trabajando para concretar sus metas. En la justa panamericana, al lado de su guía Fidel Reyes, hizo un tiempo de 4:26:64 para colgarse la medalla del tercer lugar y con ello también registró su mejor marca en lo que va de la temporada.

Actualmente, la delegación parapanamericana de México se encuentra en la tercera posición del medallero, solo detrás de Brasil y Estados Unidos con 42 oros, 41 platas y 36 bronces.