El portavoz del Gobierno español y ministro de Educación, Cultura y Deporte, Íñigo Méndez de Vigo anunció el galardón para Ramírez en conferencia de prensa. Según detalló, fueron necesarias siete votaciones para llegar a decidir al ganador. El premio de 2016 fue concedido al escritor español Eduardo Mendoza (Barcelona, 1943).

A sus 75 años, Ramírez es uno de los narradores más significativos de América Latina con su mezcla ficción y realidad en una interesante producción literaria, que cuenta con novela, ensayo y cuentos, con alto contenido político.

Su vida ha estado marcada por la dictadura de los Somoza, la revolución sandinista y su crítica al gobierno de Daniel Ortega, del que formó parte como vicepresidente entre 1985 y 1990 y, en declaraciones a Infobaedenunció como  un"poder matrimonial" que maneja a Nicaragua como "una monarquía".

Nació en 1942 en Masatepe y a los 18 años publicó sus primeros cuentos. Durante sus años de estudiante de Derecho fundó la revista literaria Ventana y en 1970 publicó su primera novela, "Tiempo de fulgor".

Ha publicado más de 55 libros, que han sido traducidos a varios idiomas. Entre sus obras figuran "La marca del Zorro" (1989), "Oficios compartidos" (1994), "Charles Atlas también muere" (1994), "Un baile de máscaras" (1995, Premio Laure-Bataillon 1998), "Adiós muchachos" (1999), "Mentiras verdaderas" (2000), Sara (2015) y las dos novelas negras protagonizadas por el inspector y exguerillero Dolores Morales. Y y hace dos meses publicó su última novela: "Ya nadie llora por mí" .

Ya nadie llora por mí, la última novela de Sergio Ramírez
Ya nadie llora por mí, la última novela de Sergio Ramírez

Ha recibido galardones como el Alfaguara de novela por "Margarita, está linda la mar" (1998), el Dashiell Hammett (1990) por "Castigo divino" o el Iberoamericano de Letras José Donoso (2011).

En noviembre de 2014, ganó el Premio Carlos Fuentes por "conjugar una literatura comprometida con una alta calidad literaria" y por su papel "como intelectual libre y crítico, de alta vocación cívica".

"Los escritores latinoamericanos somos cronistas de hechos y debemos registrarlos, exponerlos a la luz pública, iluminarlos, somos testigos privilegiados de las ocurrencias de la vida cotidiana trastocada por la violencia, el miedo, la inseguridad, la corrupción, las grandes deficiencias del Estado de derecho, somos testigos de cargo", dijo  a EFE en su momento.

Creado en 1975 por el Ministerio de Cultura de España, el Cervantes reconoce la trayectoria de un autor que haya contribuido a enriquecer el legado literario hispano. Está considerado el más importante de todos los premios literarios se conceden en los países de habla hispana.

LEA MÁS: