Incremento en la vivienda en Bogotá en 2023 dependerá de los subsidios, las tasas de interés y la habilitación del suelo

En entrevista con Infobae, el gerente de Camacol Bogotá Cundinamarca, Alejandro Callejas, advirtió que el año cerrará con 46.600 lanzamientos de proyectos y 50.500 unidades vendidas

Compartir
Compartir articulo
El gerente de Camacol hizo a Infobae un balance del 2022 y compartió las proyecciones del sector para el 2023
El gerente de Camacol hizo a Infobae un balance del 2022 y compartió las proyecciones del sector para el 2023

Para el sector de la construcción en Bogotá, 2022 fue un buen año, en la medida en que los indicadores de lanzamientos, iniciaciones y ventas se mantuvieron cercanas a las cifras que tuvo el sector en 2021, un año histórico para la industria.

No obstante, las cifras no se superaron y las proyecciones del año entrante se deben tomar con cautela, pues está más que anunciado que 2023 será de desaceleración económica y la construcción no será ajena a la misma.

En entrevista con Infobae, el gerente de Camacol Bogotá & Cundinamarca, Alejandro Callejas, afirmó que el incremento en la vivienda en la ciudad capital dependerá sobre todo de tres factores, a los cuales el Gobierno nacional y distrital deberán prestar especial atención: los subsidios de vivienda, las tasas de interés y la habilitación del suelo.

Infobae: ¿Se incrementó el costo de la vivienda en Bogotá en 2022 y se seguirá incrementando en 2023?

Alejandro Callejas: Esa pregunta se responde en dos segmentos: la vivienda de interés social (VIS) no se incrementó porque tiene un techo legal, que son 150 salarios mínimos y 90 salarios mínimos para vivienda de interés prioritario (VIP).

Ahora, la vivienda que no es ni VIS ni VIP ha tenido una presión al alza que se ha debido a varios factores: el primero, que seguimos con una inflación muy alta en los insumos de la construcción, y no solo desde el punto de vista de materia prima, sino también en el incremento de los precios del suelo, lo que ha tenido un efecto en el alza del precio de la vivienda.

Cuando ese incremento en el precio no se puede trasladar al beneficiario final, lo que termina pasando es que se afecta la producción o la oferta de vivienda en nuestra región, y eventualmente eso es lo que vamos a tener que comenzar a medir a partir del próximo año.

Por qué lo digo: porque en 2021 hubo un crecimiento muy alto en las iniciaciones de vivienda, pero tendremos que entender los impactos reales a la hora de tomar la decisión de sí salir o no salir con un proyecto, dependiendo de esos lanzamientos e iniciaciones en 2023.

Así que la respuesta no es un sí total, porque el 70 % de la vivienda que se produce en Bogotá es de interés social y no tuvo incrementos. Y también porque la otra, fue vivienda que se comercializó hace dos años. Pero los impactos de la inflación en el costo de los insumos, y por consiguiente en uno de los insumos más importantes, que es el suelo, tendrá consecuencias el año entrante.

Infobae: ¿Hay alguna forma de saber en qué porcentaje se estará incrementando la vivienda en Bogotá?

Alejandro Callejas: No. Eso ya dependerá de la negociación que se dé entre los productos que se saquen al mercado y la relación entre cada constructora con su mercado objetivo. No hay una metodología particular para medirlo, pero lo que sí es cierto es que el crecimiento en el precio de los insumos en 2022 fue muy fuerte (incluso desde 2021). El año entrante tendremos claridad absoluta sobre el alza que tendremos que lidiar.

Infobae: Ante todo eso, ¿proyectan seguir construyendo al mismo ritmo y en los mismos niveles que han construido hasta ahora, o ya tienen claro que construirán menos?

Alejandro Callejas: Eso dependerá de muchas cosas. Nosotros al interior del sector estamos haciendo una planeación diferenciada. Tenemos escenarios optimistas, medios y menos optimistas. Lo que uno puede entender de los lanzamientos que hemos tenido en este año, es que nos deja abierta la posibilidad de mantener un ritmo interesante en la generación de nueva vivienda.

Sin embargo, con relación a las ventas, eso dependerá de lo que pase con los subsidios de vivienda, qué pase con las tasas de interés y qué pase con la habilitación de suelo en Bogotá. Esto último dependerá de la aprobación de planes parciales, que es algo en lo que siempre hemos insistido, debe agilizarse (tener suelo en donde poder construir), Y en la reglamentación del Plan de Ordenamiento Territorial. Esas dos políticas serán fundamentales para la generación de vivienda nueva en Bogotá.

Balance

Infobae: ¿Ya estamos en cifras prepandemia?

Alejandro Callejas: Hace mucho rato. Estamos muy por encima de los indicadores que teníamos en el 2019 pero estamos un poco por debajo de lo que teníamos en el 2021 pero con niveles importantes en el cumplimiento de las metas.

Infobae: ¿Cuál es el balance de Camacol Bogotá & Cundinamarca de este año?

Alejandro Callejas: Creo que 2022 hay que mirarlo desde varias aristas. Si nosotros miramos el comportamiento del sector constructor de todo el año, este siguió siendo un año muy bueno en materia de cumplimiento de indicadores, sobre todo porque la línea de comparación que teníamos, de 2021, fue un año récord en todos los indicadores de nuestro sector. En la historia de este gremio la importancia de 2021 fue enorme, así que este año mantuvimos cifras de comportamiento positivo en Bogotá.

Lo que nosotros prevemos es que cerraremos este 2022 con unos lanzamientos alrededor de unas 46.600 unidades de vivienda. Si bien es cierto que esta cifra es menor a lo que tuvimos en el año 2021, sigue siendo un indicador muy importante para lo que se viene en nuestro país y en nuestra región.

En cuanto a iniciaciones, vamos a terminar con casi 47.543 unidades de vivienda, y ese es un número considerable, pero además muy significativo cuando se analiza su rol en la economía bogotana. Estamos alcanzando casi un 20 % por encima de lo que se hizo en 2021 y que fue, como ya lo mencioné, un año en el que marcamos un récord en iniciaciones de vivienda.

Infobae: ¿Por qué las iniciaciones de vivienda son tan importantes?

Alejandro Callejas: Porque de las iniciaciones de vivienda depende la contratación de nuevo personal, la generación de empleo nuevo, así como la contratación y compra de los insumos para la construcción. Esto significa que gracias a las mismas, hoy 32 subsectores de la economía están altamente solicitadas por nuestro sector. Y esto en qué se traduce: en que la industria local se mantenga en unos niveles de actividad elevados a la hora de generar insumos.

Infobae: ¿Cuánto empleo generó el sector este año?

Alejandro Callejas: Tuvimos un promedio de 212.000 empleos directos en las obras de construcción, muy por encima de los 176.000 que estábamos empleando antes de la pandemia. Y en Cundinamarca estuvimos alrededor de 190.000 empleos.

Infobae: ¿Y cómo se comportaron las ventas de vivienda?

Alejandro Callejas: Las ventas este año van a llegar a las 50.000 a 50.500 unidades de vivienda. Veníamos con un comportamiento muy alto hasta finales de julio, y en agosto comenzamos a tener una tendencia hacia la baja en materia de compras de vivienda. No obstante, si miramos el año consolidado, 2022 nos dejó un poco por debajo de lo que tuvimos en 2021, pero comparativamente con las ventas de los últimos 10 años, sigue siendo un año positivo en términos de ventas.

Ahora, si subdividimos el año con los cambios que se han venido suscitando desde el punto de vista económico a nivel mundial, sumado a los cambios y a los anuncios políticos, pues si podemos ver que hemos tenido un descenso en la actividad en los diferentes frentes. Eso no nos deja en una situación alarmante, pero si comienza a prender ciertos semáforos con relación a lo que ya sabemos que va a pasara el año entrante.

Seguir leyendo: