Cómo detectar las cuentas falsas de redes sociales y los perfiles que estafan a través de ellas

No solo hay que desconfiar de los correos o links que invitan a “actualizar” datos en entidades bancarias, también, de perfiles de servicio en redes sociales que venden productos en redes sociales pero que desparecen luego de consignado el dinero.

Compartir
Compartir articulo
Cómo detectar las cuentas falsas de redes sociales y los perfiles que estafan a través de ellas  Foto: Robert Günther/dpa
Cómo detectar las cuentas falsas de redes sociales y los perfiles que estafan a través de ellas Foto: Robert Günther/dpa

Las redes sociales y los servicios que se prestan a través de ellas son cada vez más grandes, ya se puede conseguir cuentas de Instagram que venden productos como maquillaje, plantas, ropa, desayunos y hasta electrodomésticos. Sin embargo, hay perfiles que se han encargado de estafar y robar a los clientes actuando bajo fachadas de empresas serias y cuando el usuario consigna el dinero, simplemente desaparecen.

Cada día es más común ver que personas piden ayuda para que una cuenta en específico les devuelva el dinero ya entregado o que les cumpla con el producto que deseaban comprar. Sin embargo, ya que no hay manera de que las autoridades puedan intervenir en una red social que desapareció o bajo un negocio que se pacto de manera virtual, es responsabilidad netamente de los usuarios verificar que el perfil por medio del cual van a realizar la transacción es real y que no tenga cifras infladas.

¿Pero cómo verificar que un perfil es real y que no es solo una fachada?:

Antes de realizar cualquier transacción o entregar el dinero que piden por adelantado por un producto, lo mejor es verificar que los seguidores, interacciones y fotos de las cuentas sean reales, que además, tengan testimonios de compras y poder corroborar que estos son reales. Muchas cuentas de estafa inflan sus cifras de seguidores a través de bots (usuarios falsos) para generar confianza en los usuarios y que piensen que, como tienen tantos seguidores, es un perfil mucho más confiable.

Sin embargo, en cuanto a las interacciones, una característica muy fácil de rastrear es que las cuentas que tienen muchos seguidores deben tener un porcentaje de, al menos, el 1% en sus publicaciones, al mismo tiempo de comentarios de usuarios reales, preguntando, indagando o reseñando el producto. En muchos casos, la cuentas que se dedican a robar desactivan los comentarios o restringen las denuncias, cuando estas notificaciones salen en las imágenes, es mejor desconfiar. Esto se puede verificar también si al abrir una publicación aparece que tiene varios comentarios, pero si al entrar a leerlos, solo aparece uno o dos, significa que el resto fueron eliminados.

Por otro lado, se puede verificar sobre la antigüedad de la cuenta y cuántas veces ha cambiado de nombre y servicios que presta. Para conocer esto, se debe entrar al perfil, dar clic al menú y escoger la opción “información sobre esta cuenta”.

Allí se puede ver en la sección de “nombres de usuario anteriores” cuántas veces se le cambió el nombre a la cuenta y si se ha usado desde hace varios años para tener el mismo negocio. Si esta ha cambiado de manera constante sus servicios, lo mejor es desconfiar.

Por su parte, el youtuber Nicolás Arrieta ha prestado su cuenta de Instagram para compartir las denuncias de aquellos usuarios que han comprado productos de manera virtual y no les han llegado. Inclusive ha dado tips para evitar que estás páginas se sigan aprovechando de la confianza de los ciudadanos.

infobae

El youtuber contó que, después de recibir tantas denuncias, encontró que en muchas ocasiones el modus operandi de estas empresas estafadoras es el mismo: tienen una cuenta de Instagram con una cantidad alta de seguidores, usan fotos de productos, crean testimonios de compra y exigen a los clientes el valor total del producto o una parte del mismo para el envío, una alerta muy grande es que, por lo general, estas cuentas siempre ofrecen promociones en equipos o electrodomésticos con valores muy por debajo del precio real.

Según la última medición 82% de la población mayor de 15 años compra todos los días un producto por internet. En 2020 se reveló que el número de transacciones a través de este medio fue de 110,2 millones, lo que representó un valor de $19,4 billones.

Seguir leyendo: