Poscuarentena: más ciclistas y bicicarriles en Bogotá, pero también más hurtos

Desde el 1 de septiembre, cuando comenzó el aislamiento selectivo, salió un 40 % más de ciclistas que al inicio de la pandemia. Preocupa el incremento de los hurtos.

Foto: Rogelio Morales/Cuartoscuro
Foto: Rogelio Morales/Cuartoscuro

La frase “tenemos que adaptarnos a la nueva realidad” se ha vuelto común tras la coyuntura por la pandemia; en Bogotá, una buena parte de la ciudadanía parece tomársela muy en serio, sobre todo en materia de movilidad: el uso de la bicicleta como medio de transporte en la ciudad aumentó considerablemente desde el comienzo del aislamiento selectivo, con el que se dio un paso más de la apertura económica en el país.

En los primeros meses de la pandemia se realizaban alrededor de 360.000 viajes diarios en bicicleta en Bogotá, hoy la cifra es de unos 500.000, es decir, casi un 40% por ciento más, según las cifras de la Secretaría Distrital de Movilidad (SDM). El aumento de quienes ‘dan biela’ en cierto grado obedece al temor de los ciudadanos por las aglomeraciones en el el transporte público.

Han aparecido en la ciudad más mecánicos de bicicletas a medida que la cantidad de ciclistas en la carretera aumenta
Han aparecido en la ciudad más mecánicos de bicicletas a medida que la cantidad de ciclistas en la carretera aumenta

“Mi mamá, de 60 años, vive con mi familia y conmigo. Para no exponerla al coronavirus tomé la decisión de ir a trabajar en bici desde Bosa hasta la calle 72, en Chapinero. Me ha ido bien, me demoro una hora por trayecto, lo mismo o menos que me demoraba en TransMilenio desde el momento en que salía de mi casa”, explica Fabián Franco, un biciusuario que agrega que, por más que llegue al país la vacuna contra el COVID-19, piensa seguir siéndole fiel a su bici.

Otro de los aspectos que posibilitó un mayor uso de la bicicleta, de acuerdo con quienes se movilizan en este medio, fueron los nuevos tramos de ciclovías temporales que implementó el Distrito en corredores principales como la avenida Primero de Mayo, la avenida 68, la calle 13 y las la carreras 7.ª y 9.ª. Con ellos, Bogotá pasó de tener 551 kilómetros de bicicarriles a 635. La buena noticia es que, ante el éxito entre los ciudadanos y el alivio en la movilidad algunos se quedarán de manera permanente.

Los ciclistas en la capital podrán disfrutar en adelante de bicicarriles en la carrera 7.ª y 9.ª y las calles 13 y 106, que ya están para estrenar. El carril de la carrera 7.ª va de la calle 22 sur, en la localidad de San Cristóbal, a la calle 106, en Usaquén. En el caso de la avenida 9.ª, desde la calle 170 a la 127, donde se desvía por la carrera 11 hasta la calle 116. En cuanto a la calle 13, el corredor para bicis abarca de la carrera 100 a la 13, y en la calle 106, comprende desde la carrera 7.ª a la 11.

Una mujer monta bicicleta en en Bogotá (Colombia). EFE/LEONARDO MUÑOZ/Archivo
Una mujer monta bicicleta en en Bogotá (Colombia). EFE/LEONARDO MUÑOZ/Archivo

Con la implementación de estos carriles, que no solo están señalizados y separados por barreras o marcadores, la apuesta del Distrito es que sobre las calles de Bogotá vuelvan a salir los 880.000 ciclistas que circulaban antes de la pandemia entre semana; incluso más. Solo con el nuevo carril de la 7.ª se estima que se realicen más de 3.000 viajes en bici al día.

Los bogotanos ya amaban la bici

El aumento del uso de la bici durante la pandemia no solo se presentó de lunes a jueves, también los domingos, en los que salen a ‘rodar’ más de 1′900.000 personas en la tradicional ciclovía, un aumento de 100.000 ciudadanos según el Instituto Distrital de Recreación y Deporte (IDRD).

Bogotá es considerada una de las capitales mundiales de la bicicleta, por eso el aumento del uso de la bici no solo se atribuye a la pandemia. De acuerdo con Felipe Bogotá, director del programa ‘Bogotá, Cómo vamos’, “entre 2016 y 2019 la cifra de quienes hacen de la bicicleta su medio de transporte pasó del 8 % al 11 %”, como lo evidencia la Encuesta de Percepción Ciudadana.

Foto de archivo. Un hombre monta en bicicleta en los alrededores del estadio Nemesio Camacho "El Campín" de Bogotá, Colombia, 28 de mayo, 2007. REUTERS/Daniel Muñoz
Foto de archivo. Un hombre monta en bicicleta en los alrededores del estadio Nemesio Camacho "El Campín" de Bogotá, Colombia, 28 de mayo, 2007. REUTERS/Daniel Muñoz

Las medidas encaminadas a promover el aumento del uso de la bicicleta, según la alcaldesa Claudia López tienen fundamento en que tres de cada diez viajes en la ciudad se hacen en vehículo particular, mientras que los siete restantes se hacen en bicicletas, a pie y en transporte público; no obstante, el 85 % del espacio vial en la capital es usado por los vehículos particulares.

El hurto de bicicletas, el delito que no da tregua

Tal vez el mayor lunar en este aumento del uso de la bicicleta en Bogotá, además de la imprudencia de algunos usuarios, es la grave amenaza a la seguridad para los propietarios. Las cifras de hurto de bicicletas crecen cada año, así lo revelan las cifras del más reciente boletín de indicadores de la Secretaría Distrital de Seguridad, Convivencia y Justicia.

Entre enero y agosto de este año fueron hurtadas 7.121 bicicletas, 1.892 más que el mismo periodo del año pasado (5.229); de las víctimas, el 77% fueron hombres. Las localidades más afectadas fueron Kennedy (1.166), Engativá (1.149) y Suba (971).

Policía colombiana
Policía colombiana

En agosto de 2020 fueron hurtadas 1.011 bicicletas, mientras que para el mismo mes de 2019 fueron 636. Por cuarto mes consecutivo, la cifra está por encima de 1.000. Al problema del hurto se le añade el del uso de la violencia para despojar a los dueños de sus bicis.

Un caso reciente que da cuenta de la inseguridad para los ciclistas en Bogotá es el de Juan Gálvez, un joven de 22 años asesinado con arma de fuego en el barrio Ciudad Jardín Sur, tras oponerse al robo de su bicicleta en su primer día de trabajo como domiciliario. Por este hecho las autoridades judiciales imputaron cargos por homicidio agravado, porte ilegal de armas y hurto calificado y agravado a uno de los delincuentes y a otros dos se les imputó los mismos delitos en calidad de coautores.

Respecto al tema de inseguridad para los ciclistas, la misma alcaldesa de Bogotá ha reiterado que sigue siendo una deuda por parte de su administración y que trabaja permanentemente con la Policía y Fiscalía para reducir este indicador.


MAS NOTICIAS