Julián Andrés Sáenz montó un negocio de distribución de pollos para reunir dinero y viajar a Australia
Julián Andrés Sáenz montó un negocio de distribución de pollos para reunir dinero y viajar a Australia

Con la ilusión de aprender inglés y tras meses de trámites y un gran esfuerzo económico de sus padres, Julián Andrés Sáenz, de 26 años de edad, viajó a Australia el año pasado, y ahora vive un verdadero calvario que lo tiene sin poder caminar ni poder regresar a su país, pidiendo ayuda económica para pagar un costoso tratamiento médico.

El joven estudió Contaduría en la Universidad Santo Tomás, y después de finalizar la carrera, decidió viajar a un país de habla inglesa para reforzar su segundo idioma. Montó un negocio de distribución de pollos en su natal Villavicencio para recaudar los recursos necesarios, y fue así como, en septiembre de 2018, logró irse a Melbourne, Australia.

Pero al poco tiempo de estar allá, presentó los primeros síntomas, para él, inexplicables. Inapetencia, vómitos con sangre y una acelerada pérdida de peso evidenciaron que algo malo pasaba. Acudió al médico y entonces vinieron innumerables exámenes que aún no han podido dar con un diagnóstico certero, contó El Tiempo. En noviembre avisó de la situación a sus padres, y su madre, Concepción Velasco, decidió viajar para acompañarlo.

El joven de 26 años perdió 30 kilos y hace casi 4 meses que no puede levantarse de la cama
El joven de 26 años perdió 30 kilos y hace casi 4 meses que no puede levantarse de la cama

Desde entonces, el joven ha perdido 30 kilos y ya lleva casi cuatro meses sin poder caminar. Pasa el día acostado en una camilla, con bolsas conectadas a sus riñones y un equipo que lo mantiene estable. Los médicos buscan fortalecerlo para que pueda viajar de regreso a Colombia, porque sus condiciones actuales no se lo permiten, pues es un viaje de dos días en un avión ambulancia.

Varios voluntarios apoyan a Julián y a su madre para conseguir la asistencia médica, económica y social que requieren. Incluso dentro del hospital, porque ninguno de los dos habla inglés, por lo que necesitan traducciones todo el tiempo para entender lo que los médicos les dicen; según contó a El Tiempo una de las voluntarias, Rosemary Watson.

"Los médicos ya nos informaron que pararon de hacer investigaciones porque hicieron todo lo médicamente posible y no hallaron qué es lo que tiene a Julián tan enfermo", dijo Watson al medio nacional, y afirmó que el joven está en grave estado de salud.

El joven requiere un avión especializado que lo transporte de regreso a Colombia, en un viaje de dos días
El joven requiere un avión especializado que lo transporte de regreso a Colombia, en un viaje de dos días

Mientras tantos, familiares y amigos de Julián, en Colombia, realizan una campaña en redes sociales bajo el hashtag #SomosJulianSaenz para recoger fondos suficientes para que, cuando mejore su salud, puedan regresar rápidamente al país en las condiciones que lo requiere, que es en una aerolínea especializada, en primera clase y con asistencia médica.

Además, el seguro médico que adquirió el joven antes de viajar negó la financiación del tratamiento alegando que fue una enfermedad "preconcebida", pese a que desde el hospital  Austin, donde permanece, enviaron una carta explicando que no lo fue. Su familia también está tramitando con instituciones médicas colombianas para que, dado caso, Julián tenga un lugar donde llegar inmediatamente regrese de Australia.

"Las personas voluntarias están buscando que el Gobierno australiano ayude con una visa que contemple su situación médica y le extienda su estadía en el país, pero ello implica también demostrar que se pueden cubrir los gastos médicos durante la estadía, y Julián y su madre no tiene los recursos", dijo Watson a El Tiempo.

MÁS SOBRE ESTE TEMA: