En total, fueron capturadas 16 personas en distintas ciudades de España.
En total, fueron capturadas 16 personas en distintas ciudades de España.

La Policía española anunció la captura de 16 personas que conformaban una red criminal que hackeaba tarjetas de créditos de distintos países para financiar la entrada ilegal de ciudadanos colombianos a España. De esta forma habrían defraudado en más de 250.000 euros a los propietarios de la banca.

Agentes especialistas en falsedad documental y control de flujos migratorios detectaron movimientos extraños de viajeros que podrían ser inmigrantes ilegales, e iniciaron una investigación en colaboración con el Servicio Secreto de Estados Unidos. A su vez, agentes de medios de pago registraron el uso ilícito de números de tarjetas usadas para la compra de tiquetes de avión a nombre de terceras personas.

Autoridades españolas encontraron registros de 300 billetes adquiridos con tarjetas usadas de forma fraudulenta.
Autoridades españolas encontraron registros de 300 billetes adquiridos con tarjetas usadas de forma fraudulenta.

De esta forma las autoridades españolas encontraron registros de 300 billetes adquiridos con tarjetas usadas de forma fraudulenta. Además, identificaron más de 200 viajeros que utilizaron las rutas Bogotá-Madrid, Bogotá-Barcelona o Bogotá-París-Madrid; según detalla el diario El Faro de Vigo.

Información de inteligencia de España determinó que la red criminal obtenía en la 'darknet' -o internet oscura- los datos de tarjetas de créditos de personas de más de 20 países. Asimismo, conseguía a los inmigrantes colombianos ilegales documentación falsa de otras nacionalidades, como  pasaportes estadounidenses, cédulas mexicanas y documentos españoles.

Los investigadores no descartan que haya otros itinerarios, con origen en Colombia, hacia destinos en otros países.
Los investigadores no descartan que haya otros itinerarios, con origen en Colombia, hacia destinos en otros países.

Incluso, la red contaba con una agenda de agencias de viajes, hoteles y otros establecimientos cómplices que les permitían facturas falsas con cargos elevados y no presenciales. De esta forma, los investigadores estiman que el fraude de consumo hasta la fecha, por las tarjetas de crédito usadas, asciende a más de 250.000 euros; según el diario español.

"Una vez con los datos bancarios en su poder, compraban los billetes necesarios en las empresas conniventes para su finalidad real, que era introducir de forma irregular en España a ciudadanos extranjeros", explicó a El Faro de Vigo una fuente de la Policía.

La operación continúa abierta, porque los investigadores no descartan que haya otros itinerarios, con origen en Colombia, hacia destinos en otros países como Estados Unidos. Por eso prevén nuevas detenciones.

MÁS SOBRE ESTE TEMA: