La sorprendente adaptación ante el cambio climático de un ave marina en peligro de extinción

Investigación de la Universidad de Oxford reveló que la flexibilidad del comportamiento individual impulsa modificaciones en la migración de las pardelas. Cómo este comportamiento puede impactar en su supervivencia a largo plazo

Compartir
Compartir articulo
 ¿Cómo enfrentan las pardelas baleares las amenazas a su reproducción y supervivencia en un mundo cambiante?
(Imagen Ilustrativa Infobae)
¿Cómo enfrentan las pardelas baleares las amenazas a su reproducción y supervivencia en un mundo cambiante? (Imagen Ilustrativa Infobae)

Comprender el impacto biológico del cambio climático depende de entender las respuestas de las especies en todos los niveles: desde los fenómenos poblacionales, pasando por los procesos de selección y plasticidad, hasta los mecanismos conductuales y cognitivos que sustentan estos cambios. La forma en que los animales responden individualmente es clave para determinar si las poblaciones persistirán o se extinguirán.

Muchas especies están cambiando sus áreas de distribución a medida que el ambiente se calienta, pero hasta ahora los mecanismos subyacentes no han estado claros. Para el ave marina más amenazada de Europa, la pardela balear (Puffinus mauretanicus), una nueva investigación ha revelado que la flexibilidad del comportamiento individual, y no la selección evolutiva, es lo que impulsa el rápido cambio de rango migratorio de esta especie. El estudio, dirigido por biólogos de la Universidad de Oxford, fue publicado en la revista Proceedings of the National Academy of Sciences.

Los hallazgos, que podrían ayudar a informar las estrategias de conservación para especies de aves migratorias vulnerables, también sugieren que los animales individuales pueden tener una mayor flexibilidad de comportamiento para responder a los impactos del cambio climático de lo que se pensaba anteriormente, aunque esta adaptación puede tener costos ocultos, lo que hace que el impacto a largo plazo en esta especie no esté claro.

Las pardelas baleares muestran una sorprendente flexibilidad de comportamiento en su migración hacia el norte
(Grosby)
Las pardelas baleares muestran una sorprendente flexibilidad de comportamiento en su migración hacia el norte (Grosby)

Las pardelas baleares son longevas pero están en peligro crítico, principalmente debido a la disminución provocada por la captura incidental en las pesquerías, ya que pueden quedar atrapadas en anzuelos y redes. Se reproducen en rincones remotos de las Islas Baleares del Mediterráneo y luego migran para pasar el verano frente a las costas atlánticas de España, Francia y, cada vez más, al Reino Unido.

Desde 2010, investigadores del Departamento de Biología de las universidades de Oxford y de Liverpool, junto con colaboradores que trabajan en Ibiza, rastrean colonias en Mallorca utilizando dispositivos de geolocalización embarcados en miniatura. Esto reveló que las aves han estado migrando cada vez más al norte una vez que abandonan el Mediterráneo. Sin embargo, se desconocía si este cambio estaba siendo impulsado por animales de modo individual que alteraban su comportamiento o por selección natural que las impulsaba a viajar más lejos.

Para responder a esto, los investigadores compararon las trayectorias migratorias de los mismos individuos marcados durante varios años. Esto reveló que las aves individuales estaban desplazando su área de distribución hacia el norte en un promedio de 25 kilómetros por año.

La migración de las pardelas revela una compleja relación entre temperatura del mar y desplazamiento de especies
(Imagen Ilustrativa Infobae)
La migración de las pardelas revela una compleja relación entre temperatura del mar y desplazamiento de especies (Imagen Ilustrativa Infobae)

“Descubrimos que el mejor predictor de este cambio en el comportamiento migratorio era la temperatura promedio de la superficie del mar durante el verano terrenos, lo que sugiere que las aves pueden estar siguiendo cambios en los recursos marinos subyacentes. El hecho de que las personas puedan ser tan flexibles ante el rápido cambio climático es alentador”, afirmó el coautor principal Joe Wynn (Departamento de Biología de la Universidad de Oxford e Instituto de Investigación Aviar “Vogelwarte Helgoland”), en un comunicado de prensa emitido por dicha casa de altos estudios.

Un viaje imprevisto

A pesar de esta flexibilidad en su destino de verano, las pardelas baleares están mucho más limitadas en cuanto a dónde se reproducen, por lo que migrar más al norte significa que tienen más distancia para volar de regreso en otoño.

Desafíos en el vuelo”: ¿Cómo las aves marinas enfrentan la disminución de recursos y el aumento de la distancia en sus migraciones?
 (Grosby)
Desafíos en el vuelo”: ¿Cómo las aves marinas enfrentan la disminución de recursos y el aumento de la distancia en sus migraciones? (Grosby)

“Descubrimos que los individuos aceleran su migración de regreso cuanto más al norte han ido, pero esto sólo compensa parcialmente la distancia adicional y todavía regresan en el Mediterráneo tardío. Todavía no sabemos cómo esos retrasos pueden afectar a su éxito reproductivo o a su supervivencia”, afirmó el profesor y coautor Tim Guilford, del Departamento de Biología de la Universidad de Oxford.

Esto plantea la intrigante pregunta de cómo saben las aves qué tan lejos de casa están cuando regresan a la colonia. Para investigar esto, los especialistas compararon las estimaciones de distancia de los diferentes tipos de mapas que las pardelas podrían usar para guiar sus decisiones migratorias.

“Descubrimos que la ruta que tomaron las aves individuales en viajes migratorios anteriores era un predictor mucho mejor de la velocidad de regreso que una estimación de la distancia en línea recta de regreso al colonia. Esto sugiere que las aves no dependen de un mapa de navegación a gran escala para la migración, sino que tienen cierta memoria de la ruta que han seguido en el pasado. Es posible que la memoria de ruta individual desempeñe un papel importante en la migración de muchas otras aves marinas longevas, pero se necesita más investigación para aclarar esto”, completó el coautor principal Patrick Lewin, del Departamento de Biología de la Universidad de Oxford.

*La información contenida en este artículo periodístico se desprende de la investigación denominada “El cambio climático impulsa el cambio de área de distribución migratoria a través de la plasticidad individual en las pardelas”, publicada en la revista Proceedings of the National Academy of Sciences, de la fueron autores: Patrick J. Lewin, Joe Wynn, José Manuel Arcos, Rhiannon E. Austin, Josephine Blagrove, Sarah Bond, Gemma Carrasco, Karine Delord, Lewis Fisher-Reeves, David García, Natasha Gillies, Tim Guilford, Isobel Hawkins, Paris Jaggers, Christian Kirk, Maite Louzao, Lou Maurice, Miguel McMinn, Thierry Micol, Joe Morford, Greg Morgan, Jason Moss, Elisa Miquel Riera, Ana Rodriguez, Katrina Siddiqi-Davies, Henri Weimerskirch, Russell B. Wynn, y Oliver Padget. Además del comunicado de prensa emitido por la Universidad de Oxford.