¿Deberían las personas con problemas inmunológicos recibir una tercera dosis de vacuna contra el COVID-19?

Las personas inmunodeprimidas, especialmente quienes han recibido trasplantes, están recibiendo terceras y hasta cuartas dosis en algunos países, desde que se comprobó que es necesario para generar anticuerpos suficientes

El enfoque de la tercera dosis cuenta con un amplio apoyo entre los investigadores porque existe un claro precedente. Las personas inmunodeprimidas reciben dosis de refuerzo de las vacunas contra la hepatitis B y la influenza, por ejemplo (REUTERS)
El enfoque de la tercera dosis cuenta con un amplio apoyo entre los investigadores porque existe un claro precedente. Las personas inmunodeprimidas reciben dosis de refuerzo de las vacunas contra la hepatitis B y la influenza, por ejemplo (REUTERS)

Esther Jones, una enferma en diálisis en la zona rural de Oregón, recibió dos dosis de la vacuna Pfizer-BioNTech que no lograron que su sistema inmunológico produjera anticuerpos, por lo que buscó una tercera, esta vez de Moderna. Funcionó. Los análisis de sangre revelaron una respuesta de anticuerpos razonable, aunque inferior a la que se detectaría en personas sanas. Recibió una cuarta dosis el mes pasado con la esperanza de aumentar aún más los niveles.

Jones, de 45 años, se sometió a un trasplante de riñón en 2010. Desde entonces, para evitar el rechazo del órgano, ha tomado medicamentos que inhiben la respuesta inmunitaria. Ella esperaba tener problemas para responder a una vacuna contra el coronavirus y se inscribió en uno de los pocos estudios hasta ahora para probar la utilidad de una tercera dosis en personas con sistemas inmunológicos débiles.

Desde abril, los proveedores de atención médica en Francia han administrado rutinariamente una tercera dosis de una vacuna de dos dosis a personas con ciertas condiciones inmunológicas. El número de receptores de trasplantes de órganos que tenían anticuerpos aumentó al 68% cuatro semanas después de la tercera dosis del 40% después de la segunda dosis, informó recientemente un equipo de investigadores franceses. El estudio en el que se inscribió la Jones arrojó resultados similares en 30 receptores de trasplantes de órganos que obtuvieron terceras dosis por su cuenta.

Ser vulnerable a la infección incluso después de la inoculación es “muy aterrador y frustrante” para las personas inmunodeprimidas, advirtió el doctor Dorry Segev, cirujano de trasplantes de la Universidad Johns Hopkins que dirigió el estudio. “Tienen que seguir actuando sin vacuna hasta que encontremos una manera de darles una mejor inmunidad”.

Se estima que un 5% de la población está inmunodeprimida (Getty Images)
Se estima que un 5% de la población está inmunodeprimida (Getty Images)

Pero en los Estados Unidos, las agencias federales o los fabricantes de vacunas no realizan un esfuerzo concertado para probar este enfoque, lo que deja a las personas con baja inmunidad con más preguntas que respuestas. Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades, la Administración de Alimentos y Medicamentos y los Institutos Nacionales de Salud de hecho recomiendan incluso no realizar pruebas para averiguar quién está protegido. Y los científicos académicos están bloqueados por las reglas que limitan el acceso a las vacunas.

“Ya debería haber un estudio nacional que analice a los pacientes después de un trasplante que reciben inyecciones de refuerzo”, dijo el doctor Balazs Halmos, oncólogo del Centro Médico Montefiore en el Bronx, quien dirigió un estudio que mostró que algunos pacientes con cáncer no respondían a las vacunas. “No debería ser nuestro pequeño equipo aquí en el Bronx el que trate de resolver esto”.

Se estima que un 5% de la población está inmunodeprimida. La lista de causas es larga: algunos cánceres, trasplantes de órganos, enfermedad hepática crónica, insuficiencia renal y diálisis, y medicamentos como Rituxan, esteroides y metotrexato, que toman aproximadamente 5 millones de personas para trastornos que van desde la artritis reumatoide y la psoriasis hasta algunas formas de cáncer. “Estas son las personas que se quedan atrás”, advirtió el doctor José U. Scher, reumatólogo de Langone Health de la NYU que dirigió un estudio del efecto del metotrexato en las vacunas.

No todas las personas que tienen uno de estos factores de riesgo se ven afectadas. Pero sin más investigación, es imposible saber quién podría necesitar dosis adicionales de las vacunas y cuántas. Además del riesgo de COVID-19, también hay evidencia de que la baja inmunidad puede permitir que el virus continúe replicándose en el cuerpo durante largos períodos, lo que podría conducir a nuevas variantes.

“Es posible que las personas con problemas inmunológicos deban recibir una tercera dosis de vacuna. De la misma manera que ya se está planteado para el caso de pacientes con enfermedades oncohematológicas. Aun así, los problemas inmunológicos son muy variados y, por lo tanto, las conductas no serían uniformes en todos los casos”, advirtió consultado por este medio el doctor en bioquímica Jorge Geffner, investigador en inmunología y vicedirector del Instituto de Investigaciones Biomédicas en Retrovirus y SIDA (INBIRS), que depende de la Universidad de Buenos Aires y el CONICET.

"El uso de anticuerpos monoclonales tiene mucho sentido para este grupo de personas, por lo que me gustaría que las empresas fueran más activas en esta área” (EFE)
"El uso de anticuerpos monoclonales tiene mucho sentido para este grupo de personas, por lo que me gustaría que las empresas fueran más activas en esta área” (EFE)

“Una infusión de anticuerpos monoclonales puede ayudar a algunas personas que no producen anticuerpos por sí mismos, pero nuevamente, la idea no se está explorando a fondo”, remarcó John Moore, virólogo de Weill Cornell Medicine en Nueva York. El uso de anticuerpos monoclonales “tiene mucho sentido para este grupo de personas, por lo que me gustaría que las empresas fueran más activas en esta área”, dijo.

El enfoque de la tercera dosis cuenta con un amplio apoyo entre los investigadores porque existe un claro precedente. Las personas inmunodeprimidas reciben dosis de refuerzo de las vacunas contra la hepatitis B y la influenza, por ejemplo. Y se sabe que suspender el metotrexato después de recibir una vacuna contra la gripe mejora la potencia de la vacuna, evidencia que obligó al Colegio Estadounidense de Reumatología a recomendar suspender el uso de metotrexato durante una semana antes de vacunarse contra el coronavirus.

Varios estudios han indicado que una tercera dosis de vacuna contra el coronavirus podría tener éxito en pacientes que no tenían anticuerpos detectables después de la primera o segunda dosis. Pero la investigación se ha retrasado.

Moderna se está preparando para probar una tercera dosis en 120 receptores de trasplantes de órganos, y Pfizer, que produce algunos medicamentos inmunosupresores, está planeando un estudio de 180 adultos y 180 niños con una condición inmunológica. Las empresas rechazaron al menos dos equipos independientes que esperaban estudiar los efectos de una tercera dosis. Por su parte, el NIH está reclutando a 400 personas inmunodeprimidas para un ensayo que rastrearía sus niveles de anticuerpos y células inmunes durante un máximo de 24 meses, pero no tiene ensayos que analicen una tercera dosis.

“Desafortunadamente, lleva tiempo, especialmente como agencia gubernamental”, dijo Emily Ricotta, epidemióloga del Instituto Nacional de Alergias y Enfermedades Infecciosas. “Tenemos que pasar por muchos procesos regulatorios y de aprobación para hacer este tipo de proyectos”. Pero esa explicación no satisface a algunos investigadores. Muchos centros médicos ya tienen grupos de pacientes que no respondieron a las vacunas, por lo que las agencias federales podrían organizar un ensayo clínico sin demasiada dificultad, según Scher. “Es un estudio muy simple”, dijo. “No hay ciencia espacial aquí”.

Moderna se está preparando para probar una tercera dosis en 120 receptores de trasplantes de órganos, y Pfizer, que produce algunos medicamentos inmunosupresores, está planeando un estudio de 180 adultos y 180 niños con una condición inmunológica (REUTERS)
Moderna se está preparando para probar una tercera dosis en 120 receptores de trasplantes de órganos, y Pfizer, que produce algunos medicamentos inmunosupresores, está planeando un estudio de 180 adultos y 180 niños con una condición inmunológica (REUTERS)

Estudios anteriores sugirieron que muchas personas con cáncer no responderían a las vacunas, pero esos análisis se realizaron después de que los pacientes hubieran recibido una sola dosis. Un nuevo estudio publicado este mes por el doctor Halmos del Centro Médico Montefiore y sus colegas puso fin a algunos de esos temores. Las vacunas parecen funcionar bien en pacientes con una amplia gama de tumores sólidos y líquidos, según el gran análisis.

Pero el 15% de los que tenían cánceres de sangre y el 30% de los que tomaban medicamentos que inhibían el sistema inmunológico no tenían anticuerpos detectables después de la segunda dosis. Halmos dijo que él y sus colegas estaban ansiosos por probar si una tercera dosis podría beneficiar a esas personas, pero aún no han podido acceder a las vacunas.

El equipo de Segev encontró en un estudio anterior que menos de la mitad de los 658 receptores de trasplantes de órganos tenían anticuerpos medibles después de ambas dosis de una vacuna de ARNm fabricada por Pfizer-BioNTech o Moderna. Pero para dar seguimiento al hallazgo, tuvieron que recurrir a la contratación de voluntarios como Jones, que había obtenido la tercera dosis por su cuenta.

Los científicos encontraron que una tercera dosis aumentó los niveles de anticuerpos en los 30 receptores de trasplantes de órganos que tenían niveles bajos o indetectables de anticuerpos. Y Jones dijo que muchas personas como ella sintieron que habían sido abandonadas por el gobierno federal, especialmente con la amenaza de más variantes contagiosas que circulan en los Estados Unidos.

Algunos miembros de un grupo de Facebook para personas inmunodeprimidas desesperadas por protección han recibido una tercera dosis en sitios de vacunación masiva donde los proveedores no verifican los registros, o incluso han cruzado las fronteras estatales. Aun así, la mayoría sigue usando máscaras para protegerse y, a veces, ha tenido que soportar el acoso como resultado. “Realmente me entristece que tanta gente en este mundo haya hecho del enmascaramiento, algo súper político cuando nunca debería haber sido”, dijo. “Hace que sea más difícil para nosotros cuidarnos a nosotros mismos”.

SEGUIR LEYENDO: