Continúan los reportes de casos de coágulos sanguíneos, pero no se estableció una conexión con la vacuna de AstraZeneca

El reconocido investigador Eric Topol, uno de los más prestigiosos médicos de los Estados Unidos y actual editor en jefe de Medscape, se refirió en su cuenta de Twitter al trastorno de la coagulación inusual observado en personas recién vacunadas. Sin embargo, no hay pruebas de que los episodios registrados estén asociados a la vacuna

Continúan acumulándose pruebas de que un trastorno de la coagulación inusual observado en docenas de receptores europeos es un efecto secundario real, aunque raro (EFE)
Continúan acumulándose pruebas de que un trastorno de la coagulación inusual observado en docenas de receptores europeos es un efecto secundario real, aunque raro (EFE)

En los últimos días se ha hablado bastante de los coágulos sanguíneos, especialmente después de conocer una alerta de Alemania sobre personas que han sufrido trombosis en las venas cerebrales –un coágulo sanguíneo en el cerebro– después de recibir la vacuna de AstraZeneca. El Instituto Paul-Ehrlich, centro de referencia para la vacunación en Alemania, detectó 31 casos de trombosis en personas que recibieron la vacuna, nueve de las cuales fallecieron. Frente a esta información, la ciudad estado de Berlín decidió suspender la administración del preparado anglo-sueco, al menos en las personas menores de 60 años de modo preventivo. Sin embargo, aún no hay evidencia suficiente de que los episodios registrados estén asociados a la vacuna.

Rápidamente un equipo de hematólogos alemanes, liderados por Andreas Greinacher, de la Universidad de Greifswald detectó una explicación para esos episodios de trombos y trastornos de la coagulación con disminución de plaquetas.

Lo han bautizado como “Síndrome de Trombocitopenia Protrombótica Inmune Inducida por la Vacuna” (VIPIT), y explican que esa “inusual” combinación de síntomas (coágulos sanguíneos generalizados y un recuento bajo de plaquetas, a veces con sangrado) es muy similar a un efecto secundario poco común de la heparina, llamado Trombocitopenia Inducida por Heparina (HIT). Greinacher es contundente con el VIPIT: “Sabemos qué hacer: cómo identificarlo y cómo tratarlo”.

A la par otros países europeos expresaron su preocupación por el posible aumento del riesgo de embolias pulmonares y trombosis venosa profunda tras la vacunación. Sin embargo, AstraZeneca afirma que actualmente no hay pruebas de que los episodios registrados estén asociados a la vacuna, y que el número de coágulos sanguíneos notificados después de recibir la vacuna no es mayor de lo que ocurriría normalmente.

El reconocido investigador Eric Topol se refirió en su cuenta de Twitter al trastorno de la coagulación inusual observado en personas recién vacunadas
El reconocido investigador Eric Topol se refirió en su cuenta de Twitter al trastorno de la coagulación inusual observado en personas recién vacunadas

La vacuna de AstraZeneca incorpora el gen de pico de SARS-CoV-2 en otro virus no patógeno. El mes pasado, muchos países suspendieron su uso tras los informes iniciales de problemas de coagulación en los receptores, que provocaron al menos 15 muertes en Europa, advierte una nueva investigación publicada en la revista científica Science. Algunos investigadores descartaron los casos como niveles de fondo normales de coágulos sanguíneos. Y la mayoría de los países reanudaron las vacunas después de que la Agencia Europea de Medicamentos (EMA) dijera que los beneficios de la vacuna superan cualquier riesgo, aunque no se podía descartar que los síntomas de la coagulación estuvieran relacionados con la vacuna.

A esto se refirió el reconocido investigador Eric Topol, uno de los más prestigiosos médicos de los Estados Unidos y actual editor en jefe de Medscape, en su cuenta de Twitter. “Múltiples informes nuevos del tipo muy raro de coágulos de sangre con la vacuna de Astra Zeneca:Reino Unido: 30 casos, 24 trombosis venosa cerebral, otros 8 con plaquetas bajas (entre 18 millones de dosis) —Países Bajos: 5 casos (entre ~ 400K vacunas) —Australia: 1 caso”, comunicó el especialista a sus más de 400 mil seguidores.

El efecto secundario potencial, no parece desaparecer. Un grupo de expertos de la EMA lo discutió el 29 de marzo, pero la agencia no emitió una actualización pública inmediata; el panel de evaluación de riesgos de la EMA evaluará el problema la próxima semana.

La combinación sumamente inusual de síntomas (coágulos sanguíneos generalizados y un recuento bajo de plaquetas, a veces asociado con hemorragias) se informó hasta ahora en al menos siete países. Las sociedades médicas de todo el mundo advirtieron a sus miembros que estén atentos al trastorno de la coagulación en los receptores de la vacuna y lo informen. Las estimaciones de la incidencia van desde una de cada 25.000 personas que recibieron la vacuna AstraZeneca en Noruega hasta al menos una de cada 87.000 en Alemania. “La gente está trabajando como loca detrás de escena para brindar más claridad”, dice Saskia Middeldorp, internista vascular en el Centro Médico de la Universidad Radboud en los Países Bajos.

La mayoría de los casos de coagulación se observaron en mujeres menores de 65 años (Europa Press)
La mayoría de los casos de coagulación se observaron en mujeres menores de 65 años (Europa Press)

La coagulación, una función extremadamente importante en el cuerpo humano, ayuda a prevenir la pérdida excesiva de sangre tanto dentro como fuera del cuerpo cuando se daña la piel, los órganos internos o los vasos sanguíneos.

Pero aunque puede ser un proceso normal y esencial, si un coágulo se desprende de donde se formó, puede resultar peligroso, sobre todo si se aloja en un órgano o en una arteria demasiado estrecha. Esto es lo que se conoce como un émbolo y puede bloquear el flujo sanguíneo arterial, que es esencial para los órganos vitales y puede derivar en una embolia pulmonar (coágulo de sangre en los pulmones), un accidente cerebrovascular isquémico (coágulo en el cerebro) o un ataque cardíaco. También puede bloquear las venas, como una trombosis venosa profunda en las piernas, conocida como trombo.

Hasta ahora, la mayoría de los casos de coagulación se observaron en mujeres menores de 65 años. Eso puede deberse a que muchos países europeos utilizaron la inyección solo en poblaciones más jóvenes y prioritarias, como los trabajadores de la salud y los maestros, la mayoría de los cuales son mujeres. Inicialmente dudaron en dárselo a personas mayores de 65 años porque los primeros datos de los ensayos clínicos de la compañía incluían pocos en ese grupo.

Incluso si la trombocitopenia inmunitaria protrombótica inducida por vacunas no es toda la historia, muchos otros investigadores le dijeron a Science que ahora están convencidos de que la vacuna de alguna manera causa el raro conjunto de síntomas. De ser cierto, eso podría ser un duro golpe para una vacuna que es fundamental para el impulso de la Organización Mundial de la Salud para inmunizar al mundo. AstraZeneca está trabajando con socios de todo el mundo para producir y distribuir miles de millones de dosis en países de ingresos bajos y medianos.

“Es probable que la discusión de este posible efecto secundario avive la vacilación a corto plazo sobre la vacuna”, advierte Michael Bang Petersen, científico político de la Universidad de Aarhus en Dinamarca. Sin embargo, enfatiza que una comunicación clara y transparente sobre los posibles riesgos es crucial para mantener la confianza del público en todas las vacunas COVID-19. Y agrega: “Es muy importante que no perdamos la guerra porque estamos demasiado ansiosos por ganar la batalla a corto plazo”.

SEGUIR LEYENDO: