La construcción de una planta desalinizadora en Brasil amenaza a las conexiones a Internet y podría tener un impacto mundial

La tubería debe estar a 567 metros de los cables. Sin embargo, a pesar del aumento de la distancia respecto al proyecto inicial, los principales operadores de telecomunicaciones alertan que el riesgo de rotura de los cables es alto

Compartir
Compartir articulo
Un centro de monitoreo en Fortaleza, la capital del estado de Ceará (EFE/DAVI PINHEIRO/GOV CEARA/Archivo)
Un centro de monitoreo en Fortaleza, la capital del estado de Ceará (EFE/DAVI PINHEIRO/GOV CEARA/Archivo)

El proyecto de construcción de una planta desalinizadora de agua de mar en Fortaleza, la capital del estado de Ceará, en el noreste de Brasil, corre el riesgo de amenazar las conexiones a Internet del país e incluso de tener un impacto mundial.

Pocos saben que la ciudad de Fortaleza, con más de 2,6 millones de habitantes, alberga el segundo mayor centro de cables submarinos del mundo, con conexiones a Estados Unidos (incluidos los cables Monet en Boca Ratón, Florida), África y Europa. La desalinizadora será construida por un consorcio privado por cuenta de la Compañía de Aguas y Alcantarillado de Ceará (Cagece), empresa mixta controlada por el gobierno del estado de Ceará.

Según el proyecto inicial, las tuberías de recogida de agua debían colocarse a 40 metros de uno de los cables de fibra óptica y a 80 metros de otro. Por eso, la Agencia Nacional de Telecomunicaciones (Anatel) intervino y abrió un procedimiento administrativo sobre el asunto en junio de 2021. Tras inspecciones y auditorías, la agencia reguladora había recomendado “cambiar el proyecto de construcción a otro lugar entre las opciones evaluadas como posibles en el momento del anuncio público”.

Según la nueva versión del proyecto, la tubería de la planta debe estar ahora a 567 metros de los cables. Sin embargo, a pesar del aumento de la distancia, según los principales operadores de telecomunicaciones de Brasil, el riesgo de rotura de los cables es muy alto. El vicepresidente de Relaciones Institucionales de Claro Brasil, Fabio Andrade, dio la voz de alarma en las páginas del diario Folha de São Paulo. “Las vibraciones del agua a través de los conductos de toma pueden provocar la rotura de los cables”, afirmó Andrade. “Casi todas las conexiones internacionales de Brasil con Estados Unidos, Europa y África convergen en la Praia do Futuro, donde está previsto el proyecto. Una reparación de una avería llevaría al menos 50 días. Esto afectaría a la seguridad pública, la salud, los hospitales y la población”.

El proyecto de la planta, cuyo valor se estima en 3.000 millones de reales, unos 612 millones de dólares, es de vanguardia y ha contado, para la parte tecnológica, con la participación de una de las mayores empresas israelíes especializadas en plantas desalinizadoras. Según Renan Carvalho, presidente del Consorcio del Agua de Fortaleza, “Israel es líder mundial en tecnología de desalinización. Cerca del 80% del agua potable que consume su población procede del mar. Estamos trayendo la mejor y más moderna tecnología a Fortaleza”. Conexis Brasil Digital, sindicato que agrupa a algunos de los mayores operadores de telecomunicaciones de Brasil, afirmó que tanto la construcción como el funcionamiento de la planta desalinizadora supondrían un riesgo de cortes de cable. Y también podrían provocar una inestabilidad en el funcionamiento de los centros de datos instalados cerca de la Praia do Futuro.

“Hay 17 cables submarinos aquí en Fortaleza. Obviamente, para interrumpir Internet habría que romper todos los cables. Es obvio que nadie lo hará”, dijo Neuri Freitas, presidente de Cagece. La desalinizadora tiene potencial para suministrar 1.000 litros de agua potable por segundo y dar servicio a 720.000 personas. Actualmente, Cagece se muestra inflexible ante la posibilidad de elegir otro emplazamiento para la planta, cuyas obras, que ya han recibido la aprobación de impacto ambiental, comenzarán el año que viene y concluirán en 2026. “Cuando alguien dice que la planta puede estar en cualquier sitio, tiene que poner una coma, porque depende. Es mucho más caro”, dijo Neuri Freitas. “No tenemos toda la costa de Ceará para poner una desalinizadora. Tiene que estar cerca de los embalses de Cagece y en un lugar adecuado desde el punto de vista de la calidad del agua y de las corrientes marinas”.

El presidente Lula junto al ministro de Comunicaciones, Juscelino Filho
El presidente Lula junto al ministro de Comunicaciones, Juscelino Filho

El gobierno federal también intervino. El Ministro de Comunicaciones, Juscelino Filho, dijo que “seguiremos de cerca este asunto para que, a través del diálogo con todos los actores implicados, podamos construir una solución segura que preserve de forma natural y completa este nudo internacional al que llegan los cables y que representa cerca del 99% del tráfico de datos de nuestro país. Coordinaremos este debate con todas las partes interesadas”. También se hizo eco de él el diputado federal del partido Unión Brasil, Danilo Forte. “Somos la sede del principal nudo de cables submarinos y el daño causado en esta situación podría llevar no sólo a una interrupción del sistema, sino también a un empobrecimiento del servicio, con nuevas empresas que podrían decidir invertir en otros estados, como Pernambuco y Rio Grande do Norte”, dijo Forte, añadiendo que “nuestra preocupación no es bloquear el desarrollo de Ceará. Tenemos que encontrar una situación en la que todos ganen”.

A pesar de la alerta de “riesgo significativo” de Anatel, “nunca se presentó ningún estudio técnico para apoyar estos argumentos”, dijo el gobernador Elmano de Freitas, del Partido de los Trabajadores, el PT de Lula. “Una opinión sin ningún estudio científico que la respalde, a mi ver, no es razonable ponerla sobre la mesa de una decisión tan importante, que concierne a la seguridad del agua para 3 millones de personas y a importantes inversiones para Ceará y Fortaleza. Por lo tanto, una decisión de esta magnitud requiere un estudio técnico, requiere datos, conocimientos e informes que muestran algunas pruebas, y esto nunca se ha presentado”, afirmó de Freitas.

Por el contrario, los operadores de telecomunicaciones exigen que se garantice una distancia entre los cables submarinos y las tuberías de la instalación de al menos un kilómetro. “La distancia actual de 500 metros impide la instalación de nuevos cables para aumentar la capacidad de Internet en Brasil en un momento en que el consumo de Internet crece a pasos agigantados. Tenemos previsto duplicar el número de cables en tres años”, declaró el vicepresidente de Relaciones Institucionales de Claro Brasil, Fabio Andrade.

La costa atlántica de Brasil se extiende a lo largo de unos 4.400 kilómetros. Aparte de otros puntos principales de conexión de cables, como Río de Janeiro y Santos, el de Fortaleza sigue siendo el principal y el más antiguo. Entre los principales cables que pasan por Fortaleza está el Américas-II, que cruza Brasil sólo por este punto, pero forma una red en la región norte de Sudamérica, junto con puntos de Centroamérica y Estados Unidos. Con algo más de 8.000 kilómetros de longitud, llega también a ciudades como Cayena (Guayana Francesa), Puerto España (Trinidad y Tobago) y Hollywood (Florida, EEUU). Funciona desde 2000 y pertenece a un total de 11 empresas, entre ellas Embratel, AT&T y Telecom Italia Sparkle.

Más cortos pero igualmente importantes son el South Atlantic Cable System y el South Atlantic Inter Link. El primero, de 6.000 km y que se inauguró en 2018, es uno de los enlaces más importantes de Brasil con África y está gestionado por Angola Cables, la empresa de telecomunicaciones del país africano. El segundo inaugurado en 2020 conecta los 5.800 km que separan Fortaleza con el puerto de Kribi, en Camerún. La operan tanto el gestor camerunés Camtel como China Unicom, propiedad del gobierno de Pekín. China Unicom ya no puede operar en Estados Unidos desde principios de 2022 porque está acusada de espionaje. Otro escándalo de espionaje, destapado en 2013 por los documentos revelados por Edward Snowden, ex analista de la Agencia de Seguridad Nacional estadounidense (NSA), había indicado que la agencia tuvo acceso a correos electrónicos y llamadas telefónicas de ciudadanos brasileños, incluida la ex presidenta Dilma Rousseff. Por ello, Brasil ha estado trabajando en un cable submarino que conectaría América Latina con Europa sin pasar por Estados Unidos. EllaLink, ese es su nombre, entró en funcionamiento en 2021. Sus nodos están en Fortaleza y Sines, en el sur de Portugal, pero también pasa por la isla de Madeira en Portugal y en Praia, la capital de Cabo Verde.

Por fin, una curiosidad. El último cable submarino lanzado por el gigante Google, Firmina, ha empezado a instalarse no en Fortaleza, sino cerca de Santos, en Praia Grande, en la costa de San Pablo. Firmina recorrerá 14.000 km desde Myrtle Beach, en Estados Unidos, hasta Las Toninas, en Argentina, pasando por Brasil y Punta del Este, en Uruguay. Firmina será el cable más largo del planeta de los capaces de funcionar con una sola fuente de energía en un extremo, lo que puede ser muy útil si el otro extremo sufre una interrupción temporal, por ejemplo. El nombre del sistema es un homenaje a Maria Firmina dos Reis, considerada la primera escritora negra de Brasil.